Fondos Comunes de Inversión, una industria de $500 mil millones

Por José Ignacio Bano, Gerente de Asesores Financieros en InvertirOnline.com

27 Nov 2017

La industria de los Fondos Comunes de Inversión es un gigante desconocido para muchos que en Argentina administra más de $500 mil millones. Para ponerlo en escala, esto representa más de la mitad de la base Monetaria, es decir, más de la mitad de todo el efectivo circulante y las reservas bancarias.

Si es una industria tan grande, ¿por qué no son más conocidos los Fondos? La respuesta es que no es tan amplio el público que invierte en ellos: menos de 400 mil personas en todo el país. Esto es 1.3% de todas las personas mayores a 20 años. Por otro lado, los individuos son jugadores menores dentro de la industria, la gran mayoría del capital invertido es de instituciones tales como banco, aseguradoras, etc.

Sin embargo, los individuos están tomando protagonismo y cada vez son más las personas que invierten. En los últimos 12 meses la cantidad de personas que tienen algún Fondo Común de Inversión se triplicó y en el mismo período, el capital invertido se cuadruplicó.

Si todavía no está bien seguro de qué es o cómo funciona un Fondo lo voy a ayudar un poco.

Un Fondo Común de Inversión es una cartera de activos financieros, conformada por el capital aportado por los inversores y administrada por un Portfolio Manager. Así como un inversor puede comprar una Acción de una empresa, en el caso de los Fondos cada porción unitaria se llama cuotaparte.

Uno de los aspectos más interesantes de los Fondos es la administración profesional. El Portfolio Manager (sólo o con un equipo) toma las decisiones de inversión por lo que cada individuo se beneficia de estar invirtiendo en la bolsa con una administración dedicada y profesional sin necesidad de saber mucho de finanzas ni tener que tomarse el tiempo para mantenerse informado.

Por otro lado, todo Fondo Común de Inversión tiene lo que se llama un Reglamento de Gestión. Ese reglamento es lo que, por así decirlo, marca la cancha. En él se expresan los detalles de la operatoria y además, lo más importante, se establece que cosas puede y no puede hacer el Portfolio Manager. Por ejemplo, si el Reglamento establece que solamente puede invertir en acciones argentinas el inversor conservador que no tolere la volatilidad que pueden tener las acciones sabrá que ese Fondo no es para él y buscará un Fondo de Bonos o de Money Market. También el reglamento puede exigir que no haya más de un cierto porcentaje de fondos líquidos para asegurar que efectivamente el capital esté invertido (aunque esto juega en contra en un mercado bajista).

Es extraño que recién ahora estén tomando un fuerte impulso los Fondos entre los inversores minoristas porque es para ellos quienes tienen las principales ventajas. Otro punto relevante para el minorista es que con pocos fondos ya puede estar participando. Por lo general los mínimos que se solicitan son entre $1.000 y $10.000. Con ese dinero, además se está participando de una inversión altamente diversificada. Esto es importante por dos motivos: uno es que con esos montos mínimos de inversión, por un tema de costos de operación, no sería rentable que cada uno por su lado compre y venda los mismos activos que tiene el Fondo.

El segundo motivo por el que importa la diversificación es que disminuye el riesgo de la inversión. Al comprar muchos activos distintos uno tiene una participación pequeña en sus inversiones de cada activo por lo que un mal resultado de uno particular no dañará mucho el resultado total.

¿Qué Fondos Comunes de Inversión Existen?

Hay Fondos de muchos tipos pero se podrían dividir en tres grandes categorías: Fondos de Money Market, Fondos de Renta Fija, Fondos de Renta Variable.

Los Fondos de Money Market son los más conservadores y por lo tanto los mejores para quienes menos dispuestos están a correr riesgos. Invierten en colocaciones de corto plazo, a tasa fija tales como Plazos Fijos, Lebacs y Cauciones. Son una mejor alternativa que el Plazo Fijo por 2 motivos principales: generalmente rinden más que el Plazo Fijo y no requieren un plazo mínimo. Uno puede rescatar al día siguiente de suscribir si necesita hacerse del dinero (y no esperar el mínimo de 30 días como para un Plazo Fijo). Además uno queda invertido en el Fondo todo el tiempo, sin necesidad de renovar en cada vencimiento.

Los Fondos de Renta Fija invierten principalmente en Bonos, Obligaciones Negociables (que son Bonos emitidos por empresas) y Lebacs. Aquí el perfil de riesgo es un poco superior que el de Money Market básicamente porque los Bonos tienen cotización y pueden bajar de precio, o sea, podría el inversor en algún momento ver una caída en el valor de la cuotaparte. La ventaja, en relación a los Fondos de Money Market es que tienen un mayor rendimiento potencial y que pueden tener Bonos atados al dólar o a la inflación, que aseguran unos ganarle al dólar y otros una tasa real positiva.

Finalmente, los Fondos de Renta Variable son los más agresivos de todos porque invierten en acciones y por lo tanto, si el mercado de acciones cae de valor, estos fondos difícilmente no caigan. La gran ventaja: en un período medio-largo de tiempo (digamos 2 a 3 años o más), son los Fondos que más rinden. En lo que va de 2017 estos Fondos han sacado resultados en torno al 70%.

Como dijimos, cada Fondo tiene su propio reglamento y su propio administrador así que no todos tienen los mismos resultados. Muchos bancos y casas de bolsa los ofrecen. La recomendación es que antes de invertir vea cómo está compuesta la cartera y cómo le ha ido a ese fondo en el pasado.