Tucumán le ganó a Rosario y se fue con la frente en alto

La victoria no fue suficiente para el equipo provincial, ya que Cuyo no pudo contra el ahora tricampeón Buenos Aires. Los “Naranjas” se despidieron con una buena imagen.

03 Dic 2017

A la hora de los balances, es frecuente que el árbol de lo que faltó tape el bosque de lo conseguido. Y no sería justo decir que Tucumán se fue con las manos vacías del (¿último?) Campeonato Argentino. Aunque no pudo alcanzar el objetivo mayor, el de reconquistar el título (se lo llevó Buenos Aires por tercera vez consecutiva), sí pudo al menos cumplir el otro, que no era menos importante: redimirse consigo mismo y con su público por las últimas campañas, sobre todo la del año pasado, en la que casi desciende.

Decir que Tucumán no dependía de sí mismo era inexacto: para preguntar cómo iban los otros, primero debía ganarle a Rosario, y lo hizo (23-17). El problema es que también dependía de manos ajenas, las de Cuyo, que complicaron bastante más de lo que se esperaba a Buenos Aires en Don Torcuato, pero al igual que contra Córdoba, las “Águilas” sacaron la chapa sobre el final y lo dieron vuelta (25-20).

Fue un triunfo labrado el de los “Naranjas”, obtenido más con voluntad y empuje de forwards que con juego vistoso. Un try penal, otro de Santiago Resino y las patadas de Tomás Albornoz (goleador del torneo) bastaron para mandar a Rosario al repechaje y firmar un segundo puesto que no fue primero por esos 40 minutos sin brújula de la primera fecha. Sólo la historia dirá si Tucumán tiene revancha...

Vestir la “naranja”, un honor que nadie quiere perder

Como se sabe, la UAR canceló la edición 2018 del Campeonato Argentino, lo que la mayoría interpreta como la eliminación a futuro del tradicional torneo de uniones. “El Argentino siempre fue importante para Tucumán. Este cambio quizás traiga cosas positivas, como también negativas, pero es seguro que Tucumán seguirá luchando para que este no sea el final”, aseguró Ezequiel Faralle, fullback de los “Naranjas”.

“Estoy muy triste. Los jugadores tucumanos lo vivimos de una manera muy intensa al seleccionado. Desde chico uno sueña con vestir la ‘naranja’. Es un orgullo muy grande y sería lindo que no se perdiera. Por lo que escuché, hay posibilidades de que el torneo vuelva más adelante, así que ojalá se dé”, opinó Nicolás Sbrocco.

“Me queda un trago amargo de no haber podido ser campeón argentino, ya que sólo jugué este torneo y el de 2011”, lamentó Emiliano Coria, que espera poder tener otra oportunidad.

En Esta Nota

Los Naranjas
Comentarios