Copa Davis: Argentina, el último campeón, tiene la soga al cuello

Debe ganar los dos puntos para no descender. Schwartzman juega a las 5. Televisa TyC Sports.

17 Sep 2017
1

PRESIÓN. Schwartzman ya ganó un punto; está capacitado para lograr más. USA Today Sports (archivo)

Repetir la hazaña de 2014 o convertirse en uno de los tres equipos en los casi 120 años de historia de la Copa Davis en descender, un año después de salir campeón. Entre esos dos escenarios se encuentra el equipo argentino que en la madrugada de ayer perdió el partido de dobles y en la mañana de hoy, intentará iniciar una remontada que le asegure un lugar en el Grupo Mundial en 2018.

El partido Diego Schwartzman- Mikhail Kukushkin se programó a las 5, con una serie bajo control del equipo kazajo con la derrota de la dupla integrada por Máximo González y Andrés Molteni ante locales Aleksandr Nedovyesov y Timur Khabibulin por 5-7, 6-4, 7-5 y 6-4.

“Tenemos posibilidades concretas de dar vuelta la serie, no perdemos las esperanzas y lo asumiremos como un desafío enorme”, aseguró Daniel Orsanic tras esa derrota. Y tiene de dónde agarrarse. Hace tres años, Argentina revirtió una situación casi idéntica a la que atraviesa ante Kazajistán, cuando cambió un 2-1 en contra con Israel y cantó victoria por 3-2, en un Repechaje jugado en Sunrise (EE.UU.)

Argentina tenía como capitán a Martín Jaite y quedó en esa incómoda situación casualmente por una derrota como local ante Italia también en septiembre, esa vez en Mar del Plata, mientras que este año el equipo conducido por Orsanic perdió con Italia en la Capital Federal. El domingo aparecieron Leonardo Mayer y Carlos Berlocq para cambiar la historia.

“Como dijo Neymar, mientras haya 1% de posibilidad, tendré 99% de fe. ¡Vamos Argentina carajo!”, tuiteó Guido Pella tras el punto del dobles. El bahiense, que perdió su partido del viernes en el que desperdició dos puntos para ponerse dos sets a cero, jugaría un hipotético quinto punto si es que el “Peque” hace su parte.

Todos esperan que así sea para no repetir las tristes marcas de los campeones que descendieron en la temporada siguiente. Los anteriores casos fueron los de Francia, campeón en 1996 y descendido en 1997, y de Suecia, que se coronó en 1998 y bajó en 1999.

Argentina quiere remontar y seguir un año más en el Grupo Mundial. ¿Podrá? (Télam-Especial)

Comentarios