San Martín: Lucas Bossio podría ser el socio ideal de Sebastián Prediger para jugar de doble cinco

El “Santo” empieza a mostrarse con una formación más sólida que en las primeras fechas

29 Nov 2017
1

FELICIDAD. Lucas Bossio recuperó el nivel que tuvo en la temporada 2014/15. la gaceta / foto de antonio ferroni

En el fútbol nada es casualidad. Cuando se apuesta por un proyecto futbolístico se le debe dar continuidad si lo que se pretende, a la corta o a la larga, es alcanzar los objetivos propuestos. A la luz de los últimos resultados, Diego Cagna parece haber encontrando el funcionamiento futbolístico que necesita San Martín. Sin ser un equipo dechado de virtudes, el “Santo” empieza a mostrarse con una formación más sólida que en las primeras fechas. Esto le permitió sumar siete de los nueve puntos que disputó en sus últimas tres presentaciones. Ahora el desafío es darle continuidad a ese rendimiento si lo que pretende es transformarse en protagonista de un certamen que promete un final apasionante por la paridad que existe entre sus participantes.

Una muestra de esto es la tabla de posiciones. Entre el líder Villa Dálmine -próximo rival de San Martín que reúne 19 unidades- y Quilmes, que ocupa el 14° puesto, hay apenas seis puntos de diferencia.

Un jugador clave

Esa mejoría que experimentó San Martín en su juego, entre otros motivos, se debe a la consolidación en el equipo titular de Lucas Bossio, quien empieza a demostrar que tiene las condiciones necesarias para ser uno de los elegidos por Cagna. No es casualidad que el repunte que exhibió el equipo en este tramo del certamen coincidió con su presencia en el equipo titular.

Bossio sabe lo que significa el mundo San Martín por su anterior paso por la entidad de La Ciudadela, en la temporada 2014-15. Eso le brinda el plus que intenta sacarle el mayor provecho posible.

El oriundo de Wenceslao Escalante (Córdoba) buscó desde su regreso al club ganarse un lugar en el equipo y lo consiguió a partir de la octava fecha, en el partido que San Martín le ganó a Boca Unidos, de visitante.

“Trabajé desde el primer día sabiendo que debía estar preparado para aprovechar la chance de jugar cuando ese momento llegara. Por suerte apareció la oportunidad y pude serle útil a San Martín. Esto me deja muy contento”, dijo el volante que, en los tres partidos, que jugó su rendimiento promedió seis puntos según la calificación de LG Deportiva.

Dedicación, esfuerzo y paciencia. Esos fueron las virtudes que tuvo Bossio en las primeras fechas, cuando debió observar cada presentación del equipo desde el banco de suplentes o sentado en una platea. “Trato de ser perseverante en mis acciones, dentro y fuera de la cancha. Cuando decidí venir a San Martín sabía que debía pelearla porque llegaba para integrarme a un plantel que se había armado con jugadores importantes. Durante la pretemporada me mentalicé para luchar por un lugar. Lo bueno es que el técnico me dio la chance que esperaba. Ahora depende de mi aprovecharla”, aseveró.

César Luis Menotti, en su época de entrenador, buscaba formar pequeñas sociedades futbolísticas y a partir de ahí edificar la estructura de sus equipos. Apostaba por jugadores que sentían el juego de la misma manera y les daba libertad para desarrollarlo en un campo de juego.

Observando el material humano que hoy cuenta Cagna en el plantel, los hinchas empiezan a ilusionarse con la posibilidad de ver a Bossio jugando en la posición de doble cinco con Sebastián Prediger, quien se recupera de un desgarro. El cordobés puede aportar toda su entrega y dinámica; el entrerriano, por su parte, tendría más libertad para ser el encargado de armar el juego ofensivo y alimentar a los delanteros.

“Eso lo va a tener que decidir el técnico. Acá hay muchos jugadores de jerarquía que se pueden complementar fácilmente. Estoy trabajando para serle útil al equipo desde el lugar que él lo considere adecuado”, señaló Bossio, quien está viviendo el presente soñado desde que decidió desembarcar otra vez en La Ciudadela.

Comentarios