El INTA participó de un encuentro en EEUU sobre estandarización de métodos de estudio de abejorros

Asistió Valentina Stellfeldt del Grupo de Agroindustrias de Famaillá y el Programa Nacional de Apicultura.

02 Dic 2017

La domesticación de “abejorros” se expandió en todo el mundo, instalándose como organismos modelo para el estudio como polinizadores de cultivos y sujetos de conservación. En ese marco, se realizó el “Bombuss (Building Our Methods By Using Sound Science) 2017”, donde la licenciada Valentina Stellfeldt, del Grupo de Agroindustrias de la EEA Famaillá y del Programa Nacional de Apicultura del INTA (Proapi) participó para discutir la estandarización de las metodologías utilizadas para estudiar a este grupo de abejas, junto a investigadores que trabajan en la temática a nivel mundial.

La reunión se realizó en Logan, EEUU, y fue organizada por la United States Department of Agriculture-Agricultural Research Service (USDA-ARS), Utah State University y University California Davis y Riverside. Contó con la participación de investigadores de gran trayectoria de universidades de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Suecia e Israel.

Se abordaron temas como cría en laboratorio, uso práctico de microcolonias y evolución: especies y filogenia, genética y genómica, alimentación forrajeo y nutrición, pesticidas y pruebas de toxicidad, comportamiento y cognición.

Stellfeldt presentó la experiencia de INTA en el desarrollo tecnológico de otras abejas polinizadoras para la seguridad e inocuidad alimentaria y la sustentabilidad ambiental, un trabajo que muestra la importancia de las abejas silvestres en ambientes modificados por el hombre, como son los utilizados para la producción agrícola.

En este sentido, la licenciada destacó que “el reciente interés del rol de las áreas naturales en la conservación de la biodiversidad ambiental y el estudio de la polinización espontánea, entre los polinizadores silvestres, hacen que los abejorros del género Bombus (Familia Apidae) sean uno de los grupos mejor representados y científicamente relevantes”.

En un segmento denominado “Charlas de becas estudiantiles” de Bombuss 2017, la profesional del INTA mostró que estudios previos citados en la bibliografía y en trabajos de la EEA Famaillá realizados dentro del Proapi, desde el año 2007, “han contribuido al conocimiento acerca de la biología de estos insectos. Sin embargo poco se sabe, en este sentido, sobre muchas especies presentes en Argentina, su comportamiento y hábitos de nidificación”.

Por esto, en una trabajo de investigación donde se capturaron reinas (especímenes silvestres) que fueron transportadas a la sala de cría en confinamiento, con condiciones ambientales controladas (temperatura de 27ºC ± 2 y humedad relativa del 60-70%), “se pudo observar la construcción de la primera celda de inicio de cría, la alimentación de las larvas por parte de la reina y el desarrollo de las pupas hasta el nacimiento de las obreras. Las colmenas, cuando desarrollan hasta las 70 a 100 obreras, están en condiciones de ser utilizadas para brindar servicios de polinización”, enfatizó Stellfeldt.

También, explicó que localmente trabajan con 3 especies ampliamente distribuidas en el territorio argentino, que pueden ser criadas en confinamiento: Bombus atratus, morio y opifex. “Observando los resultados previos, podemos concluir que representan un punto de partida para profundizar los conocimientos en lo que respecta a sus hábitos y comportamientos de anidación en un entorno natural, particularmente en la provincia de Tucumán”. “Llamó la atención el caso presentado de una colonia muy vigorosa de Bombus atratus, con aproximadamente 800 obreras, que produjo unas 170 celdas reales en semiconfinamiento durante las primeras etapas del desarrollo de la cría, logrado en la EEA Famaillá”, remarcó Stellfeldt.

Por último, la representante de Argentina en Bombuss 2017 indicó que lo que más impactó a los asistentes fue el hecho de que los investigadores del INTA Famaillá y el PROAPI pudieran desarrollar la cría de la especie conocida como formadora de bolsillos (“pocket maker”), por la forma que tienen de alimentar la cría, construyendo bolsillos para depositar el polen recolectado del campo en las celdas larvales grupales (en nuestro caso Bombus atratus).

También despertaron interés los materiales utilizados como cajas de inicio: los recipientes de expendio comercial de arándanos, que cuentan con muy buena ventilación, son reutilizables, tienen costo bajo o nulo y buena accesibilidad y disponibilidad.

Mayor información: licenciada Valentina Stellfeldt, Agroindustrias, INTA EEA Famaillá [email protected]

Comentarios