Maxi Martínez, el último refuerzo del "Santo", está feliz y listo para la batalla

El lateral debutará en un duelo clave, pero no se achica: “acá siempre hay que ganar”, dijo

11 Nov 2017
1

LA CHANCE ESPERADA. “Maxi” Martínez jugó su último partido en San Martín el 4 de diciembre de 2014, hace 1.073 días. la gaceta / archivo

San Martín pasa por un momento complicado en la Primera B Nacional. Hace casi dos meses que no suma de a tres y el pasado viernes perdió su primer partido en la temporada, agravando un poco más la situación. No es el momento ideal para saltar a escena. Pero eso poco le importa a Maximiliano Martínez, el último refuerzo que sumó el “Santo” durante el último mercado de pases.

El lateral está feliz y su alegría puede mucho más que la presión y la obligación por conseguir un buen resultado en Corrientes. “Hace mucho que esperaba una chance y no pienso desaprovecharla. Estoy muy contento e ilusionado”, le cuenta a LG Deportiva luego de la última práctica en Tucumán, previa a un viaje decisivo.

Criado en el complejo “Natalio Mirkin”, “Maxi” sabe perfectamente lo que sucede puertas adentro cuando la situación viene cruzada en La Ciudadela. Por eso quiere aportar esa “experiencia” para salir a flote junto a un equipo que busca encauzar rápidamente el rumbo. “Sé perfectamente que en San Martín siempre hay presión y siempre está la obligación por ganar. Estamos complicados pero estamos bien de la cabeza y queremos revertir la situación. Estoy seguro que vamos a comenzar a dar vuelta esta situación”, sentencia el lateral, agregando que el ánimo grupal es de lo mejor. “Estamos unidos. Sabemos que a este momento se lo saca adelante entre todos”, agrega.

Boca Unidos llega cabizbajo al duelo con el “Santo”. Sin triunfos y con un rendimiento pobre en lo colectivo parece estar groggy. “Vienen mal y no hay que dejar que se levanten. Ojalá podamos ganar para comenzar a cambiar nuestro presente”, cierra “Maxi”, que está feliz y va por más.

Que el principal problema de San Martín estaba en el mediocampo no es ninguna novedad. Al equipo le faltó equilibrio en varios partidos de este torneo y pese al trabajo del cuerpo técnico y de las variantes no logró solucionarlo.

En el partido contra Deportivo Morón las cámaras de TV mostraron, en más de una ocasión, a Sebastián Prediger pidiéndole a Diego Cagna compañía en ese sector del terreno. Y el DT le dará con el gusto en el juego contra los correntinos. Lucas Bossio (debutará desde su regreso al club reemplazando a Franco Costa) y Walter Busse (jugará por Juan Galeano) serán sus laderos. Mientras que Gabriel Graciani (ingresará por Gonzalo Rodríguez) y Sergio González jugarán un poco más abierto y adelantados en el medio, tratando de ser el nexo con Claudio Bieler, que se moverá como único delantero de área.

Atrás, Esteban Espíndola López y Maximiliano Martínez reemplazarán a Rolando Serrano y Diego Martínez, respectivamente.

De esta manera, el equipo mutará del tradicional 4-4-2 a un 4-5-1, con el que Cagna intentará “copar” la mitad de la cancha, el sector donde comienzan a ganarse los partidos.

Comentarios