Denuncia de apremios y otro reconocimiento

14 Mar 2018

Juan Marcelo Jiménez fue otro de los integrantes del entorno de César Soto que declaró ayer en la audiencia por el crimen de Paulina Lebbos. Su aporte más importante fue que, al igual que su hermano Jorge, denunció acoso por parte de los policías que investigaban el caso. “Me tiraron al piso y me esposaron. Me llevaron a una propiedad en la plazoleta Dorrego, me hicieron preguntas y me dejaron solo en una habitación. Después me leyeron una declaración, yo no la leí. También me sacaron fotos. Yo no sabía por qué me llevaban detenido”, declaró. Ante la sorpresa de todas las partes, aclaró que no denunció el hecho por temor a recibir nuevas represalias. El fiscal Carlos Sale pidió que el caso sea investigado por el fiscal de turno. Por otra parte, al manejar un remise similar al Fiat Duna bordó que describió Virginia Mercado, será sometido a una rueda de reconocimiento. La fecha en la que se realizará esta medida se confirmará en los próximos días, según se anunció. Por ese motivo el Tribunal pidió que no se difundieran imágenes de su rostro.
más indicios
El juicio aporta indicios interesantes que abren aún más las posibilidades de investigación. Ahora queda saber si habrá elementos suficientes para probarlas, porque hasta ahora no se las encontró.
regreso.- El fiscal de cámara Carlos Sale, después de haber disfrutado de una licencia por haber contraído matrimonio, volvió a cumplir con su tarea. Carlos Saltor, quien lo reemplazó durante poco más de dos semanas, anunció en la audiencia matutina que ya no participaría más en el juicio.
carlino, el duro.- Gustavo Carlino, defensor de Nicolás Barrera (ex subjefe de Policía, acusado de encubrimiento), es el profesional que más pedidos de detenciones hizo en lo que va del juicio. Lo hizo para Virginia y Jimena Mercado, César y Alejandro Soto y Jorge y Juan Jiménez. “La verdad es que molesta que las partes acusadoras no acompañen nuestros planteos. Ya es hora de que se corten los falsos testimonios en la audiencia”, explicó molesto.
respuesta.- “Veo con beneplácito que los abogados de los imputados de encubrimiento pidan falso testimonio sobre las actuaciones que ellos mismos hicieron en 2006. Ellos pudieron detenerlos en ese momento si hubieran hecho las cosas bien”, aseguró Emilo Mrad, representante legal de Alberto Lebbos, que tiene el rol de querellante.
en la historia.- “No es posible continuar con el ‘no me acuerdo’. Espero que en las crónicas este juicio no sea recordado como el ‘juicio del no recuerdo’”, señaló Gustavo Morales, quien pidió la detención de Juan Jiménez por falso testimonio. El tribunal dijo que al final del juicio se decidirá sobre el tema.
psicofísico.- Fueron tantas las veces que Juan Jiménez respondió a los interrogantes con “no recuerdo” que comenzó a fastidiar a las partes y a los jueces. “¿Usted está bien? ¿Está enfermo?”, le preguntaron. “Me hice el psicofísico y me dio bien”, respondió.  
prácticas
Las prácticas ilegales de los policías que investigaron el caso. Ya lo dijo Jimena Mercado y ahora se sumaron las denuncias de los hermanos Jorge y Juan Marcelo Jiménez.
los hits
Los “no recuerdo” o “no me acuerdo” se han transformado en las palabras más escuchadas cuando los testigos deben responder preguntas clave. Las partes y los jueces ya no aguantan escucharlas.
Permiso
César Soto, que pasó de testigo a ser sospechoso, realizó un insólito planteo. Le pidió permiso al tribunal para que lo excusaran de estar hoy en la audiencia. Dijo que necesitaba realizar trámites a la mañana para poder cobrar la indemnización que le corresponde por haber sido cesanteado del supermercado Emilio Luque luego de que se difundiera su foto en LA GACETA como testigo del caso. Por otra parte, todo pareciera indicar que los jueces no ordenarán su detención. Los defensores ya la solicitaron, pero el planteo no es apoyado por la parte acusadora, que prefiere esperar a sumar pruebas en su contra.

Juan Marcelo Jiménez fue otro de los integrantes del entorno de César Soto que declaró ayer en la audiencia por el crimen de Paulina Lebbos. Su aporte más importante fue que, al igual que su hermano Jorge, denunció acoso por parte de los policías que investigaban el caso. “Me tiraron al piso y me esposaron. Me llevaron a una propiedad en la plazoleta Dorrego, me hicieron preguntas y me dejaron solo en una habitación. Después me leyeron una declaración, yo no la leí. También me sacaron fotos. Yo no sabía por qué me llevaban detenido”, declaró. Ante la sorpresa de todas las partes, aclaró que no denunció el hecho por temor a recibir nuevas represalias. El fiscal Carlos Sale pidió que el caso sea investigado por el fiscal de turno. Por otra parte, al manejar un remise similar al Fiat Duna bordó que describió Virginia Mercado, será sometido a una rueda de reconocimiento. La fecha en la que se realizará esta medida se confirmará en los próximos días, según se anunció. Por ese motivo el Tribunal pidió que no se difundieran imágenes de su rostro.

Más indicios
El juicio aporta indicios interesantes que abren aún más las posibilidades de investigación. Ahora queda saber si habrá elementos suficientes para probarlas, porque hasta ahora no se las encontró.
regreso.- El fiscal de cámara Carlos Sale, después de haber disfrutado de una licencia por haber contraído matrimonio, volvió a cumplir con su tarea. Carlos Saltor, quien lo reemplazó durante poco más de dos semanas, anunció en la audiencia matutina que ya no participaría más en el juicio.

Carlino, el duro.- Gustavo Carlino, defensor de Nicolás Barrera (ex subjefe de Policía, acusado de encubrimiento), es el profesional que más pedidos de detenciones hizo en lo que va del juicio. Lo hizo para Virginia y Jimena Mercado, César y Alejandro Soto y Jorge y Juan Jiménez. “La verdad es que molesta que las partes acusadoras no acompañen nuestros planteos. Ya es hora de que se corten los falsos testimonios en la audiencia”, explicó molesto.

Respuesta.- “Veo con beneplácito que los abogados de los imputados de encubrimiento pidan falso testimonio sobre las actuaciones que ellos mismos hicieron en 2006. Ellos pudieron detenerlos en ese momento si hubieran hecho las cosas bien”, aseguró Emilo Mrad, representante legal de Alberto Lebbos, que tiene el rol de querellante.

En la historia.- “No es posible continuar con el ‘no me acuerdo’. Espero que en las crónicas este juicio no sea recordado como el ‘juicio del no recuerdo’”, señaló Gustavo Morales, quien pidió la detención de Juan Jiménez por falso testimonio. El tribunal dijo que al final del juicio se decidirá sobre el tema.

Psicofísico.- Fueron tantas las veces que Juan Jiménez respondió a los interrogantes con “no recuerdo” que comenzó a fastidiar a las partes y a los jueces. “¿Usted está bien? ¿Está enfermo?”, le preguntaron. “Me hice el psicofísico y me dio bien”, respondió.  

Prácticas

Las prácticas ilegales de los policías que investigaron el caso. Ya lo dijo Jimena Mercado y ahora se sumaron las denuncias de los hermanos Jorge y Juan Marcelo Jiménez.

Los hits

Los “no recuerdo” o “no me acuerdo” se han transformado en las palabras más escuchadas cuando los testigos deben responder preguntas clave. Las partes y los jueces ya no aguantan escucharlas.

Permiso

César Soto, que pasó de testigo a ser sospechoso, realizó un insólito planteo. Le pidió permiso al tribunal para que lo excusaran de estar hoy en la audiencia. Dijo que necesitaba realizar trámites a la mañana para poder cobrar la indemnización que le corresponde por haber sido cesanteado del supermercado Emilio Luque luego de que se difundiera su foto en LA GACETA como testigo del caso. Por otra parte, todo pareciera indicar que los jueces no ordenarán su detención. Los defensores ya la solicitaron, pero el planteo no es apoyado por la parte acusadora, que prefiere esperar a sumar pruebas en su contra.

Comentarios