Lo bueno, lo malo y lo feo de la Selección Tucumana de Rugby

José Chavanne y Diego Vidal analizan claros y oscuros del que pudo ser el último Argentino

04 Dic 2017
1

HOMBRE DE PUNTA. Lucas Cartier fue el tryman del torneo, con seis conquistas. la gaceta / foto de hector peralta

Con el diario del lunes suele surgir la inquietud de preguntarse “qué hubiera pasado si...”. En el caso del seleccionado tucumano, más de uno se habrá preguntado si el final hubiera sido distinto de haber enfrentado a Buenos Aires en la cuarta o quinta fecha, cuando el equipo lucía más asentado, que en la primera, cuando los nervios propios de un debut suelen jugar su papel. Será acaso una cuestión estéril, desde que la historia ya está escrita, pero da la sensación de que Tucumán pagó un precio demasiado caro por esa laguna de desconcentración e imprecisiones que fue el segundo tiempo de un partido dominado ante las “Águilas”. Sí, es cierto que por momentos le costó ser profundo y encontrarle la vuelta a ciertos planteos defensivos, pero en líneas generales mostró una consistencia mayor a la de un Buenos Aires que se consagró sin que le sobrara nada (no sumó ni un solo bonus ofensivo y ganó cuatro de sus cinco partidos por una diferencia de cinco puntos o menos).

A continuación, los entrenadores José Chavanne y Diego Vidal, opinan sobre lo bueno, lo malo y lo feo que dejó el Campeonato Argentino 2017 para los “Naranjas”:

Lo bueno

“Es fundamental el grupo humano que se armó. Ese es un punto trascendental en cualquier proceso”, opina Chavanne.

“El grupo es extraordinario. Los chicos han disfrutado de recorrer este camino, lo cual es muy importante, porque cuando uno la pasa bien, es más probable que los resultados aparezcan”, coincide Vidal, quien pudo sacarse la espina que le quedó tras la mala campaña del año pasado.

“Los resultados son los que mandan, y en ese sentido, este año fue mucho mejor. Además, en lo personal, me dejó contento el scrum. El equipo entendió que había que adaptarse a las nuevas reglas. Además, gracias a que el Regional terminó un mes antes, pudimos planificar la preparación como queríamos. El balance es súper positivo”, asegura el de Cardenales. “En cuanto al juego, hubo momentos muy buenos, pero lo mejor fue la defensa y la entrega de todos”, agregó Chavanne ante la consulta de LG Deportiva.

Lo malo

“Los desajustes que se tuvieron en Buenos Aires a partir de que el colectivo no vino y tuvimos que hacer todo el camino en taxi. Eso quizás puso un poco nerviosos a los jugadores y nos impidió ultimar detalles de vestuario en un debut y contra Buenos Aires. Por lo demás, no hay nada que reprocharse”, opina Chavanne.

“Quizás detalles ínfimos en ese primer partido. Si lo hubiésemos jugado en la tercera fecha hubiese sido distinto, pero ya está. Podemos habernos equivocado en algunos aspectos, pero las cosas que se plantearon fueron las que considerábamos las mejores para cada partido”, aportó Vidal.

Lo feo

“Que no se juegue el Argentino del año que viene te quita la posibilidad de revancha. Quienes tomaron esta decisión sabrán por qué lo han hecho, pero yo no estoy de acuerdo con ella”, concluye Chavanne.

“Me da mucha nostalgia que desaparezca un torneo con tanta historia y que genera camaradería entre los jugadores de diferentes clubes, además de potenciarlos. Ojalá las Uniones trabajen para que el Argentino se vuelva a jugar en el futuro”, cerró Vidal.

Comentarios