El objetivo de Los Naranjas: sostener el ritmo hasta que el rival baje la guardia

Lo afirmó Nicolas Domínguez, uno de los entrenadores.

30 Nov 2017
1

NÚMEROS. “Las chances de ser campeones están”, dice Domínguez. credito xxxxxxxx

De no ser por el debut frente a Buenos Aires, Tucumán merecería el calificativo de “equipo de segundos tiempos”. Y es que lo mejor del seleccionado tucumano se ha visto generalmente en los últimos 40 minutos de cada partido, como si en la charla del entretiempo le hubiera sido revelada la fórmula para vulnerar al adversario. Un dato a favor de esa teoría es un registro de tantos claramente mayor en los segundos actos: 86 contra 55. Ello sin contar la inobjetable superioridad de los “Naranjas” en el juego a partir de la segunda mitad.

Nicolás Domínguez, uno de los entrenadores del staff, sostiene que Tucumán no se guarda lo mejor para el final de manera planificada, sino que así lo quiere el desarrollo de cada partido. “En realidad, lo que sucede no es que nosotros entremos con mayor intensidad al segundo tiempo, sino que el rival la disminuye por el desgaste al que lo sometemos en el primero con nuestra defensa sólida y nuestro ataque”, considera el de Tucumán Rugby.

“Por otra parte, también tiene mucho que ver que nuestros cambios influyeron positivamente siempre, lo que no pasa en otros equipos, cuyos suplentes no están a la misma altura que los titulares. Eso no sucede con nosotros: cualquiera de nuestros relevos tranquilamente podría ser titular”, asegura Domínguez.

“Y contra Buenos Aires fue distinto por los nervios propios de un primer partido y por cosas como haber tenido que llegar en taxi, que no son justificativo, pero te afectan”, completa.

En Esta Nota

Los Naranjas
Comentarios