Procesaron por tráfico de droga a “Gastonero” Chávez, el “Scarface” de Concepción

El sospechoso fue descubierto en Chaco cuando trasladaba unos 146 kilos de marihuana acompañado por una mujer y una niña

17 Sep 2017
4

MOMENTO CLAVE. Los policías chaqueños revisan la camioneta. “Gastonero” observa la escena sentado en una silla y a la par está la mujer que lo acompañó.

A José Julio “Gastonero” Chávez se le desfiguró el rostro cuando observó que los policías le revisaban el interior de la camioneta VW Amarok en un puesto caminero ubicado en la ruta 89 de Chaco, a 60 kilómetros de la localidad de Quimilí, Santiago del Estero. El hombre al que la Justicia Federal y distintas fuerzas que luchan contra el narcotráfico en esta provincia nunca pudieron detener se habría dado cuenta de que el destino, en esta oportunidad, no estaba de su lado. A los miembros de la Policía Caminera de Chaco no les llevó mucho tiempo descubrir que en el interior del vehículo, a la vista de todo el mundo, había 146 kilos de marihuana fraccionados en 142 paquetes envueltos en papel madera.

El hombre, que es comparado en el sur de la provincia con Tony Montana, el personaje que inmortalizó Al Pacino en la película “Scarface”, el 15 de agosto regresaba a la provincia con una mujer y una pequeña de tres años. Según los uniformados, intentó convencerlos de que venía de hacer turismo en Corrientes. Como no lo consiguió, habría intentado sobornarlos con los más de $200.000 que tenía en su poder y que le fueron secuestrados. Hace unos días la Justicia Federal de Chaco confirmó su procesamiento.

Chávez nació hace más de cuatro décadas en Gastona (de allí su sobrenombre), una pequeña comunidad rural ubicada a unos ocho kilómetros de Concepción, ciudad a la que se mudó hace más de una década. Se hizo conocido cuando formó pareja con Carla “La Jefa” Sánchez, la joven que está acusada de haber dirigido una banda que se dedicaba al traslado de droga desde el exterior para luego distribuirla a nivel nacional.

Fuentes judiciales y policiales aseguraron que su nombre aparece en numerosas investigaciones, pero que en ninguna pudo sumarse las pruebas necesarias para llevarlo a juicio por causas vinculadas a drogas. En la Justicia ordinaria ya cuenta con una condena y, según explicaron sus allegados, tiene al menos seis procesos abiertos, es decir, sin resolución.

En marzo de 2013 fue detenido por la Policía de Tucumán en Termas de Río Hondo cuando circulaba por esa ciudad en un Peugeot 308 descapotable. Tenía pequeñas dosis de cocaína y marihuana, además de un arma de fuego. El lujoso vehículo estaba a nombre de “La Jefa”, que en esos momentos manejaba el negocio desde Santiago del Estero. Por ese motivo, “Gastonero” aparece mencionado en el fallo del juicio abreviado al que se sometió Sánchez y en el que fue condenada a cinco años de prisión.

En septiembre de 2014, Chávez volvió a tener problemas con la Justicia Federal. Efectivos policiales le secuestraron marihuana y cocaína en su casa del barrio Municipal de Concepción. Sin embargo, el juez Daniel Bejas, en un fallo de abril de 2015, declaró nula la causa. Su defensor, Gustavo Morales, logró comprobar que los testigos del allanamiento no presenciaron la requisa que hicieron los uniformados y que sólo vieron la droga incautada cuando ya la habían colocado sobre una mesa.


PROTAGONISTA. José Julio “Gastonero” Chávez.

La situación procesal de “Gastonero” ahora es complicada. La mujer que lo acompañaba en el viaje (no se determinó aún si es su actual pareja o si fue una mera acompañante) fue beneficiada con arresto domiciliario porque no tenía quién se hiciera cargo de sus hijos menores y volvió a Concepción. Él, en cambio, insistirá con el pedido de que lo trasladen a una unidad de Tucumán. Está acusado de transportar droga para comercializarla en la provincia. Se sospecha que con esa cantidad podría haber abastecido sus quioscos y que también podría haber vendido al por mayor a otras redes de narcomenudeo.

Chávez es un hombre conocido en Concepción. Además de tener fama de pesado, vecinos del barrio Municipal y allegados, en charla con LA GACETA, contaron algunos detalles de su vida. “Vino con una mano adelante y otra atrás. Al poco tiempo se comenzó a verlo en autos de alta gama y con mujeres diferentes. Era como ‘Scarface’, siempre usaba lo mejor: la mejor pilcha, los mejores autos y las mujeres más lindas. La ostentación siempre fue lo suyo”, indicó Raúl.

Luis comentó que a todo el mundo siempre le llamó la atención el nivel de vida y los progresos que tenía, a pesar de que no sabía a qué se dedicaba. “Los concepcionenses lo conocieron porque normalmente andaba dando vueltas en su auto descapotable escuchando música a todo volumen. Nunca se lo vio en un vehículo común y corriente, siempre lujosos”, destacó.

“En el barrio también eran famosos los encuentros que hacía en su casa. Todos los que fueron contaron que se tomaba champaña y bebidas muy costosas e importadas”, agregó el vecino.

Las fuentes consultadas por LA GACETA destacaron que las mujeres eran su debilidad. Comenzó a ser conocido por su relación con “La Jefa” Sánchez. Pero su nombre trascendió su ciudad de origen cuando fue acusado de secuestrar a una menor de 17 años, aunque la adolescente luego reconocería que ella era su pareja. Sin embargo, en los últimos tiempos llamó la atención de todos los habitantes del barrio por haber mantenido un romance con una importante dirigente política de la zona.

Quién era "Scarface"

“Scarface” o “Caracortada”, película dirigida por Brian De Palma, fue estrenada en 1983. Cuenta la vida del ex presidiario cubano Antonio “Tony” Montana, que llega a Miami (Estados Unidos) en busca de dinero y éxito. Al poco tiempo se hace fuerte en el mundo del narcotráfico a través de homicidios y traiciones. En el filme, el protagonista, que hacía culto a la ostentación, se enamoró de Elvira (Michelle Pfeiffer), la mujer del hombre que le abrió las puertas en el negocio, a quien asesina para seguir avanzando en el mundo narco. Luego de traicionar a los colombianos, es asesinado por un ejército de sicarios contratados por las personas a las que les había intentado arrebatar el poder. La película, considerada como un clásico, tiene una particularidad: el guión fue escrito por Oliver Stone mientras realizaba un tratamiento por sus problemas de adicción en Francia y plasmó en el libreto varias historias que le contaron los miembros antinarcóticos de la Policía de Miami y de la DEA.

En Esta Nota

Narcotráfico Concepción
Comentarios