Lucía Vallesi: “en los coros, a los niños hay que respetarlos”

La música mendocina, docente y directora que dejó su marca en la actividad coral local, renovó su vínculo con Tucumán

05 Dic 2017
1

CONCEPTO. Según Vallesi la dirección es una tarea de servicio tanto o más importante que la carrera musical. la gaceta / foto de diego araoz

Ha vuelto a la Argentina. Dirige el Coro Polifónico de Córdoba, uno de los cuerpos artísticos del Teatro del Libertador desde 2015. Entre otras experiencias de vida, residió y dirigió más de 25 años en Verona, Italia. Pero antes de su etapa europea, en los años 80, Lucía Vallesi dejó su marca en la actividad coral en Tucumán, como docente y como fundadora y directora del Coro de Cámara, del Coro del EPAM, del Coro del Banco Credicoop y del Coro de Niños de la UNT.

Vallesi volvió por unos días a Tucumán por un motivo muy importante: María Eugenia de Chazal, directora del Coro de Niños y Jóvenes de la UNT, la había invitado a codirigir el concierto por el 30° aniversario.

Cálida, impetuosa, como siempre, Vallesi se expresa desde la pasión por la música y por la docencia, y habla sin ambages sobre lo que le hace ver su experiencia. Lejos del divismo propio de los directores, concibe que dirigir es una tarea de servicio tanto o más importante que la carrera profesional del músico.

La actividad en Tucumán

“Me gustaría decir que el San Martín es el único teatro que está montando ópera (hasta dos por año) porque aparte del Colón, el Argentino de La Plata hace poca ópera y no existen teatros líricos en actividad. Mantener, por ejemplo, el Septiembre Musical durante más de 57 años es todo un logro. El concierto de cierre del Septiembre Musical, con las Orquestas Infantiles y Juveniles de todo el país, que dirigió Luis Gorelik, fue maravilloso. Fue una manifestación con visión de futuro, que es lo que nos hace falta en Argentina”.

La efervescencia

“Cuando trabajé acá pudimos proyectar: creamos el Coro de Niños. En aquel momento la UNT crea la parte de educación no formal para la tercera edad (EPAM), donde también dirigí el coro. Era todo muy efervescente, desde las autoridades. Recuerdo al doctor Ricardo Somaini, a Vicky Ríos (ahora en el Virla) y a Teresita Bernasconi, entre muchos otros”.

Más adelante

“Yo me fui de Tucumán, y hubiera sido una pena tremenda, como pasa en otros lados, que se fuera el director y desapareciera el coro. Acá no. María Eugenia de Chazal dirige el Coro de Niños y Jóvenes desde entonces, hace 28 años, con todas las dificultades que es posible imaginar. Pero en Tucumán se huele más adelante, a pesar de todo. Eso es lo que me sorprende. En Europa las cosas no están muy bien; desde ya todas las estructuras administrativas, por ejemplo las universidades, no tienen coro. Tienen muy buena formación, pero la salida laboral para los directores de coro no es tan buena. Acá tienen coro hasta los bancos y los colegios profesionales. Por eso el que está estudiando en Tucumán tiene una posibilidad de entrar en la Orquesta Juvenil de la UNT. Y a propósito: ¿cuántas orquestas juveniles existen en el país que tengan 30 años? O sea, hay que empezar a valorar lo que se tiene”.

Los directores

“No conozco cómo están ahora, pero creo que tanto la universidad como la Provincia tienen objetivos a largo plazo, obviamente, con el sacrificio muy grande de los directores. Su tarea es un servicio: ellos ponen ante todo la pasión. Tienen que ser más escuchados los directores de coro, y los de la orquesta, porque los jóvenes tienen un gran futuro, y ya están preparados: no es que desde la salita de estudiar un instrumento pasan a la orquesta grande. Me pasó a mí: estudiaba violoncello; llegué a la orquesta sinfónica sin pasar por ninguna juvenil. Y eso se nota después”.

El plus de los niños

“A los niños generalmente se los usa mucho para quedar bien con el público. En los coros hay que respetarlos porque tienen muchísimas posibilidades artísticas. El ser humano cuando es niño tiene un gusto estético. Todos nacemos con él. No es que lo adquirimos solamente. Pero a medida que va creciendo se va contaminando lo que socialmente escucha. Si respetás al niño tenés ese plus que ellos te dan al interpretar. No porque sean niños tenés que ver mitades. Y son muy finos musicalmente: si vos les das inconsistencias ellos no las hacen. Además tienen una capacidad impresionante, como la de encarar tareas en grupo que luego, a medida que vamos creciendo, vamos perdiendo”.

La escuela

“Yo no estoy de acuerdo con que la escuela les enseñe música para que sean músicos; tampoco se les enseña matemática para que sean ingenieros, pero sí tienen que tener una formación, completa, buena, respetada, y los docentes deben ser más respetuosos con ellos”.

Reflejar amor

“El festejo de los 30 años del Coro de Niños trajo a cantar a ex integrantes como Fernando de la Orden, Noelia Scalora, Luciano Giri y Cynthia del Carril, que han seguido en el camino de la música en distintos estilos. Uno tiene que esperar años para que el amor al canto coral trascienda, y es el resultado de un trabajo a largo plazo. Se trata de gente que puede reflejar amor; si sumás uno por uno, ellos pueden hacer que la sociedad cambie, y no es utópico”.

La casa

“Tengo un afecto muy especial por Tucumán. Aquí pasé mis años más felices y aquí tuve un hijo, así que eso me marca especialmente. Ni siquiera en Mendoza, donde nací, tengo la sensación de casa como acá”.

Comentarios