El “picudo de la caña de azúcar” ataca las fincas de Tucumán y exige una estrategia de control

Un lote de rendimiento cultural y fabril promedio podría perder 200 kg de azúcar/hectárea si presenta un picudo por cada cepa.

02 Dic 2017

De acuerdo a recientes monitoreos realizados por la Sección Zoología Agrícola de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres de Tucumán (Eeaoc), se constató que el “picudo perforador de la caña de azúcar” (Acrotomopus atropunctellus) ya está emergiendo en algunos cañaverales de la provincia. Por ello, se recomienda realizar monitoreos a fin de detectar la presencia de los mismos e implementar estrategias de manejo en el caso que fuera necesaria.

Esta plaga tiene un gran potencial de daño, ya que en altas densidades produce pérdidas importantes. En este sentido, un lote de rendimiento cultural y fabril promedio “podría perder 200 kg de azúcar por hectárea si presenta un picudo por cepa”. La emergencia de los adultos se observa entre noviembre y diciembre, y están presentes hasta marzo del año siguiente causando daños en el cañaveral al realizar perforaciones en los brotes que luego mueren. A su vez, las larvas se hayan presentes durante todo el ciclo del cultivo alimentándose de los brotes, tallos y mayormente de las cepas. Esto produciría daños considerables en la cepa del cultivo, lo que podría tener influencia en el número de cosechas y sus rendimientos al disminuir la calidad de los rebrotes.

Por lo tanto, el daño ocasionado por la larva y el adulto del “picudo perforadir de la caña de azúcar”, tiene como consecuencia una pérdida de rentabilidad del cultivo debido a la disminución en la producción y a la mayor inversión requerida en la labor de plantación, lo que determina el gran potencial de daño de la especie en cuestión.

En campañas anteriores se realizaron monitoreos de este “picudo de la caña de azúcar” y se observó que está presente en todos los puntos muestreados en el área cañera, registrándose mayores densidades en el este del área cañera.

Estrategias de manejo

Dentro de las estrategias de manejo de esta plaga se encuentra el control químico de los adultos con insecticidas sintéticos. Sin embargo, para decidir las aplicaciones es necesario evaluar la densidad de los picudos y el estado fenológico de la caña.

Por ello, se recomienda al productor monitorear sus campos, y en caso de detectar la presencia de la plaga en el cultivo, dirigirse a la Estación Experimental Obispo Colombres donde se le brindará información respecto a las alternativas de manejo disponibles para dicha plaga. Los interesados pueden contactarse con la doctora Pilar Pérez ([email protected]) y/o con el ingeniero Lucas Fadda ([email protected]), especialistas de la Sección Zoología Agrícola de la Eeaoc.

Comentarios