Dujovne afirmó que sostendrá una “política monetaria dura”

La idea es mantener a raya la inflación, que se ve alimentada por el alza de las tarifas El ministro aseguró que hay enormes chances de que se aprueben antes de fin de año las reformas. Elogios al Banco Central.

07 Dic 2017
1

Nicolás Dujovne en la Abeceb.

La Argentina mantendrá una política monetaria dura en 2018 para controlar una inflación que se verá alimentada por las alzas en las tarifas reguladas de servicios públicos, según adviertió ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) fijó a fines de noviembre la tasa de política monetaria en 28,75% con la intención de frenar la inflación, que podría cerrar el 2017 en el 23,5% según la última encuesta realizada por la entidad monetaria.

“Nos queda un tiempo donde la política monetaria tiene que seguir siendo dura por las subas de precios regulados en servicios como los de electricidad y gas”, señaló el ministro de Hacienda durante un encuentro organizado por la consultora Abeceb.

Analistas estimaron que los recientes aumentos de las tarifas de servicios públicos tendrán un fuerte impacto en la inflación del último mes del año y de los primeros del próximo.

Las subas de las tarifas comenzaron a aplicarse luego de la asunción del presidente Mauricio Macri a fin del 2015, tras años de precios prácticamente congelados para el consumidor. Los precios se mantenían gracias a millonarios subsidios del Estado, que agravaron el déficit fiscal del país.

Macri ordenó reducir gradualmente los subsidios a la energía y al transporte para reducir el rojo fiscal y lograr la meta de un déficit de 4,2% este año y de un 3,2% en el 2018. En este sentido, el ministro aclaró que salvo el caso del transporte, las tarifas de electricidad y gas, a partir de 2019, “se van a mover en línea con la inflación”, y agregó: “probablemente no hagan falta nuevos aumentos”.

Dujovne elogió la política monetaria que lleva adelante el Banco Central, que por primera vez en la historia fijó un programa de metas de inflación con tipo de cambio flotante, dado que anteriormente los planes antiinflacionarios siempre se implementaban a partir del establecimiento de un tipo de cambio fijo.

En un panel en el que también participó el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el director de Abeceb, Dante Sica, el ministro de Hacienda consideró que en 2018 “cruzaremos el Rubicon”, en referencia a la batería de reformas estructurales que está impulsando el Gobierno y que hoy están en debate en el Congreso.

“Hay enormes chances de que se aprueben antes de fin de año las reformas tributaria y de responsabilidad fiscal y el Presupuesto con el consenso de la oposición”, manifestó Dujovne, y destacó que, en adelante, los riesgos que enfrenta el país son cada vez más pequeños.

“Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo y tener una reforma tributaria que sea votada por la oposición; es muy importante porque significa que se logró generar un consenso”, dijo el funcionario.

Asimismo, consideró que la ley de responsabilidad fiscal es la clave de todas las reformas porque permitirá bajar el gasto público en relación al PBI, que arrancó al principio de la gestión en 43 puntos, hoy está en 41 y va a estar en 23 en el año 2023.

Sin embargo, reconoció que hay dificultades que aparecen en la lucha antiinflacionaria y dijo que en 2018 habrá subas de precios regulados, pero que en 2019 en electricidad y gas, los cambios en los precios se moverán en línea con la inflación”. (Télam)

Comentarios