El padre Sánchez rompió el protocolo y no esquivó los saludos de los fieles en la Catedral

A las 18 juró y se comprometió a ser fiel a la Iglesia Católica.

13 Oct 2017

Los cientos de fieles que se acercaron a la iglesia Catedral recibieron el abrazo y la bendición del nuevo arzobispo de Tucumán. Es que Carlos Alberto Sánchez no se dejó llevar por el “protocolo” y no esquivó ningún saludo ni abrazo de felicitaciones, tanto en su caminata por calle 24 de Septiembre como frente al altar. Fue el mismo de siempre, al que todos concen.

Una multitud presencia la consagración del nuevo arzobispo de Tucumán en el estadio de Atlético.

El arzobispo juró hoy y se comprometió a ser fiel a la Iglesia Católica, cumpliendo con las funciones encomendadas. Así comenzó su nueva etapa como máxima autoridad religiosa. Dijo que promoverá la disciplina común de la religión.

Más de 250 personas saludaron al padre “Carlitos”. No pararon de saludarlo y de abrazarlo. María Chávez fue una de las fieles que participaron en la jura del nuevo titular de la Iglesia católica. Al final del encuentro, expresó su emoción y felicidad: “tengo esperanza en que va a hacer bien las cosas”, dijo.

Devotos de la Virgen de Fátima marcharon para presenciar la consagración de monseñor Sánchez.

Elisa fue otra de las personas que se acercaron a la Catedral. “Soy una humilde pastoreada por él, porque realimente tiene alma de buen y gran pastor. Lleva en su alma y en su vida este pastoreo, que es estar cerca de la gente, cerca del pobre, del que sufre, del chico”, comentó.

“Seguro que habrá un cambio, pero en la orientación que Francisco nos pide, sin las grandes estructuras, en lo simple, en los sencillo”, añadió.

Manzur: "estoy a disposición del monseñor Sánchez, tiene un gran trabajo por delante".


Fue la primera actividad dentro del procedimiento formal de la ordenación de Sánchez como Arzobispo de Tucumán. En la misa, Sánchez fue acompañado por Luis Villalba, representante de la Iglesia nacional; el saliente arzobispo, Alfredo Zecca, entre otros.

“Vamos a trabajar juntos en un Iglesia que crezca en Comunión para el bien de nuestra querida Tucumán y de nuestra Patria. De la mano de la Virgen, vamos a seguir a Jesús con alegría”, dijo en sus primeras declaraciones Sánchez.

Qué significan los símbolos que lucirá el arzobispo Carlos Sánchez a partir de hoy.

“Siento mucha alegría y gozo. Es renovar la fe que recibí en mi día de bautismo, hoy vuelvo a profesar esa misma fe y fidelidad a esta mí amada esposa que es la iglesia de Tucumán”, quien ahora está a cargo de todas las parroquias y los movimientos católicos. “Que seamos un iglesia viva y servidora para que el reino del señor siga expandiéndose”, fue uno de los deseos de Sánchez.

Algunas frases del juramento de Sánchez:

- “Velaré por la unidad de la iglesia episcopal “.

- “Para que las verdades que se deban profesar y aplicar a las costumbres, tal como son propuestas por el Magisterio de la Iglesia, sean transmitidas y explicadas a todos”.

- “Por otra parte, a los que están en el error les daré a conocer la fe con espíritu paterno, y me esforzaré con todo empeño para que lleguen a la plenitud de la verdad católica”.

- “Cumpliré con el ministerio que me ha sido encomendado, que siendo ejemplo de mi rebaño, según mí entender, pueda confirmar a los files en la perfección cristiana que deban alcanzar”.

- “Promoveré la disciplina común de toda la iglesia e insistiré en la observancia de todas las leyes eclesiásticas. En primer lugar, en aquellas contenidas en el código del derecho canónico. Vigilando siempre, insistiré con dedicación para que no se introduzcan insensiblemente malas costumbres, principalmente, en lo que respecta al ministerio de la palabra y la celebración de los sacramentos”.

- “Cuidaré de la administración de los bienes temporales de la iglesia”.

- “En cumplimiento del mandato que se me ha encomendado, acompañaré con especial dilección a todos los presbíteros y diáconos. También a los religiosos y religiosas partícipes de una y la misma obra”.

- “Del mismo modo tendré el cuidado de promover las vocaciones sagradas, para que se provea convenientemente a las necesidades espirituales”.

-“Reconoceré y promoveré la diginidad de los laicos y la parte que le corresponde en la misión de la iglesia”. 



Comentarios