Tucumanos que dejan marca

El IDEP distinguió con la “Marca Tucumán”, por su labor, a más de 50 personas, firmas empresariales y organizaciones.

18 May 2018
1

Está orgullosa de sus 91 años. Felisa Arias de Balderrama se levantó lentamente de su silla. Con ayuda de su hija Yolanda, que la tomaba del brazo izquierdo, avanzó hacia el centro del salón, improvisado bajo un gazebo en el tercer patio de la Casa Histórica. La mujer, nacida en Amaicha del Valle, recibió la distinción de la “Marca Tucumán” por su labor como hilandera, tejedora, coplera, Pachamama y mujer de trabajo artesanal. Le acercaron un micrófono y contó en público que en diciembre pasado entró al quirófano porque le pusieron un marcapasos. “Al principio estaba como mareada, pero ya estoy mejor -contó-; ando tan bien que el otro día le han preguntado a una de mis hijas que cómo andaba yo y ella le ha dicho: parece que anda bien, porque ya empezó a putear de nuevo”, dijo en medio de las carcajadas de los presentes.

La solemnidad del acto oficial se quebró por un instante con la anécdota de doña Felisa. El Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán (IDEP) distinguió con el certificado “Marca Tucumán” a más de 50 firmas empresariales y organizaciones que se destacaron por su labor que resalta la identidad regional.

Entre los que fueron reconocidos había empresarios y hacedores de la cultura tucumana. El coro “Vocálica”, uno de los reconocidos con el sello de distinción tucumano, ofreció una parte de su repertorio durante la ceremonia. El ministro de Desarrollo Productivo, Juan Luis Fernández, resaltó la búsqueda de la innovación. “Esta es una provincia con un empresariado muy potente, que sabe lo que quiere -dijo el funcionario-. Tucumán tiene una dicotomía, porque es una sociedad medianamente conservadora en general, pero al mismo tiempo tenemos una apertura hacia lo nuevo, hacia la tecnología, hacia la incorporación de tecnología”, remarcó.

El sello de distinción apunta a divulgar “los atributos positivos y diferenciales de la provincia, que están plasmados en la Marca Tucumán”. Esto ayuda a que el sello de distinción transmita, al mundo, los productos, los servicios y el trabajo de los tucumanos. La marca territorio ayuda a promover la producción, el turismo y la cultura.

El ministro Fernández insistió en que el impulso del Gobierno es que el empresariado y, en especial, los jóvenes puedan desplegar sus alas. “El objetivo es que puedan mostrar esa tucumaneidad, de la que yo me siento muy orgulloso”, afirmó.

El proceso de postulación, de análisis, de otorgamiento y de seguimiento del adherente es gratuito y está certificado por normas ISO 9001. Las empresas interesadas en obtener el sello de distinción pueden completar al formulario de solicitud. Para mayor información, sobre requisitos también pueden ingresar al sitio web www.marcatucuman.com.ar.

› una obra social para mascotas que se expande
Los jóvenes Gerardo Coronel y Sebastián Tejeda crearon la primera y única obra social para mascotas. Brindan servicios de toda clase a los “animalitos” que son parte de la familia. “En esta primera etapa nos ocupamos de gatos y perros -explicó Coronel-, los interesados pagan una cuota y pueden dirigirse a nuestras veterinarias o a las que prefieran y luego se hace el reintegro correspondiente”, resaltó. El novedoso servicio captó la atención ayer en la ceremonia cuando llamaron a sus creadores a recibir el certificado de la Marca Tucumán. Entre los servicios figuran veterinaria, peluquerías, hospedaje, taxis, paseadores y adiestradores, entre otros. “Desde hace tres años y medio trabajamos en el rubro de las mascotas -detalló Coronel-, con una tienda on-line de productos para ellas y luego vimos la necesidad de este servicio, ya que los dos tenemos mascotas y siempre había alguna falencia en el sistema”, agregó. Así crearon la obra social abocada más que nada a las urgencia. “Empezamos un camino largo de marketing el 14 de febrero y hasta hoy contamos con ocho veterinarias adheridas y 11 empresas de servicios del rubro. “Este reconocimiento nos distingue -remarcó Coronel-, porque ser los primeros en Tucumán es un orgullo, y lo vamos a dar a conocer porque nos hablaron de Salta, Jujuy y Chaco que quieren que nos instalemos allí, y nosotros queremos mostrar que somos tucumanos”, enfatizó.
› mantas y tapices que recorren el país
A los 17 años comenzó a trabajar con la lana de oveja. De forma manual, Mercedes Rosario Cardozo fabrica frazadas, tapices, alfombras, sobrepelos, entre otros productos artesanales que se distribuyen por todo el país. Una tía de nombre María Rodríguez le enseñó el oficio de tejer, y de su madre aprendió a hilar. 
Orgullosa de sus piezas artesanales, doña Mercedes obsequió un tapiz que obsequió a las autoridades del IDEP. Sus piezas suelen viajar a Mar del Plata, Bahía Blanca, Comodoro Rivadavia, entre otros tantos lugares. 
Doña Mercedes, de 72 años, transmite sus conocimientos a una de sus sobrinas tal como ella aprendió en su adolescencia. Sin embargo, admite y lamenta que las chicas ya no se interesen demasiado por estos trabajos manuales. Nació en Ojo de Agua, después se crió en Lazarte Sud y, desde hace varios años, reside en Niogasta, en el departamento Simoca. “Trabajo la lana desde el primer paso que es esquilar -precisó-, no tengo animales, pero hago canje. Hago el hilado, todo a mano desde las ocho de la mañana hasta la tarde, aunque a veces hago otras cosas en el medio”, detalló. Doña Mercedes tiene varias menciones de reconocimiento por su labor. Además la invitan a las escuelas para que exponga sobre su oficio y muestre sus productos. “Es un orgullo para mí”, remarcó.
› cantó con león gieco y con charly garcía
Al cumplirse los 30 años de la democracia argentina, Felisa Arias de Balderrama viajó a Buenos Aires, donde cantó con León Gieco y Charly García. Sus coplas sonaron en la plaza de Mayo. Esta mujer de 91 años es tan conocida que participó del documental que Gustavo Santaolalla filmó, en 2013, en las Ruinas de Quilmes. En 2014 fue elegida Pachamama en la fiesta de Amaicha. Toda su vida se dedicó a tejer. Pese a las distinciones, doña Felisa no se olvida de pedir por su pueblo. Dice que tienen que acondicionar los caminos en Encalilla, a 12 kilómetros de la plaza de Amaicha, para que vuelva el turismo y así poder vender sus productos. Mientras conversa se entusiasma con un canto coplero que se oye a los cuatro vientos:
Hermanito tucumano
pal’ año cómo andaremos
si estaremos juntos
o ya nos separaremos
Si por pobre me desprecian
dizque tienen razón
no les ofrezco riqueza 
sino mi rotito corazón
Este año, en la fiesta de la Pachamama cantó con Bruno Arias. “Mi madre es Dios, el sol y la luna y nuestro Señor -dijo Felisa-, es él quien nos dirige, les damos gracias a todos a los gauchos, a los copleros, bailarines, y a mi bastón que sin ellos no sería nada, a mis hijos, mis nietos, mis nueras y yernos”, resaltó.
› Una obra social para mascotas que se expande
Los jóvenes Gerardo Coronel y Sebastián Tejeda crearon la primera y única obra social para mascotas. Brindan servicios de toda clase a los “animalitos” que son parte de la familia. “En esta primera etapa nos ocupamos de gatos y perros -explicó Coronel-, los interesados pagan una cuota y pueden dirigirse a nuestras veterinarias o a las que prefieran y luego se hace el reintegro correspondiente”, resaltó. El novedoso servicio captó la atención ayer en la ceremonia cuando llamaron a sus creadores a recibir el certificado de la Marca Tucumán. Entre los servicios figuran veterinaria, peluquerías, hospedaje, taxis, paseadores y adiestradores, entre otros. “Desde hace tres años y medio trabajamos en el rubro de las mascotas -detalló Coronel-, con una tienda on-line de productos para ellas y luego vimos la necesidad de este servicio, ya que los dos tenemos mascotas y siempre había alguna falencia en el sistema”, agregó. Así crearon la obra social abocada más que nada a las urgencia. “Empezamos un camino largo de marketing el 14 de febrero y hasta hoy contamos con ocho veterinarias adheridas y 11 empresas de servicios del rubro. “Este reconocimiento nos distingue -remarcó Coronel-, porque ser los primeros en Tucumán es un orgullo, y lo vamos a dar a conocer porque nos hablaron de Salta, Jujuy y Chaco que quieren que nos instalemos allí, y nosotros queremos mostrar que somos tucumanos”, enfatizó.

› Mantas y tapices que recorren el país
A los 17 años comenzó a trabajar con la lana de oveja. De forma manual, Mercedes Rosario Cardozo fabrica frazadas, tapices, alfombras, sobrepelos, entre otros productos artesanales que se distribuyen por todo el país. Una tía de nombre María Rodríguez le enseñó el oficio de tejer, y de su madre aprendió a hilar. 
Orgullosa de sus piezas artesanales, doña Mercedes obsequió un tapiz que obsequió a las autoridades del IDEP. Sus piezas suelen viajar a Mar del Plata, Bahía Blanca, Comodoro Rivadavia, entre otros tantos lugares. 
Doña Mercedes, de 72 años, transmite sus conocimientos a una de sus sobrinas tal como ella aprendió en su adolescencia. Sin embargo, admite y lamenta que las chicas ya no se interesen demasiado por estos trabajos manuales. Nació en Ojo de Agua, después se crió en Lazarte Sud y, desde hace varios años, reside en Niogasta, en el departamento Simoca. “Trabajo la lana desde el primer paso que es esquilar -precisó-, no tengo animales, pero hago canje. Hago el hilado, todo a mano desde las ocho de la mañana hasta la tarde, aunque a veces hago otras cosas en el medio”, detalló. Doña Mercedes tiene varias menciones de reconocimiento por su labor. Además la invitan a las escuelas para que exponga sobre su oficio y muestre sus productos. “Es un orgullo para mí”, remarcó.

› Cantó con León Gieco y con Charly García
Al cumplirse los 30 años de la democracia argentina, Felisa Arias de Balderrama viajó a Buenos Aires, donde cantó con León Gieco y Charly García. Sus coplas sonaron en la plaza de Mayo. Esta mujer de 91 años es tan conocida que participó del documental que Gustavo Santaolalla filmó, en 2013, en las Ruinas de Quilmes. En 2014 fue elegida Pachamama en la fiesta de Amaicha. Toda su vida se dedicó a tejer. Pese a las distinciones, doña Felisa no se olvida de pedir por su pueblo. Dice que tienen que acondicionar los caminos en Encalilla, a 12 kilómetros de la plaza de Amaicha, para que vuelva el turismo y así poder vender sus productos. Mientras conversa se entusiasma con un canto coplero que se oye a los cuatro vientos:

Hermanito tucumano
pal’ año cómo andaremos
si estaremos juntos
o ya nos separaremos

Si por pobre me desprecian
dizque tienen razón
no les ofrezco riqueza 
sino mi rotito corazón


Este año, en la fiesta de la Pachamama cantó con Bruno Arias. “Mi madre es Dios, el sol y la luna y nuestro Señor -dijo Felisa-, es él quien nos dirige, les damos gracias a todos a los gauchos, a los copleros, bailarines, y a mi bastón que sin ellos no sería nada, a mis hijos, mis nietos, mis nueras y yernos”, resaltó.


Comentarios