Trump avala que Jerusalén se convierta en capital de Israel

La decisión pone en peligro la paz y estabilidad de la región, dicen líderes mundiales. El mandatario quiere llevar la embajada desde Tel Aviv a la ciudad que reclaman católicos, musulmanes y judíos

06 Dic 2017
1

CIUDAD SANTA. Foto de archivo de Trump en el muro de los lamentos. Reuters

JERUSALÉN.- El presidente estadounidense, Donald Trump, informó por teléfono al presidente palestino, Mahmud Abbas, de su intención de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén. La medida significaría reconocer de facto a la disputada “Ciudad Santa” como la capital de Israel. El estatus de Jerusalén hace que ningún país tenga embajada en la ciudad, sólo consulados. Si Washington da el paso, se convertiría en el primer país en hacerlo.

“El presidente Abbas le advirtió de las consecuencias peligrosas que esta decisión tendría en el proceso de paz y en la paz, seguridad y estabilidad de la región y del mundo”, informó el portavoz Nabil Abu Rdainah, en un comunicado. El comunicado no mencionó si Trump había precisado fecha para el traslado.

La comunidad internacional no reconoce a Jerusalén como capital israelí porque es una de las cuestiones más espinosas del conflicto y espera que su estatus se defina en negociaciones de paz entre israelíes y palestinos. Los últimos quieren como capital de su futuro Estado la parte este de la ciudad, ocupada desde 1967 y luego anexionada por Israel. El Estado judío la reclama como su capital indivisible.

La “línea roja”

Respuestas a las versiones del traslado de la embajada y del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel empezaron a llegar rápidamente.

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la Unión Europea, alertó a Washington sobre las consecuencias del reconocimiento unilateral. “Cualquier acción que mine el proceso de paz de Medio Oriente debe ser evitada”, dijo Mogherini.

Desde Ankara también llegaron advertencias. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con romper relaciones diplomáticas con Israel si Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de ese país.

“Jerusalén es la línea roja de los musulmanes”, afirmó Erdogan en una reunión de su partido. El reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel sería una violación del derecho internacional y “un golpe para la conciencia de la humanidad”, dijo.

“Es leña en el fuego y puede ser muy explosivo”, añadió el ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn. El presidente francés, Emmanuel Macron, y el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, se habían manifestado en el mismo sentido poco antes.

Erdogan anunció que, en caso que Estados Unidos de el paso, convocará una cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica en Estambul. “Movilizaremos al mundo islámico en su conjunto”, amenazó.

Arabia Saudí también se mostró preocupada y dijo ese paso iría en contra de los derechos históricos del pueblo palestino y provocaría a los musulmanes del mundo. (DPA-Reuters-Télam)

En Esta Nota

Israel Donald Trump
Comentarios