Sobre el cierre del libro de pases, Graciani firmó contrato y se sumó a la ilusión del ascenso

14 Sep 2017
1

CONTENTO. Graciani sonríe luego de sellar su vínculo, por un año, con San Martín. twitter @CASMOficial

En las últimas horas antes del cierre del libro de pases, casi sobre la chicharra, San Martín logró abrochar su refuerzo número 17 de cara a la nueva temporada. En menos de 12 horas Gabriel Graciani arregló con los dirigentes; arribó a nuestra provincia; firmó su contrato y se entrenó junto a sus nuevos compañeros.

“Estoy contento porque finalmente se pudo concretar el pase”, le comentó a LG Deportiva el volante por derecha, minutos después de haber estampado su firma que lo liga a San Martín hasta final de temporada.

En el inicio del mercado de invierno, Diego Cagna había posado sus ojos en él y la dirigencia había tratado de sumarlo. Pero en aquel momento no pudo ser. “Por algunas circunstancias se había caído la posibilidad. Pero gracias a Dios pude rescindir el contrato con Estudiantes y eso facilitó mi llegada”, explica el volante que intentará darle vuelo al equipo por la banda derecha.

Graciani no anda con vueltas. Quiere recuperar el protagonismo que no tuvo en el “Pincha” y transformarse en una pieza importante de un “Santo” con sueños de Primera. “Vengo muchas ganas y sueños. Tengo la idea de ganarme un lugar en el equipo y tratar de sumar en pos del objetivo que tiene bien firme este grupo”, dice hablando ya como un integrante más, a pesar de su reciente arribo. “Los chicos me recibieron muy bien. Se ve que hay un lindo grupo, ahora será tarea de todos poder armar un buen equipo para tratar de lograr lo que todos queremos”, sentencia.

Las ganas de Cagna de contar con el volante nacido hace 24 años en Bovril, Entre Ríos, posibilitó que el pase se concrete. “Siempre es bueno que un entrenador te quiera. Él me llamó unos días antes y me dijo que le gustaría contar conmigo. Eso fue determinante para que me decida por llegar este club”, avisa antes de hacer una pausa y dar especificaciones sobre su juego. “Soy un volante con ida y vuelta. Me gusta jugar por afuera y tratar de desequilibrar siempre. Si bien soy más ofensivo, no tengo no tengo problemas en colaborar en la marca. Siempre voy a hacer lo que me pida el técnico, quiero serle útil al equipo”.

San Martín casi que tiene la obligación de ser protagonista. Volver a Primera División es una necesidad y Graciani está preparado para colaborar en la causa. “Es un club grande que siempre tiene que apuntar alto. Tengo amigos que jugaron en otras temporadas acá y todos me comentaron que es un club que siempre se plantea objetivos altos. Eso es lindo; además tiene una hinchada que apoya siempre y eso también ayuda. Espero que podamos lograr rápido el nivel que todos queremos para tener más chances de lograr el objetivo”, concluye.

Sobre el final del mercado de pases, Graciani se transformó en el último pasajero “santo”, en un tren que pretende llegar a la gloria.

Comentarios