La Policía Federal y la Iglesia contra el maltrato a los cadetes

“No podemos privar de un vaso de agua”. Roncaglia, jefe de la Policía Federal, dijo que la instrucción debe respetar los derechos

13 Feb 2018
1

BUENOS AIRES.- El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, dijo que la instrucción de los aspirantes a policía debía ser exigente, pero no caer en el sometimiento o la violación de derechos básicos. “No podemos llegar al extremo de privar de un vaso de agua”, afirmó en referencia al caso del cadete riojano Emanuel Garay, que murió deshidratado el sábado pasado, después de participar en una sesión de entrenamiento en la Escuela de Policía. “Por supuesto que la capacitación y la instrucción policial es necesaria, y es una cuestión de supervivencia. Es intensa, hay una exigencia física, pero no hay que privar de los derechos. No es un sometimiento del hombre por el hombre, no tiene que ser así”, manifestó en diálogo con radio Delta.

Garay murió después de permanecer seis días internado. Tenía 18 años y acaba de ingresar a la Escuela de Policía. La autopsia determinó que la causa de muerte fue un cuadro de deshidratación aguda grave e insuficiencia renal. Esta situación desencadenó “un falla multiorgánica. Los médicos forenses indicaron que los resultados de los estudios patológicos demorarán unos días más.

“El valor de la vida, de cada vida, de todas las vidas, nos llama a luchar sin descanso. Ningún mecanismo institucional puede arriesgar el mayor don que nos ha sido dado”, dijo el obispo Marcelo Colombo, quien manifestó la solidaridad de la Iglesia para con la familia Garay. El sacerdote agregó: “creemos que el amor, la justicia y la paz son prioritarios en una sociedad que debe evitar subordinarlos a toda forma de violencia y de errónea comprensión de la seguridad”. (Especial)

Comentarios