Peligra la continuidad de un jardín maternal de la Fundación Marita Verón

A los maestros se les debe seis meses de sueldo. Reclamo al Gobierno.

15 Nov 2017
1

ABRAZO SIMBÓLICO. Las madres piden que se mantenga la institución. la gaceta / foto de analia jaramillo

“¡El jardín de infantes no se va a cerrar, los maestros no van a quedar en la calle!” Ese fue el mensaje que les dio Susana Trimarco a las madres que ayer hicieron un abrazo simbólico en el edificio ubicado en el parque 9 de Julio. Ocurre que desde hace seis meses los maestros no cobran el sueldo, a pesar de que el Gobierno provincial se comprometió a hacerse cargo de la planilla salarial, según aseguró la titular de la Fundación Marita Verón.

“Nosotros veníamos con un presupuesto de la Nación de $ 753.000 por mes para atender los sueldos de 23 personas, entre docentes y personal, para atender a 136 chicos desde los 45 días hasta los cuatro años. Pero nos redujeron el presupuesto un 75%”, detalló Trimarco. “A mí en la Nación me dijeron que la Provincia se tiene que hacer cargo”, subrayó.

“Me dijeron que el decreto (de incorporación del personal) ya estaba listo, pero hasta ahora los docentes -que son 10 - no han cobrado. Algunos ya no vienen a trabajar porque no tienen dinero para el transporte”, añadió.

La fundación pagó los sueldos desde 2013, cuando empezó a funcionar la institución, hasta mitad de año, con el aguinaldo incluido, contó su titular. “Las madres dejan sus hijos aquí para poder ir a trabajar. Hay dos turnos: de 8 a 14 y de 14 a 20. Se dan todas las comidas, con colaciones incluidas, se les da zapatillas, pañales, ropita; y es todo gratis”, explicó Trimarco. “No tenemos mucho apoyo de particulares. Las madres que dejan sus niños son de bajos recursos, muchas han sufrido violencia de género, adicciones y otros problemas”, contó.

Al cierre de esta edición iba a tener lugar una reunión entre Trimarco y el secretario General de la Gobernación, Pablo Yedlin, que había convocado a la presidenta de la Fundación para buscar una solución al problema.

Comentarios