El escándalo por Viejas Locas: “para efectivizar las clausuras necesitamos del apoyo policial”

Sin la fuerza pública, las disposiciones municipales quedan en la nada. Declaraciones de Oscar Gramajo, titular de la Dirección de Control Ambiental y Bromatología.

17 Abr 2018
1

SIN CONTROL. Argentinos del Norte no estaba habilitado por la Municipalidad, pero igual se hizo el evento. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARAOZ.-

El fallido recital de Viejas Locas, hace dos fines de semana, dejó una sensación amarga a los fans que vinieron de todo el país para disfrutar en directo del regreso a los escenarios de la banda de sus amores. Por estos días se resuelve el problema de la devolución del dinero de las entradas y se determinan responsabilidades para definir quién pagará los destrozos de los equipos, incendiados por los fans debido a la ausencia del cantante, Cristian “Pity” Álvarez. Mientras, en Tucumán quedó al descubierto un problema hasta ahora sin solución: la impotencia de la Municipalidad de la capital para hacer cumplir sus propias disposiciones y normativas.

Luego del escándalo por el frustrado show, que alcanzó repercusión nacional, se confirmó que el club Argentinos del Norte no estaba habilitado por la Municipalidad para hacer el evento, en el que se calcula había unas 10.000 personas. Y si bien el desmadre de los fans tras el plantón del artista no tiene relación alguna con la falta de permisos del club, quedaron picando algunas preguntas: ¿por qué, si no estaba habilitado el lugar, el show iba a hacerse igual? ¿Cuál es el poder real que tienen las disposiciones municipales y por qué no se cumplieron en este caso?

Impotencia municipal

Oscar Gramajo es el actual titular de la Dirección de Control Ambiental y Bromatología (ahora Dicab, antes Dipsa), uno de los organismos que se encarga de la inspección y habilitación de locales comerciales y también de predios para eventos. El funcionario había advertido previamente que Argentinos del Norte no estaba en condiciones de recibir el recital de Viejas Locas y que no tenía habilitación, pero aún así entró el público. “El problema es que la Municipalidad no tiene la fuerza pública para impedir, por sí misma, que se realice un evento, aún cuando no esté autorizado. Es una situación en la que sí o sí necesitamos la cooperación de las fuerzas policiales”, remarcó Gramajo.

De esta manera, las disposiciones municipales, en muchas ocasiones, quedan simplemente en hechos administrativos, en multas u otras sanciones, pero en la práctica no se pueden ejecutar. “Para que se efectivice una clausura, por ejemplo, necesitamos sí o sí de la cooperación de la Policía, en el caso de que haya que desalojar un lugar, por ejemplo, con una orden previa del juez de Faltas. En el caso puntual de Argentinos del Norte, nosotros le dimos aviso a Operaciones Policiales el 5 de abril (nueve días antes del show), informando que el local no estaba habilitado, pero ellos no hicieron nada por impedir el espectáculo”, apuntó Gramajo.

El responsable de Bromatología dijo, a su vez, que en algunas ocasiones sí contaron con el apoyo de Infantería para desalojar boliches que presentaban irregularidades, pero que en otros caso no pueden hacerlo con medios propios. “Tenemos un problema persistente con el club Estudiantes, que tiene numerosas clausuras por distintos motivos, pero siguen haciendo bailes y recitales... (ver “La clausura crónica...)”, reconoció.

Malas gestiones

El jefe de la Regional Capital de la Policía, comisario mayor Walter Álvarez, dio su versión respecto del recital de Viejas Locas. Según su evaluación, hubo una mala gestión o una gestión incompleta por parte de la Municipalidad.

“A nosotros nos informaron que no tenían los permisos, pero no nos pidieron una acción concreta de impedir el desarrollo del espectáculo. Con 10.000 personas en la puerta no se puede detener nada, porque el daño es mayor. Vino gente de todo el país, no les podemos decir que peguen la vuelta y se vayan porque podemos ocasionar un caos peor” explicó.

“En este caso -continuó- deberían habernos dicho con más tiempo y coordinar acciones, como difundir a nivel nacional que el show no estaba autorizado, de manera tal que el público estuviese en sobreaviso y no haya viajado. Nosotros estuvimos en la puerta del club de forma preventiva, para resguardar la seguridad en la vía pública, pero no teníamos ningún pedido de impedir el show”, insistió.

El equipo tucumano de abogados “online”, nucleados en la plataforma www.DocDoc.com.ar continúa sumando fans perjudicados por el show suspendido de Viejas Locas. “Estamos trabajando en dos frentes -explicó el abogado Gonzalo Herrera Llobeta-. Por un lado, la mediación judicial que ya se inició, que salió por sorteo en el Juzgado Civil y Comercial de la VII nominación; en ese caso, quienes intervienen son identificados con nombre, apellido y DNI; es decir, son sujetos particulares, que son los que están yendo a firmar por nuestras oficinas. Ahora estamos haciendo lo que se denomina acción de clase: no son personas identificadas individualmente, sino que se acciona en nombre de toda la colectividad de sujetos que han sido lesionados en sus derechos por esta situación”, detalló el letrado. Unos 500 interesados, entre firmas y consultas, se acercaron a DocDoc para pedir un resarcimiento por el faltazo de Pity Álvarez.
“En el municipio tenemos dos clubes con habilitación permanente para eventos: Central Córdoba y Estudiantes. Con el primero no hay problema, pero a Estudiantes lo hemos clausurado muchas veces por distintos motivos: por los ruidos, por el mal estado de los baños y de la cocina. Es un lugar que no está en condiciones. Hace más de un año presentamos las actuaciones en la Dirección de Ingresos Municipales para que se le quite la habilitación permanente, pero todavía no se resolvió. Y nosotros no contamos con la fuerza para desalojar el club cuando hay eventos”, admitió Oscar Gramajo, titular de la Dicab. De ese modo ejemplificó la impotencia de la Municipalidad para hacer cumplir sus propias normativas. A pesar de las reiteradas clausuras, en el club Estudiantes (Monteagudo al 900) se organizan eventualmente recitales y espectáculos y todos los sábados, además, se realiza un baile tradicional. El equipo tucumano de abogados “online”, nucleados en la plataforma www.DocDoc.com.ar continúa sumando fans perjudicados por el show suspendido de Viejas Locas. “Estamos trabajando en dos frentes -explicó el abogado Gonzalo Herrera Llobeta-. Por un lado, la mediación judicial que ya se inició, que salió por sorteo en el Juzgado Civil y Comercial de la VII nominación; en ese caso, quienes intervienen son identificados con nombre, apellido y DNI; es decir, son sujetos particulares, que son los que están yendo a firmar por nuestras oficinas. Ahora estamos haciendo lo que se denomina acción de clase: no son personas identificadas individualmente, sino que se acciona en nombre de toda la colectividad de sujetos que han sido lesionados en sus derechos por esta situación”, detalló el letrado. Unos 500 interesados, entre firmas y consultas, se acercaron a DocDoc para pedir un resarcimiento por el faltazo de Pity Álvarez.

> La clausura “crónica” que pesa sobre el club Estudiantes

“En el municipio tenemos dos clubes con habilitación permanente para eventos: Central Córdoba y Estudiantes. Con el primero no hay problema, pero a Estudiantes lo hemos clausurado muchas veces por distintos motivos: por los ruidos, por el mal estado de los baños y de la cocina. Es un lugar que no está en condiciones. Hace más de un año presentamos las actuaciones en la Dirección de Ingresos Municipales para que se le quite la habilitación permanente, pero todavía no se resolvió. Y nosotros no contamos con la fuerza para desalojar el club cuando hay eventos”, admitió Oscar Gramajo, titular de la Dicab. De ese modo ejemplificó la impotencia de la Municipalidad para hacer cumplir sus propias normativas. A pesar de las reiteradas clausuras, en el club Estudiantes (Monteagudo al 900) se organizan eventualmente recitales y espectáculos y todos los sábados, además, se realiza un baile tradicional. 

Comentarios