La rotación ayuda a luchar contra las malezas

Hoy, los desafíos en la producción de granos pasan por cuestiones netamente técnicas en su mayoría, y los productores, técnicos y el sector de investigación agropecuaria lo tienen bien claro. Son los problemas originados por el monocultivo y, por ende, por la aparición de las malezas que generaron resistencia y tolerancia a ciertos herbicidas.

25 Nov 2017

›› REPORTE RURAL

La finalización ya cercana de la trilla de trigo y plena de garbanzo, anticipa el comienzo de la campaña de granos una vez que las lluvias empiecen a aparecer como corresponda -algo que se vienen retrasando-, para que los barbechos y posteriormente las siembras de soja comiencen a realizarse. Hoy, los productores se encuentran trillando los últimos lotes de trigo que presentaron, en general, una irregularidad muy marcada por diferentes factores que afectaron el normal desarrollo del cultivo durante el invierno y, por ende, su rendimiento y calidad, mientras que otros productores ya empezaron o están próximos a trillar los cultivos de garbanzo que presentan rasgos similares al cereal invernal, ya que el clima afectó de manera parecida su desenvolvimiento.

En general, esos lotes que se desocupan están limpios de malezas, pero en cuanto las lluvias se den, seguramente los bancos de semillas de todos los lotes destinados a la producción de granos gruesos se activarán y nacerán las malezas que tengan, según la historia de manejo de cada lote.

Actualmente, los productores de granos están sufriendo los vaivenes del clima, ya que las idas y venidas que se daban en la política agropecuaria nacional disminuyeron después del cambio de gobierno y las reglas de juego, en cuanto a la producción de granos cambiaron.

Esto hizo que el ánimo de los productores mejore mucho con respeto a los años anteriores, por lo que el sector sigue trabajando en sus tierras sin olvidarse que el campo siempre da revancha, tarde o temprano, y que el clima siempre busca el equilibrio.

Sólo debe esperarse que los ciclos climáticos se cumplan, por lo que el productor debe estar preparado con todas las herramientas que se dispone para realizar una producción eficiente y amigable con el ambiente.

Hoy, los desafíos en la producción de granos pasan por cuestiones netamente técnicas en su mayoría, y los productores, técnicos y el sector de investigación agropecuaria lo tienen bien claro, y son los problemas originados por el monocultivo y, por ende, la aparición de las malezas que generaron resistencia y tolerancia a ciertos herbicidas.

Por ello, hoy, el esfuerzo es conocer el comportamiento del campo, lo que deben monitorear sus lotes para detectarlas y actuar en consecuencia.

La soja RR y la Siembra Directa

Los técnicos vinculados con las malezas afirman que con la soja RR y la Siembra Directa se observaron cambios en la población de las especies por la nueva forma de trabajar la tierra. Si bien en un comienzo no había problemas en el sistema, con el paso del tiempo el medio fue cambiando por la presión de selección dada por el glifosato y el monocultivo de soja, y así comenzaron a aparecer nuevas especies tolerantes y hasta resistentes.

Los técnicos, sin dudarlo, afirman que este es el serio inconveniente que los productores deben afrontar de ahora en más, y evitar que la problemática de las resistencias empeore, por lo que deben ser muy cuidadosos a la hora de definir las estrategias para el control de malezas.

Es por ello que el manejo y control de las malezas se convirtió en una de las principales preocupaciones de los productores, ya que generan pérdidas económicas por competir por el agua y los nutrientes del suelo, además de que interfieren durante la cosecha.

Por esto, son fundamentales el monitoreo permanente de los lotes, la información y la planificación para actuar a tiempo y evitar que se agrave el problema.

Es necesario comentar que la resistencia de las malezas no está dando solamente en los cultivos de granos, especialmente en la soja, sino también se encuentran en otros cultivos que se hacen en la región, como los cítricos y la caña de azúcar.

La aparición de este tipo de malezas es debido a la adaptación que tuvieron a los diferentes manejos que proponía el productor, y lograron, en alguna medida, sobrevivir generando resistencia y/o tolerancia al uso de herbicidas.

La clave para saber sobre la presencia de malezas está en recorrer los lotes, identificar las especies y hacer un manejo de sitio específico.

Además, conocer la historia del lote permitirá ajustar el manejo de acuerdo a la comunidad de malezas presentes, poniendo énfasis en las de difícil control.

Es importante que el productor sepa que la escasez de rotaciones, la gran superficie agrícola bajo arrendamiento de corta duración y la ausencia de monitoreos influyeron y permitieron que el problema se agrave.

Es importante, también, afirmar que no solo la rotación de cultivos es importante, sino también la rotación en el uso de los herbicidas que se usan y en las diferentes combinaciones y dosis que se utilicen.

Hoy, el productor de la región tiene técnicos y organizaciones de desarrollo e investigación agrícola que vienen trabajando sobre esta problemática desde hace tiempo, por lo que deben tener un contacto y vinculación permanente para trabajar mancomunadamente, con la finalidad de lograr encontrar las soluciones a la problemática de malezas que tanto preocupa al sector productivo.

Comentarios