Positivo debate de candidatas a una diputación

13 Oct 2017

Se necesitan dos o más personas para que se produzca un debate. Pero también la voluntad de discutir puntos de vista para lograr un acuerdo o para fundamentar una posición. Los dirigentes políticos tucumanos no tienen la costumbre de debatir, de confrontar ideas públicamente para que la ciudadanía conozca cómo piensan. En otras ocasiones, se promovieron discusiones en ámbitos universitarios entre los candidatos a gobernador pero siempre pegaba el faltazo uno de los más importantes.

El miércoles, por iniciativa del programa Panorama Tucumano de LA GACETA TV, se realizó la primera ronda de encuentros que tuvo por protagonistas a las cuatro damas que aspiran a ocupar una banca de diputada en el Congreso Nacional. La experiencia fue positiva desde todo punto de vista. Las candidatas expusieron ideas, se atacaron y criticaron la realidad política de acuerdo con su óptica, también hubo espacio para algún elogio entre ellas, pero faltó que se explayaran más sobre las propuestas que llevarán al Congreso. Si bien no les resultó fácil deliberar, lograron escucharse, que suele ser lo más complicado y redondearon un buen desempeño.

No hay una tradición en nuestro país de este tipo de debates. Desde que regresó la democracia fueron contados con los dedos de la mano los encuentros. Antes de las elecciones de 2015, los dos contendientes principales a la presidencia se enfrentaron en una experiencia inédita que fue bienvenida para los argentinos.

Países como Chile y Brasil tomaron la iniciativa hace años cuando sus candidatos presidenciales, antes de los comicios, participaban de un debate televisivo para trasmitirle sus propuestas a la ciudadanía. En julio de 2011, se sumó a esta saludable práctica la provincia de Santa Fe. Sus tres principales candidatos a gobernador presentaron sus planes de gobierno, a una semana de las elecciones, en el primer debate en su tipo en la historia política de esa provincia. El encuentro se desarrolló en un clima de cordialidad y camaradería, sin golpes bajos y con pocos cruces fuertes entre los aspirantes.

En noviembre 2016 se dio un paso significativo cuando el Congreso dispuso modificar por la ley N° 27337 el Capítulo IV bis del Título III del Código Electoral Nacional, ley 19.945. En el Capítulo IV Bis se establece la obligatoriedad de debates preelectorales públicos entre candidatos a Presidente de la Nación, con la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas. En el Art. 4°, se prescribe quienes no cumplan con dicha obligación serán sancionados con el no otorgamiento de espacios de publicidad audiovisual.

El próximo miércoles se efectuará en Panorama Tucumano el segundo encuentro con los candidatos que se ubican en primer lugar en las listas de sus partidos. Sería interesante que estuvieran en esta ocasión a la altura de las circunstancias y privilegiaran el debate de ideas, por sobre los agravios de todo tipo y calibre con los que vienen apabullando al electorado en estos últimos meses.

Por otro lado, sería positivo que a nivel provincial se elaborara una ley sobre la obligatoriedad de los postulantes a gobernador y a ocupar bancas nacionales a participar de debates públicos. De ese modo, la ciudadanía conocerá mejor a los postulantes a representarla. No puede haber diálogo sin tolerancia y sin escuchar al otro; tampoco una democracia sana.

Comentarios