Kevin Johansen cautivó al público tucumano con su estilo "desgenerado"

Kevin Johansen cautivó al público tucumano con su estilo "desgenerado"

El cantante hizo un show en el Teatro Mercedes Sosa cen el que invitó al público al escenario para compartir su música.

04 Nov 2017

Cada presentación en vivo de Kevin Johansen y The Nada ofrece ciertas garantías: un repertorio muy variado en tonos y estilos, un ambiente descontracturado y cómplice, un show de luces que contribuye en buena medida al clima de cada canción, y el carisma de una banda que se entiende de memoria pero sin perder la frescura. Cada una de esas promesas se cumplió con creces en el recital que brindó en el teatro Mercedes Sosa el ecléctico compositor estadounidense-argentino junto al grupo de amigos que lo acompaña desde hace 15 años. A lo largo de las dos horas y cuarto que duró el show, se intercalaron canciones del último disco ("Mis Américas Vol. ½") con los infaltables clásicos.

Para entrar en confianza, nada mejor que abrir con un hit, aunque sea una balada: "Es como el día", el tema que Kevin comparte con su hija Miranda, seguido por una dosis de rock con "En mi cabeza". Luego fue el turno de la bossa, con "Ni idea", y los ritmos afroperuanos de "El Dios de la Marea", bien sorteado pese a la ausencia de Miss Bolivia.

Con "Vecino" le dieron paso a la milonga criolla y al lucimiento de Andrés Reboratti en la flauta. "Torcer a favor" y su mensaje positivo fueron la antesala de la muy aplaudida "No voy a ser yo", una de las joyas de la noche.

"El Jardín del Desdén" y "Desde que te perdí" fueron el bloque suave, que se rompió con la contagiosa "Daisy". Pero para bailar, nada mejor que "Oh! What a waist". Una multitud se subió al escenario para mover las caderas al ritmo de la música colombiana, seguida por el segmento Les Luthiers, con "Cumbiera Intelectual" y "La Bach-Chata".

Luego vinieron los esperados "Down with my baby", "Everything", "Anoche soñé contigo" y "Sur o no sur", clásicos de la discografía del compositor oriundo de Alaska, que se guardó un par de ases para el final: "Guacamole" y "Fin de Fiesta", que terminó con el público otra vez aplaudiendo de pie y bailando en los pasillos del teatro. Un broche a tono con la música "desgenerada" de Kevin Johansen y su banda


Comentarios