Los desafíos del “Decano” se renuevan: reinventarse y seguir

También los de David Barbona, que seguirá apostando a jugar en una posición diferente en la que se movió en los últimos años: carrilero por derecha neto. “Lo hice en 2017 y me gustó. Vamos a seguir

12 Ene 2018
1

TODO LISTO. Zielinski ya tiene en mente la formación de hoy. la gaceta / foto de franco vera

Atlético se ha convertido en una máquina de producir desafíos constantes. Así lo sienten sus jugadores, los que viven el día a día y quienes son, en realidad, los que llevan el peso del mundo “decano” a sus espaldas. Si ganan, todo bien; y si pierden, saben que la derrota duele como martillazo en un dedo.

Si lo que pasó en 2017 fue para escribir un libro; en 2018 el grupo planea a futuro publicar el tomo II de las historias fantásticas de Atlético en la Superliga, la Copa Argentina y, por supuesto, de la Copa Libertadores. “Quedó la sensación de que podíamos pasar. Nos sentimos muy cerca, pero caímos contra un grande”, recuerda el más brasileño (por estilo) de los “Decanos”, David Barbona. Aun hoy no puede sacarse de la cabeza el 1-3 sufrido con Palmeiras en San Pablo. Pero lo que recuerda el “Rayo” no significa una especie de tortura, sino más bien un empujón para que este año el pase a los octavos de final sí pueda convertirse en realidad. Hablar de Libertad, The Strongest y de Peñarol, los rivales del grupo 3 de la Copa, le hace imaginar batallas inolvidables siempre teniendo a Atlético como triunfador.

“Hay muchos chicos en el plantel que nunca jugaron la Copa, pero igual creo que vamos a estar muy bien; vamos a andar muy bien”, se entona Barbona minutos antes de decirle adiós a Tucumán por casi 10 días. Se viene la tanda de amistosos, de paradas y de visitar dos provincias y un país. Hoy habrá que medirse con Talleres... “Todos estos partidos nos van a servir. Todos eh. Es una buena oportunidad para entrar en ritmo de competencia pensando en lo que viene”, reconoce el ex Estudiantes.

“Lo más importante para nosotros es el torneo local, pero también es difícil olvidar lo de la Copa y de que nuestras ganas no estén puestas en mejorar lo hecho el año pasado. Vamos por eso, pero claro, sin descuidar la Superliga”. Barbona va por todo y en todas las direcciones deportivas en donde Atlético se presente en el semestre.

Y como los equipos año a año deben reinventarse, a él le tocó su parte. Sobre el final de la temporada anterior comenzó a ubicarse como carrilero por derecha. Definido, no como antes, que alternaba una y otra vez. Su desafío ahora es consolidarse por el carril diestro. “Sí, me gusta la posición. Ya la he jugado y me siento cómodo. Creo que puedo sacar ventaja”, habla David de cómo podrá enganchar con su zurda y marear a los rivales del sector, cuando entre en velocidad. “Aparte, ya me acostumbré”, ratifica, como si hiciera falta.

Los desafíos. “Se vienen muchos, todos muy lindos. Tenemos que estar a la altura y todos en un mismo nivel. Tenemos que cuidar el torneo”, ahora sí se pone Barbona en “protector” del fútbol de Primera, aunque siempre guardando un resto para la Copa. Es que un remate suyo que dio en el palo contra el “Verdao” pudo cambiar el destino de Atlético aquella noche del 24 de mayo. “Y sí, pero ya está. Por suerte hay revancha.”

Comentarios