El aumento de los precios de las entradas golpea el bolsillo de los hinchas

13 Feb 2018

El Gobierno habilita incrementos en las tarifas de los servicios, que golpean el bolsillo porque el salario no aumenta en igual proporción. Luego de renegar, el usuario hace lo único que puede hacer: reduce el uso de la electricidad, del gas y del agua. Pero, ¿qué sucede con la pasión?

La Asociación del Fútbol Argentino anunció un aumento en el precio de las entradas para todas las divisiones. Esto implicó que los hinchas “decanos” que ayer adquirieron populares pagaron un 20% más -de $ 250 a $ 300-; mientras que los plateístas, entre un 28,6% -de $ 700 a $ 900, en sectores 1 y 2- y un 33,3% -de $ 600 a $ 800, en sectores 3, 5 y 6-.

No obstante, quien va con regularidad a la cancha sabe que la entrada es una parte del gasto total de esa excursión de 90 minutos. Por ejemplo, los “trapitos” que cuidan los autos por los derredores del estadio cobran $ 50; eso mismo cuesta una gaseosa dentro del “Monumental” o un choripán a la salida. O sea, si un padre con su hijo van a la cancha en auto, pagan dos populares, y compran un par de gaseosas y de “choris” no gastarán menos de $ 850. Si se suma un segundo hijo, ya se necesitarán $ 1.250. Si sólo se toma en cuenta la Superliga, las cifra se duplican -por mes, el equipo juega, normalmente, dos veces como local-. Pero dentro de exactamente un mes, el “Decano” debuta en la Copa Libertadores. Esta competencia, además de tener otros precios, implicará más partidos de local, para los cuales no rigen los beneficios de los abonos.

¿Qué se hace, entonces? ¿Se eligen los partidos a los cuales asistir? Raúl Núñez y Sebastián Figueroa consideran que hay que ajustar por otro lado para seguir yendo a la cancha. “Hay que hacer el esfuerzo. Atlético nos dio tantas alegrías que uno se puede privar de otras cosas. Todo depende de los gustos personales. Yo vengo a la cancha con mi hijo”, dijo el primero. “Todo aumenta, y es normal que cueste así. Pero jugar la Copa Libertadores no es algo de todos los días, así que hay que hacer un esfuerzo. Habrá que ahorrar en otras cosas para darse este gusto”, añadió Figueroa.

Cristian Ayunta sabe que la cosa se irá poniendo cuesta arriba. “Hoy, para un trabajador común se hace complicado. Si tenés dos hijos tenés que calcular unos $ 2.000 de gastos, más o menos. Cada vez se torna más difícil”, admitió. Debido a esta situación, le pidió un gesto a la dirigencia. “El hincha siempre quiere estar, pero los dirigentes tienen la responsabilidad de poner un granito de arena para que la familia entera pueda venir. Deben ponerse las pilas y buscar la forma”, pidió.

Matilde Fuensalida se sumó a ese pedido: “Atlético está bien económica y administrativamente. Quizá los dirigentes podrían no cobrar tanto las entradas en la Libertadores”.

Comentarios