Cartas de lectores

11 Nov 2017
1

Manzur y el 82% que no fue

Según lo que manifestó el gobernador Manzur, se prevé que el pago a los jubilados transferidos demande unos $ 200 millones anuales. Si en este importe está incluido el aguinaldo, alcanzaría para efectuar, en promedio, pagos totales hasta $ 15.385 millones mensuales. Se definió que el pago sería para cubrir únicamente a los que perciben jubilación o pensión hasta $ 13.400, por lo que superado este límite el gobernador considera a los jubilados y pensionados como personas que no pasan necesidades vitales o que son privilegiados. Le recuerdo señor gobernador que el costo de la canasta básica familiar, según el Indec para julio de 2017, fue de más de $ 15.000. El límite adoptado por este Gobierno sin un estudio previo de la realidad, no sólo está debajo de la línea de personas en situación de pobreza sino que resulta arbitrario y discriminatorio respecto del resto de los jubilados y pensionados. Siguiendo la idea del gobernador, se informó que se beneficiarán unos 6.100 jubilados, lo que implica sólo un 70% del padrón vigente a la fecha (unos 8.700). Pasaron ya casi 10 años para que se acordaran de darnos un aumento, que en este caso no llega a cubrir, en la mayoría de los casos, la canasta básica familiar ni tampoco el 82% al que tanto se le dio difusión. Si analizamos más en detalle, la situación es la siguiente: los $ 15 millones mensuales para 6.100 beneficiarios significan un aumento mensual de $ 2.500 para cada uno. Corresponde preguntar si este importe alcanzará para cubrir el mínimo establecido en $ 13.400 por mes, teniendo en cuenta que una parte importante de los jubilados se encuentra cobrando la mínima ($ 7.246). Tampoco se entiende cuando difunden que se pagará el 82% a 6.100 jubilados transferidos, cuando, reitero, se estableció el límite en $ 13.400 para abonarles la diferencia, cuando correspondería aplicar dicho porcentaje al salario real del personal activo de acuerdo al convenio de transferencia y aprobado por la Provincia. Es decir, en ningún caso se les asegura la movilidad y la porcentualidad que está prevista en las disposiciones legales vigentes. Por lo tanto, no es verdad lo que dice el gobernador. Por eso, le pedimos que no nos quiera engañar ni confundir a la comunidad con lo que anuncia. Le pedimos que aplique la Ley 7.652, promulgada por el Poder Ejecutivo, y pague la movilidad y porcentualidad como lo establece esa norma. Así se hará Justicia.

Carlos Núñez

Paraguay 3.286

San Miguel de Tucumán


Sin agua

Hace más de una semana se rompió un caño maestro de agua potable en calle 9 de Julio al 1.900. Operarios de la SAT se hicieron presentes e intentaron repararlo. Realizaron la excavación, descubrieron la cañería y trabajaron hasta las 22 horas. Se fueron diciendo que iban a volver al día siguiente para terminar el trabajo, por que no tenían los materiales necesarios. Desde entonces, pasaron más de siete días y los vecinos nos quedamos con aquella promesa. Lamentablemente, no nos alcanza para satisfacer nuestra necesidad básica y vital, cual es contar con el líquido elemento. Tenemos la promesa. Falta el agua. Como lectores de la sección, creíamos que la gente se excedía en los reclamos que casi a diario se reflejan en esta página. Hoy vemos que estas deficiencias en la SAT son cosas de todos los días. Los ciudadanos de los distintos barrios de la ciudad y del resto de la provincia estamos sufriendo la falta de un elemento necesario para la vida y la salud de quienes vivimos en este Tucumán de la independencia. Pero para agravar esta situación, falta comentar que los operarios que hicieron la excavación debilitaron una columna que sostiene los cables de la energía eléctrica y un poste telefónico. Los ataron entre sí para que se sostengan. Es decir que, aparte de quedarnos sin agua, corremos el riesgo de que suceda lo mismo con la luz. Solicito a las autoridades de la SAT que nos den prioridad para estas reparaciones y nos habilite a tener el líquido elemento en nuestros hogares.

Sergio Navarro

[email protected]


Premio a LA GACETA TV

En esta oportunidad venimos a felicitar al equipo periodístico de vuestro programa de televisión “Panorama Tucumano”, y en particular a sus conductores. Y a LA GACETA que a lo largo de los años nos viene acostumbrando a productos que son una suma de profesionalismo, calidad y cultura. Como constructores, bien sabemos lo difícil que resulta cualquier producción, pero más arduo es aún destacarse en el orden nacional. Ese equipo lo ha conseguido. Y ante la importancia de la premiación recibida, no cabe más que nuestro reconocimiento y una calurosa felicitación por tan brillante tarea.

Emilio Graña

Presidente Cámara Tucumana de la Construcción


La “espiral económica”

El presidente Macri cuando presentó su gabinete dijo que sería el mejor de los últimos 50 años. Se trazó entonces como objetivo consolidar el bienestar social y económico de los argentinos, como nunca antes nadie lo logró. Se fijó como mínimo lograr la “pobreza cero”, “mínima inflación”, “mínimo déficit fiscal”, “reactivación económica”, entre otras fantasías. Estas cuatro variables conformaron el punto de giro en la espiral económica de la política del gabinete nacional. El concepto espiral se lo define como “una línea curva que da vueltas indefinidamente alrededor de un punto, alejándose del mismo cada vuelta en una dirección determinada”. A casi dos años de gestión, Macri ejecutó medidas económicas que, cuanto más avanzan más se alejan del punto de giro o de partida. Con la pobreza cero, decisiones erróneas llevaron a un aumento importante de la desocupación, que llevó a la pobreza al 30% de la población. Respecto de la mínima inflación, al descontrol de los precios le sumó una emisión monetaria que expandió la base monetaria que empujó los precios hacia arriba. Pero, se equivocó el Presidente también con las Lebac, como “aspiradoras del exceso de circulante” para bajar la inflación, al punto que el pueblo paga $ 800 millones diarios por esos títulos en beneficio de la “timba financiera”. Acá se apartó del punto de giro. En cuanto a la baja del déficit fiscal, Macri permitió que el gasto público se descontrole y supere en 2017 el 11% del PBI, o sea en más de un billón y medio de pesos. Es decir, acá perdió de vista el punto de giro. Y en el desesperado intento por lograr la “reactivación de la economía”, llegó a pagar altas tasas de interés en el mercado financiero mundial que rozaron el 7,37%, cuando países de la región apenas pagaban el 2%. Las ansiadas inversiones productivas se transformaron en “especulativas” empujadas por esas tasas “apetecibles”, y en el corto plazo los inversores llevaron el capital y los intereses fuera del país. El resultado final indica que no hubo recuperación económica ni “brotes verdes”. Tampoco el tan promocionado “derrame” de la economía. En resumen, en dos años Macri empeoró la situación económica de los argentinos, pero benefició a quienes conforman el grupo selecto que lo rodea.

José Emilio Gómez

Reyes Católicos 112

Banda del Río Salí


La inefable Rusia

Interesante, objetiva muy ilustrativa las distintas notas sobre la Rusia actual y lo anclada a su pasado, a cargo de la periodista Irene Benito. Infundido por el espíritu de los escritores rusos del siglo XIX, bajo cuyo influjo, en especial por la mordaz y cáustica narraciones del novelista Nikolá Gógol, la naturaleza del vasto país y su dimensión histórica, incitaron siempre en mí una apasionada atención y lectura. A pesar de la distancia que media desde aquella centuria hasta el presente, los síntomas que hacen a la idiosincrasia y su peculiar carácter inmersos en su extenso territorio, el alma y la secular naturaleza rusa permanecen incólumes e inalterables a través del tiempo, rodeada de un halo recóndito de misterio, tras siglos de una rígida autocracia de origen y pompas bizantinas, donde convergen los afanes modernizadores de Pedro el Grande y la mentalidad ilustrada de la emperatriz Catalina II y su largo reinado. Por lo que se desprende de una mirada actual, convalidada por la erudita y realista descripción de un historiador y el descarnado análisis de un periodista, Rusia sigue atada a una economía dirigida y a los anales de una sempiterna corrupción. Es decir, la nación eslava continua bajo el cobijo de “El capote”, el famoso cuento de Gógol, no sólo desde la influencia literaria como lo expresara el escritor Dostoievski, sino al amparo prolongado en el tiempo de un Estado omnipresente donde el ingente estatismo suscita la corrosión de sus bases, acrecentando la transgresión de la Rusia contemporánea y la vigencia de su inveterada esencia, avanzado el nuevo siglo, pareciera resonar todavía la sentida manifestación del romántico Pushkin, cuando al finalizar Gógol de leerle los tres primeros capítulos de su obra maestra “Las almas muertas”, exclamaba el poeta: “¡Dios mío, qué triste es nuestra Rusia!” No obstante, es ponderable destacar y rememorar los diversos aconteceres sujetos a sus hitos históricos, que en diferentes épocas adquirieron visos de dimensión épica, desde el decreto del zar Alejandro II disponiendo la abolición de los siervos de la gleba y la independencia de los mujiks, predominando también en su maleable e ilimitada historia como su densidad geográfica, la orgullosa gesta de aquel impenetrable incendio que privó al altivo Napoleón encontrarse con una genuflexa Moscú y las llaves del vetusto Kremlin. Siglo después, una revolución socialista provocaba la mutación de una de las últimas grandes sociedades arcaicas del mundo civilizado; sumando también a su convulso historial, la heroica resistencia al nazismo, cuya victoriosa hazaña bélica magnificó aún más el culto al siniestro ex seminarista. Hoy, un héroe de este tiempo, parafraseando al poeta Lermontov, un egresado de la temible KGB y transmutado en un “lobo estepario”, gobierna a la inmensa Rusia sin diferenciarse de su congénito pasado absolutista.

Alfonso Giacobbe

[email protected]


Stephen Hawking

El prestigioso científico predijo en estos días un Apocalipsis para nuestro planeta tierra. Predicción basada en sus conocimientos científicos. Sin embargo, existen otras predicciones narradas incluso en la Santa Biblia, escritas hace 2.000 años, por personas sin ningún tipo de conocimiento científico, entre ellos el Apocalipsis de San Juan. El camino de la fe propone un cambio espiritual de la humanidad para salvar el mundo; la ciencia propone abandonar el mundo para cambiarlo por otro, pero no sabemos si existe, con el agravante de que se trasladaran a otros planetas nuestros homicidios, violaciones, abortos, drogas, desprecio por la naturaleza y por la propia tierra. Este cambio no sólo podría ser nocivo para otros planetas, sino que además demandará muchos años. Sin embargo, las palabras de los evangelios hablan no sólo de un Apocalipsis sino también de un nuevo tiempo, de un nuevo hombre y de una nueva tierra sin necesidad de viajar a ningún otro mundo. Es el viaje que la humanidad tiene pendiente desde hace 2.000 años y al que puede acceder inmediatamente, sin otra condición que creer que es posible un cambio para salvar al mundo y la humanidad por la fe. Aunque el señor Hawking no cree en Dios, valoro mucho que sufriendo su cruel enfermedad desde hace años, no deja de estudiar y advertir a la humanidad sobre su futuro; es la fuerza y la fortaleza que se sustentan en el amor de Dios que habita en él, aunque no lo crea. El es un gran ejemplo para todos los que gozando de plena salud física y mental, caminamos este hermoso mundo y su naturaleza destruyendo, mientras el señor Hawking, desde su silla, vive construyendo.

Pedro Isaac Pabon

pedrop[email protected]

Comentarios