Cartas de lectores

14 Nov 2017

Una biblioteca abandonada

En mis habituales visitas a San Pedro de Colalao, pude comprobar el domingo pasado el estado en que se encuentra la biblioteca pública, que es propiedad del pueblo de esta villa, y que sigue arrumbada y totalmente desordenada en un oscuro rincón de la escuela Provincia de Neuquén. Desde luego que nadie la visita, porque nadie sabe dónde se encuentra. Lo penoso es que se trata de una biblioteca muy valiosa por las colecciones de sus libros, revistas y documentos. Todo lo que posee proviene de mayo de 1932 (hace 85 años), cuando un pequeño grupo de docentes y vecinos la fundaron; eran personas que sabían mirar el futuro y valorar la cultura. Ratifico que es importante por la riqueza de sus contenidos. Lamentablemente, la tuvieron que desalojar cuando se remodeló hace unos cinco o seis años la colonia de vacaciones y fue a parar como trasto viejo a la escuela. A partir de allí nadie se preocupó por ella. Incluso la comisión de vecinos que la administraba también desapareció. Lo más llamativo del caso es que el actual delegado comunal, quien fue maestro y director de la escuela de Huallinchay durante varios años, conoce del valor de los libros y no gestionó un local apto para que esa valiosa y bien nutrida biblioteca vuelva a funcionar. Lo mismo ocurrió con el delegado comunal anterior. San Pedro de Colalao no merece esa indiferencia, y de allí la tristeza con que observo este tema. Cuando publiqué mi libro sobre la “Historia de San Pedro de Colalao” tuve especial cuidado en destacar los nombres de sus fundadores, como las señoras Ofelia V. Blasco, Guillermina Almonacid y Sara Remis de Valderrabano, entre otras. Insisto en lo lamentable que es este tema y considero necesario que la población y las autoridades reaccionen y no se dejen vencer por la desidia y pongan a brillar esta joya histórica.

Franco Augusto Fogliata

[email protected]


La salud del ambiente

Al Panorama Tucumano del periodista Guillermo Monti (10/11), “El gran déficit: falta de cultura turística”, le agregaría otros aspectos importantes sobre el turismo. En nuestra provincia constituye una importante actividad socio-económica, tanto por su magnitud como por su proyección. Se convirtió en una fuente de presión para el medio ambiente, para los recursos naturales y antropológicos, y arqueológicos y culturales. Los expertos coinciden en que la fortaleza del turismo depende de la salud del ambiente, y por lo que sabemos, a través de los medios o de lo que se observa en el terreno, el principal ecosistema de la provincia sufre un sistemático y creciente deterioro. Se trata del Valle de Tafí, donde puede observarse: 1°) un manejo inadecuado de los residuos sólidos urbanos de las poblaciones del valle. 2°) Contaminación sonora y visual. 3°) Contaminación de las aguas superficiales y subterráneas, también del suelo y del aire. 4°) Falta de gestión de los residuos cloacales. 5°) Tránsito desordenado. 6°) Sin planificación urbana y carencia de un ordenamiento territorial. 7°) El patrimonio arqueológico está expuesto al pillaje y al vandalismo, lo mismo que la fauna y la flora. 8°) Degradación del paisaje y de los componentes culturales. Todos estos factores impactan negativamente en el ambiente del valle. Para evitar este deterioro progresivo urge que Tucumán cuente con una política de Estado referida al turismo, tanto a nivel provincial como municipal, teniendo en cuenta lo que se conoce como desarrollo sustentable, donde lo ambiental, lo económico y lo social se encuentren en equilibrio. Es evidente el desinterés del Estado municipal en estos temas. Considero que los primeros interesados en que el ecosistema del valle se preserve tienen que ser sus habitantes permanentes. Y lo deben defender mediante la educación ambiental, la participación y el compromiso como ciudadanos. Es lo que exige en estos tiempos actuales el turismo en Tucumán, y en especial en Tafí del Valle: que se desarrolle de modo sustentable y responsable. El día que se pierdan esos recursos naturales, los servicios ambientales y su clima privilegiado dejará de tener la importancia y el valor que hoy tiene. Sólo quedarán los arraigados a esa tierra.

Juan Francisco Segura

[email protected]


Reclamo por policías

Pretendo a través de este medio, poder llegar a la autoridad que corresponda. Sufrí un asalto el viernes a la noche y recurrí a la Policía; sólo tengo palabras de agradecimiento por toda la colaboración que recibí, especialmente de los efectivos de la comisaría de Yerba Buena. Pude ver personas que trabajan con verdadera vocación y cómo lo hacen en condiciones desapacibles e insalubres. Desde edificios sucios que se vienen abajo, sin la climatización necesaria para poder trabajar con eficiencia, móviles que no funcionan, uniformes inadecuados para este clima, que ya significa una ventaja para un delincuente que calce zapatillas. Para mejorar la seguridad hay que empezar por lo básico. No se puede trabajar bien así, es totalmente desmotivante, una injusticia para personas que realizan un trabajo de riesgo extremo y necesitan estar alertas. Lo primero que sugiero sería cambiar urgente el uniforme actual de los efectivos por uno funcional y cómodo, adaptado a este lugar y a cada estación del año. No se puede calzar una persona botas en un día de 45 grados e calor y trabajar bien, eso es imposible. Me encontré, como dije, con personas que a pesar de eso trabajan bien. Por eso, a través de esta carta, quisiera encontrar respuesta a mi anhelo en un político que sea como estas personas y cambie esta realidad que preocupa.

Ana Lía Raquel Canal-Feijóo

Sarmiento 1.161

Yerba Buena


Las primeras reformas

Creo que el primer impuesto por aprobar en la Legislatura será la anulación de las jubilaciones de privilegio, y luego que los empleados de la Justicia paguen ganancias y que ni una jubilación estatal pase de los $ 40.000, indexada por inflación. Otra modificación será, como ocurría en 1870, que las provincias reciban del Estado nacional el 50% de sus gastos previa presentación de los documentos que avalen dónde va el dinero, si a obras o a sueldos.

Patricio Avellaneda

[email protected]


Abandonaron un edificio de Fotia

Es alarmante la inseguridad que genera en la zona el edificio abandonado de la Fotia, en calle España al 800. Frecuentemente mi hermana debe llamar a la Policía por el ingreso de extraños a ese inmueble, sea con las intenciones de drogarse o para robar lo que queda en sus desmanteladas instalaciones. El domingo pasado sacaron una puerta de su interior. La indiferencia en el control de este sitio afectó al edificio colindante, en España 825. Allí entraron los ladrones durante la noche, y en la terraza arrasaron con todo cuanto encontraron a su paso. Recalco que la dirección mencionada, vecina con Fotia, también padece los efectos de la falta de limpieza y mantenimiento. Por causa de los matorrales -hace mucho tiempo que no cortan la maleza-, proliferaron alacranes y ratas. La desidia de los propietarios del inmueble de Fotia llevó a este estado de cosas, y si ellos no acuden en procura de defender este patrimonio social, deberían hacerlo las autoridades gobernantes.

Isabel Santiago Casbas

25 de Mayo 950

San Miguel de Tucumán


El ejemplo de Justina

Creo que todos deberíamos aprender un poco de la solidaridad de Justina Lo Cane. Ella, con sólo 12 años y a la espera de que alguien le done un corazón, propuso pedir no sólo por ella sino por todo aquel que está pasando por una situación similar, aguardando que llegue el órgano que necesita para seguir viviendo. Acciones altruistas como esta deben ser destacadas y apoyadas. Hoy en día que, en tantas ocasiones, vivimos compenetrados en nosotros mismos y en la búsqueda de nuestra propia felicidad, ¡qué importante es tomar este ejemplo! Aprender no sólo a pensar en nosotros sino también en las personas que nos rodean. Por eso, me parece importante seguir hablando del tema, mantener en nuestras conversaciones la importancia de donar órganos. Porque, incluso ante un dolor tan grande como la pérdida de un ser querido, donar órganos es sembrar la esperanza y alegría en alguien más. Ver como una parte de esa persona tan amada puede seguir creciendo, viviendo en otro que va a agradecer ese gesto desinteresado toda su vida. Rezo por Justina y por las miles de personas que, al igual que ella, esperan por un órgano para seguir disfrutando de esta cosa maravillosa que es la vida.

Ana Lucila Pelazzo

[email protected]


La agricultura orgánica

La agricultura orgánica es un sistema de producción de alimentos que pone el énfasis en cuidar la fertilidad del suelo y la actividad biológica minimizando el uso de los recursos no renovables. No emplea fertilizantes ni plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana, evitando también el uso de agroquímicos. Además, su incentivo crearía muchos puestos de trabajo en huertas y espacios rurales. Nuestro país necesitaría una ley que regule y promueva su desarrollo generando condiciones favorables para su expansión en todo el territorio nacional. Muchas gracias por su atención a mis palabras.

Patricio Oschlies

[email protected]

Comentarios