En San Martín hay una cuenta pendiente

Comenzar los partidos con el pie en el acelerador, el objetivo a cumplir.

11 Feb 2018
1

GOLEADOR. Bieler, con cuatro tantos, es el artillero “santo” en la temporada. la gaceta / foto de Juan Pablo Sánchez Noli

Durante el primer juego del año, San Martín mostró signos que invitan a ser optimistas. El “Santo” mostró rebeldía, velocidad, agresividad y una cuota de buen fútbol. Pero hay un ítem que no mejora, que le cuesta horrores corregir y que no es algo nuevo. Ese déficit lo arrastra desde hace mucho tiempo.

El amanecer de los partidos le cuesta demasiado a San Martín. Aunque a decir verdad le cuestan los primeros 45 minutos. Allí luce como un equipo inofensivo y, si bien puede generar una que otra situación de gol; convertir durante ese lapso parece una misión imposible.

Durante la presente temporada convirtió 11 goles en 13 partidos jugados y sólo uno durante la primera mitad de un juego. “Convirtió” se puede decir porque sirvió para ponerse en ventaja contra Quilmes, aunque ningún jugador “santo” impulsó la pelota hacia el arco “Cervecero”. Walter Busse lanzó una bola al área y fue el defensor Tobías Albarracín el que terminó venciendo su propia valla.

De ahí en más, nunca pudo superar a un rival durante la primera parte. Para colmo de males, durante los primeros tiempos recibió algunos goles en contra. All Boys, Boca Unidos, Quilmes y Atlético Rafaela (por duplicado) le convirtieron durante un lapso en el que el “Santo” parece dormir la siesta reparadora.

“Hay que jugar concentrados los 90 minutos. Tengo un grupo de jugadores inteligentes y profesionales que día a día me demuestran que quieren seguir creciendo”, explica Rubén Forestello, pensando en comenzar a saldar esa deuda pendiente en el juego de mañana contra Riestra.

En contrapartida con esa falencia, en los segundos tiempos San Martín parece rebelarse en los tiempos finales de los partidos. Como si el entretiempo le viene bien para cambiar la cara, refrescar conceptos y salir a llevarse por delante a sus rivales.

En los segundos tiempos de esta temporada, convirtió 10 goles y, la mitad de esas conquistas fueron durante los primeros 15 minutos de esa etapa. En tanto, marcó dos goles durante el segundo cuarto de hora del complemento. Y otro de los puntos fuertes del equipo es marcar cuando el juego parece morirse. Tres tantos marcó en los últimos 10 minutos; ahí sentenció los duelos con Sarmiento y Boca Unidos. Además, le robó un punto de manera agónica a All Boys.

“Hay que adueñarse de los partidos, tener juego y crear situaciones. A mí no me gusta que el rival tenga la pelota, porque de esa manera vas a jugar inseguro, sabiendo que en cualquier momento te puede lastimar. Yo quiero que mí equipo sea protagonista”, avisa el entrenador pensando en los próximos pasos en el torneo.

Con Gonzalo Rodríguez y Matías García, dos jugadores bien verticales y desequilibrantes, como variantes desde el banco, al “Santo” parece quedarle mucho más cómodo salir a “matar” en el segundo tiempo. “Cuando esos jugadores ingresan en el complemento, como lo hicieron contra Los Andes, podemos destrozar al rival. Pero entiendo que todos son importantes y debemos jugar todos los minutos para ganar”, remata Forestello.

Así y todo, en La Ciudadela apuestan a comenzar a saldar la deuda pendiente a partir de mañana y seguir sumando puntos para que la recta final del torneo lo encuentre lo más arriba posible en la tabla de posiciones. “Queremos ganar nuevamente, tratar de repertir el buen nivel del pasado domingo y comenzar a aprovechar al máximo las situaciones de gol que generamos”, jura Ismael Benegas, pidiendo a gritos no relajarse ante Riestra, que tiene la soga al cuello por el tema del descenso.

“Tenemos que estar concentrados y jugar como venimos trabajando. Estamos muy bien físicamente y en lo futbolístico mejoramos mucho. Si podemos manejar el partido estaremos cerca de volver con los tres puntos”, sentencia el central paraguayo.

El “Santo” quiere comenzar a saldar deudas para poder llegar con fuerzas al final del camino.

Comentarios