Puigdemont no puede ser electo por Skype

Informe del Gobierno español rechaza la investidura a distancia La presidenta del Parlamento catalán renunció a la posibilidad de ser reelecta para el cargo por otro período.

12 Ene 2018
1

ASILADO. El ex titular del Gobierno catalán se halla en Bélgica y será detenido apenas retorne a España. REUTERS (archivo)

Un informe del Gobierno español concluye que el reglamento del Parlamento catalán no prevé la investidura de ningún gobernante a distancia, sin estar presente en la Cámara, como pretende el ex presidente regional Carles Puigdemont.

Puigdemont aspira volver a ser investido presidente del Gobierno catalán pero se halla en Bruselas para no responder a la Justicia española, que lo investiga por posible rebelión, entre otros delitos, por su participación en el proceso independentista de Cataluña, y será arrestado ni bien pise España.

Por ello, pretende ser elegido por vía telemática (Skype) o a través de un representante, que exponga en la Cámara su programa de Gobierno para ser investido presidente.

El Ejecutivo español considera que no está contemplada la posibilidad de una presentación no presencial, dado el carácter personalísimo de ese acto.

Ese mismo argumento utilizó ayer el ex vicepresidente del gobierno catalán y diputado electo Oriol Junqueras, en prisión provisional en Madrid, cuando pidió al Tribunal Supremo español su puesta en libertad para asistir al plenario de constitución del Parlamento del 17 de enero y al de investidura, al considerar que su voto es “indelegable” y su función en el plenario “no puede ser sustituida”.

En las elecciones regionales del pasado 21 de diciembre la lista JxCat (Juntos por Cataluña), encabezada por Puigdemont, consiguió 34 escaños; y el ERC (independentistas republicanos de izquierda), liderada por Junqueras, logró 32; aunque el ganador fue Ciudadanos (liberales contrarios a la independencia), con 36 diputados.

JxCat y ERC no tienen la mayoría absoluta de la Cámara (68 escaños), por lo que necesitan el apoyo de los cuatro diputados de la anticapitalista CUP.

De forma excepcional, el reglamento del Parlamento catalán sí permite la delegación de voto en otro diputado, pero sólo en supuestos de baja por maternidad o paternidad, hospitalización, enfermedad grave o incapacidad prolongada.

ERC, que acordó con JxCat impulsar a Puigdemont para liderar el Ejecutivo catalán, solicitó a los letrados del Parlamento que se pronuncien ante esa posibilidad, antes de apoyar la investidura a distancia.

“Hablar de todo”

La presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, renunció ayer a ser nuevamente la segunda autoridad institucional de la región por consejo de sus abogados, que creen que mantenerse en el puesto podría complicar su situación judicial.

“Un nuevo momento político requiere una figura libre de procesos judiciales”, dijo Forcadell, acusada de rebelión, malversación, sedición y de haber facilitado en la Cámara la votación de la declaración de independencia de Cataluña.

La política de 62 años, integrante de ERC, presidía el cuerpo desde octubre de 2015.

Sus declaraciones llegaron en medio del intento de varios de sus aliados independentistas, detenidos o exiliados por las mismas causas judiciales, de asumir otros puestos directivos.

Forcadell, quien dijo que mantendrá su escaño obtenido en los comicios autonómicos el 21 de diciembre último, también estuvo detenida pero salió bajo fianza en pocas horas.

Sobre ella pesa una advertencia de la Justicia de que si comete alguna “ilegalidad” puede regresar a la cárcel.

“En el Parlament se tiene que poder hablar de todo (...) porque no podemos saber qué iniciativas parlamentarias se presentarán en la nueva legislatura”, aseveró Forcadell, en referencia a la incógnita sobre el futuro gobierno regional.

La dirigente también emplazó a sus compañeros a garantizar que “los debates de la calle puedan entrar en la Cámara, ya sean sobre la independencia, la pobreza energética o la igualdad entre hombres y mujeres”. (Télam)

En Esta Nota

España
Comentarios