Los “Millennials” son el nuevo objeto de deseo de la industria del turismo

Avidez china por conocer el mundo. Un tour a la Patagonia y la Antártida, por U$S 25.000, se agotó en solamente una semana. Hay millones de viajeros, nacidos al abrigo de internet entre 1980-2000, independientes y con poder económico

28 Ago 2017
1

“INVASIÓN” ORIENTAL. Unos 120 millones de turistas chinos, que están dando vueltas por el mundo, tienen menos de 40 años de edad. reuters

“El 87% de los 120 millones de viajeros chinos tienen menos de 40 años”, dice Xiaofeng Gu, consultor internacional en turismo de lujo y turismo Lgbt (lesbianas, gays,​bisexuales y transexuales) de ese mercado asiático, en referencia a esa franja de viajantes que nacieron entre 1980 y 2000, conectados a las nuevas tecnologías, independientes, con aspiraciones a tener experiencias, más que viajes, y que es objeto de deseo de toda la industria turística.

Ya no viajan como turistas pasivos de sólo mirar y volver a las casas, sino que les interesa compartir momentos con las personas en el destino, saber como se come, cómo se vive, y compartir departamentos a través de plataformas como Airbnb, entre otras características. Justamente esta cuestión de la llamada economía colaborativa, como las plataformas que alquilan departamentos, es un fenómeno que está en auge en las principales capitales del mundo, tema no exento de controversias.

“Mi discurso sobre los Millennials es sinónimo del cambio que se está dando con las nuevas tecnologías, por ejemplo, el fenómeno de la economía compartida. El hecho es que estos turistas hoy en día planifican las cosas por su cuenta y son mucho más caprichosos en el gasto”, dijo Peter Jordan, de la empresa Toposophy y asesor de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

El especialista explicó que estas tendencias son lideradas por Millennials “aunque no exclusivamente”, aclaró, por lo que recomendó no concentrarse exclusivamente en ese grupo “sino observar su comportamiento como señal de cómo van a ser las cosas en el futuro”.

Lo que distingue a este grupo de los otros, de acuerdo al análisis que hizo Jordan y que está reflejado en el Segundo Reporte sobre Turismo Lgbt que realizó para la OMT, es que están ampliamente conectados.

“No quiere decir que otros grupos no lo están, pero ellos han nacido con esa tecnología, son nativos, entonces internet es el primer recurso que utilizan a la hora de resolver los temas. Sabemos que están buscando la interacción online, pero también la offline, porque la tecnología es muy aislante”, explicó. En tal sentido, Jordan señaló que los hoteles más modernos, orientados a este mercado, están creando nuevas salas y salones con muebles hechos para que la gente hable entre sí y se conozca, también con talleres de cocina “lo que muestra el cambio de comportamiento de estos establecimientos”, aclaró.

Jordan hizo hincapié en que esta mirada a los Millennials se justifica también por los mercados emergentes asiáticos, como China, que por una cuestión demográfica tienen una gran cantidad de eventuales turistas emisores jóvenes con gran poder económico.

“Esto los diferencia de los mercados emisores emblemáticos como Estados Unidos y Europa, donde se da lo contrario por el tema de la desocupación, que es mucho más elevada en los jóvenes”, aseveró. “En Europa -agregó- vemos la diferencia entre los que han sufrido la crisis, el paro juvenil, que al final va a tener sus consecuencias para el mundo de viajes. Para muchos jóvenes en Europa viajar hoy significa ir a buscar trabajo o estudiar y adquirir nuevas habilidades para ir a otros lugares”.

Tal como señalaba el especialista asesor de la OMT, los mercados emergentes asiáticos, y China en particular, tienen mucho para mostrar en cuanto a los Millennials, con cifras que escapan a la imaginación y despiertan el apetito comercial de toda la industria.

Altos ingresos

“Son parte de lo que se ha dado a conocer como la Generación de los Millennials, y las dos terceras partes de este enorme porcentaje pertenecen a la categoría de altos ingresos, profesionales y con conocimiento del inglés”, precisó. Esta nueva generación “es muy independiente y quieren demostrar que son muy sofisticados. Les interesa más las opiniones de sus pares al momento de elegir un destino que la de los medios establecidos, y reciben la influencia de YouTube”, precisó el especialista.

“A los Millennials chinos les gusta viajar sin seguir a la manada y prefieren las experiencias personalizadas. Su idea de lujo cambió; ahora la experiencia en sí es un lujo”, explicó Xiaofeng Gu, y puso como ejemplo la avidez por viajar, por ejemplo, a la Patagonia y la Antártida, una propuesta que se puso a la venta por 25.000 dólares -un máximo de 50 turistas- y se agotó en menos de una semana.

Recordó que todos los Millennials chinos cuentan con teléfono inteligente y lo utilizan para todo el proceso del viaje; “quieren todo ya, cómo y cuando lo desean” y comparten sus experiencias a través de las redes permitidas en el país, como WeChat.

“Un dato para que Argentina tenga en cuenta al momento de querer atraer a este enorme segmento es conocer que el WeChat tiene 900 millones de participantes activos, de los cuales el 30% lo abre 20 veces al día. De ellos, 65.000 visitantes descargaron la guía de visitas a Buenos Aires”, dijo Xiaofeng Gu, como dato para que tomen nota los operadores turísticos nacionales. (Télam)

Comentarios