Aumentó el hambre en el mundo, informa la ONU

Las causas, los conflictos violentos y el clima La mayoría de las víctimas se encuentra en Asia, pero la crisis es peor en África, donde está afectado el 20% de la población

17 Sep 2017
1

ROMA.- El hambre en el mundo volvió a aumentar el año pasado tras décadas de declive, alertaron varias agencias de la ONU en un informe que cifra en 815 millones las personas que no tenían lo suficiente para comer en 2016, muy por encima de los 777 millones de 2015.

El número de personas afectadas cayó de forma continua de los 926 millones en 2005 a los 795 millones en 2010, y se había estabilizado en general hasta el salto “preocupante” del año pasado, constata el informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo”.

La proporción de población global que sufre escasez crónica de alimentos cayó del 15 por ciento en 2000 al 10,6 por ciento en 2015, pero aumentó al 11 por ciento en 2016.

El informe fue redactado por el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Estas agencias explican que “aún no está claro” si el incremento del hambre es una irregularidad aislada o el comienzo de una nueva tendencia, pero en cualquier caso “supone un importante desafío para los compromisos internacionales de acabar con el hambre en 2030”.

La ONU atribuyó a los conflictos violentos y a sucesos relacionados con el clima, como el fenómeno de El Niño, el “repentino” empeoramiento de la seguridad alimentaria en algunas partes de África subsahariana, del sudeste asiático y de Asia occidental.

Sudán del Sur, donde se declaró una hambruna a principios de 2017, y el noreste de Nigeria, Somalia y Yemen -clasificadas como zonas con un elevado riesgo de hambruna- han sido identificadas como regiones especialmente preocupantes.

La mayoría de las personas que pasan hambre, 520 millones, se encuentra en Asia. Sin embargo, en proporción, la crisis alimentaria es peor en África, donde el 20 por ciento de la población, 243 millones de personas, se ve afectada. Y el porcentaje aumenta al 33,9 en África Oriental.

Entre los niños menores de 5 años, 155 millones miden demasiado poco para su edad, 52 millones están demasiado delgados y 41 millones sufren sobrepeso, señala el informe. La obesidad ha aumentado en todo el mundo, afectando a 614 millones de personas o al 13 por ciento de la población adulta mundial.

Las agencias de la ONU también lamentan el hecho de que 613 millones de mujeres en edad fértil, alrededor de un tercio del total, sufren anemia o deficiencia de hierro, lo que supone un riesgo para ellas y sus hijos.

El descenso del hambre en los últimos años se ha debido en gran medida al rápido desarrollo económico de Asia. Hace dos años, la ONU alabó el hecho de que más de 200 millones de personas se habían librado del hambre desde 1990. (DPA)

Comentarios