La suba del gasoil afecta el costo productivo

Las diferentes actividades agroproductivas requieren siempre del gasoil, para que las maquinarias y vehículos que trabajan puedan moverse.

03 Feb 2018
1

Según un informe realizado por Coninagro, la agricultura utiliza tranqueras adentro 1.034 millones de litros de gasoil para la campaña 2017/18.

Si recorremos los campos en las diferentes regiones productivas del país, y en particular de Tucumán, tenemos la posibilidad de dimensionar, entre las diferentes actividades productivas, que el combustible utilizado en las distintas labores realizadas en el campo es uno de los principales insumos.

En el caso de nuestra provincia, las diferentes actividades agroproductivas requieren siempre del gasoil, para que las maquinarias y vehículos que trabajan puedan moverse y realizar las diversas labores que el hombre de campo requiere para producir como corresponde, y que todo lo producido llegue a las industrias y a los puntos de consumo de materia prima o de productos elaborados.

El conjunto compuesto por 40.000 ha de cítricos, 200.000 ha de soja, 270.000 ha de caña de azúcar, 130.000 ha de trigo, 20.000 ha de poroto, 15.000 de garbanzo, 60.000 de maíz. 7.000 de papa y unas 1.000 ha de arándanos, sumadas a las hortalizas, en general, e incluyendo a las pasturas implantadas y naturales, dan una idea del movimientos de tractores, camiones, pulverizadoras y trilladoras que necesitan moverse durante las labores de siembra, plantación, cultivos, cosechas y transporte.

Según un informe realizado por Coninagro sobre el consumo de gasoil en el país, afirman que la agricultura utiliza tranqueras adentro 1.034 millones de litros de gasoil para la campaña 2017/18.

Es importante dimensionar que cualquier cosa que se haga para que se ahorre o se consuma más de la cuenta este combustible impacta en los números por que se manejan cifras muy grandes, y lo que el productor haga bien o mal en el manejo de sus maquinarias, seguramente pasa a ser más que interesante al armar sus costos productivos.

Hay estudios realizados que demuestran que los equipos con un deficiente mantenimiento en su funcionamiento registran consumos mayores al 10% de lo normal, así como también mermas de potencia ocasionadas especialmente por la falta de mantenimiento en los filtros de aire. A campo esto se traduce en menor velocidad de trabajo, menor ancho posible de labor y mayor consumo para trabajar la misma superficie, lo que finalmente aumenta el costo productivo de una actividad realizada.

En este sentido, el productor debe realizar el mantenimiento adecuado para que el consumo de un equipo sea el adecuado.

Otro de los beneficios del mantenimiento preventivo del tractor es la reducción del número de fallas durante los períodos críticos de trabajo. Las roturas y desperfectos se producen cuando intentamos hacer un uso intensivo del tractor, lo cual generalmente coincide con períodos críticos de trabajos donde una demora significaría -seguramente- enormes pérdidas, como por ejemplo en la preparación tardía del suelo, en la siembra fuera de fecha y en el atraso en la cosecha.

Controles y costos

Es por ello importante que el productor no deje de consultar el manual del tractor o de la maquinaria para tener un criterio ajustado. En base a esa información se pueden construir tablas sencillas y grandes, para ser ubicadas donde se guarda el tractor, de manera de poder tener un seguimiento adecuado de cada máquina.

Para poder efectuar correctamente el seguimiento y mantenimiento de su tractor, se necesita contar con “cuenta horas” operando correctamente debido a que en base a ese dato se dan las recomendaciones de servicio. Debe usarse el tractor con el implemento adecuado, para tener una relación óptima entre potencia e implemento utilizado, lo que da, en gran medida, la eficiencia con la cual se trabaja a campo.

Equipos de gran tamaño sobrecargan al tractor, y en muchos casos no se pueden realizar las labores a la velocidad deseada. Por otro lado, equipos muy chicos exigen muy poco al tractor, pero al ser este de mayor potencia tiene un consumo acorde sin poder transformar esa energía en trabajo útil.

Ambos casos son bien conocidos en el campo, pero no se tiene una real apreciación económica de este problema. Por ejemplo en trabajos pesados la demanda de potencia del motor puede superar niveles del 85%, mientras que en el transporte de cargas livianas sólo se llegará al 10% o al 15%.

El adecuado aprovechamiento de la potencia del tractor permite la máxima eficiencia de tracción en la barra de tiro, que se traduce en un aumento de la capacidad de trabajo y en la reducción del costo.

Actualmente, el costo de gasoil es un parámetro más que importante dentro de la ecuación de costos productivos de cualquier actividad, por lo que debe ser tenido en cuenta de manera permanente, sobre todo en la actualidad, donde los aumentos de este insumo vital para la actividad agropecuaria nacional, regional y provincial sufre de aumentos de manera casi permanente.

En Esta Nota

San Miguel de Tucumán
Comentarios