"Si usan esas polleritas, que después no se quejen": polémica por una campaña sobre violencia de género

El mensaje no se entiende. La Municipalidad no quiso reconocer su error a pesar de las críticas recibidas.

05 Dic 2017
3

AFICHES CUESTIONADOS. La letra pequeña hace difícil leer que son mitos. infobae.com

Si el mensaje no se entiende una campaña fracasa. La máxima publicitaria le cabe a la Municipalidad de Pilar, en la Provincia de Buenos Aires, con el agravante de que las consignas y el formato con que las que abordó el tema -la violencia de género- provocaron irritación y rechazo. Redes sociales y medios de todo el país se hicieron eco de la ola de críticas que recibió la iniciativa, similar a una desarrollada en Murcia (España).

“Si le pega y ella se queda es porque le gusta” o “si usan esas polleritas, que después no se quejen” son algunas de las frases que ilustran los carteles instalados en la vía pública. Debajo de la expresión y en una letra pequeña aparece la aclaración (#DerribemosMitos), que rechaza los dichos machistas. El problema es que la lectura de esas frases aclaratorias no es sencilla, por el tamaño de la tipografía y por la premura que implica mirar un cartel al paso.

Luciana Ruiz, directora de género y diversidad sexual del Municipio que gobierna Nicolás Ducoté, del Pro, defendió la propuesta de las críticas. Le dijo a Infobae que esperaban esta reacción porque se trata de una idea provocadora que busca instalar un debate. En Pilar se registra la tasa más alta de femicidios en la Provincia de Buenos Aires.


Infobae consultó también a Sabrina Cartabia, abogada, investigadora, presidenta de la Asociación Civil Red de Mujeres y miembro del colectivo Ni Una Menos. “Para empezar, para trabajar comunicación y perspectiva de género tenés que trabajar con gente que sepa de ambas -sostuvo-. No tiene sentido gastar dinero público en una campaña para trabajar esta temática si no es con un muy buen trabajo de comunicación con perspectiva de género. Está bien pensar en una campaña que trabaje el impacto, pero también tiene que estar el empoderamiento de las mujeres”.

“A esta campaña la comunidad de Pilar la rechazó y la rechazan las propias mujeres, que son las destinatarias -dijo Cartabia-. Pero lo que más me preocupa no es el error sino que no lo reconozcan. Que sostengan una campaña que la propia comunidad está diciendo que no funciona. De esta forma van a cometer una y otra vez el mismo error”.


En Esta Nota

Violencia de género
Comentarios