Analizan tres hipótesis para esclarecer el homicidio de la joven trans

1

EN UN DOCUMENTAL. Ayelén Gómez apareció en un corto donde contaba porqué se dedicaba a estudiar.

El crimen del parque: “Ayelén murió porque la sociedad siempre le cerró las puertas”.

14 Ago 2017

“Ella no merecía un final así. Ella quería crecer. Soñaba con ser normal, ser aceptada por la sociedad. Quería ganarse la vida como cualquier persona normal, trabajando como empleada doméstica o de comercio, pero no pudo hacerlo, porque por su condición le cerraban todas las puertas. Entonces no le quedaba otra que prostituirse para poder subsistir”, le dijo a LA GACETA Romina Juárez, conocida de Ayelén Gómez, la mujer trans que fue asesinada en la madrugada del sábado en la zona del Parque 9 de Julio.

Personal del club Tucumán Lawn Tennis realizaba los últimos aprestos para que en su cancha se disputara un encuentro. Cuando se encontraban colocando la cartelería, descubrieron un cuerpo y llamaron a la Policía. Los peritos de la fuerza creen que a la joven la asfixiaron (posiblemente introduciéndole tierra en la boca) en un lugar cercano y luego arrojaron su cuerpo debajo de la tribuna. Por eso se habrían detectdo en su cuerpo golpes posteriores a su muerte.

Los efectivos de la División Homicidios, al mando de los comisarios Hugo Cabezas y Sergio Cuéllar trabajaron toda la noche buscando datos para esclarecer el caso. La madre de Ayelén le dijo a los pesquisas que ella dejó su casa el jueves para encontrarse con una tal Marcela. Los policías lo ubicaron y ella declaró que estuvieron juntas hasta el viernes por la noche, cuando fueron a trabajar en la zona del Parque.

Hasta el momento, los pesquisas manejan al menos tres hipótesis del crimen. En las dos primeras se estima que Ayelén fue víctima de la ira de un cliente o que la trans que la regenteaba podría estar implicada. La madre de la víctima del crimen confirmó que no tenían buena relación.

Sus compañeras anoche no estuvieron en el lugar donde ocurrió el hecho. Tampoco hubo mucho movimiento en un boliche donde normalmente concurren las amigas de la joven oriunda de Ranchillos. Esos son datos que fueron tenidos en cuenta por los investigadores.

La última hipótesis que se baraja surgió a través de un dato llamativo. En las últimas horas trascendió que en la zona donde se cometió el crimen normalmente vive una pareja en situación de calle. Después del hecho, no se los vio por el lugar, lo que llamó la atención a los pesquisas.

Ayelén, de 31 años, vivía en Ranchillos. “Estaba cansada de sentir el rechazo de su comunidad y sufrir el maltrato y los insultos en la calle. Ella era una mujer. Se sentía, se vestía y amaba como una mujer, pero nunca la entendieron. Todo se complicó cuando tuvo un problema con la policía”, agregó Romina.

Ese problema a la que se refiere su amiga fue haber denunciado en 2012 al personal de la Seccional 2° de haber abusado de ella (ver nota aparte). “Después de ese hecho decidió irse a Buenos Aires”, comentó,

En la gran ciudad la pasó mal. Tuvo muchas necesidades, pero la vida pareció sonreírle cuando decidió ingresar al Bachillerato Popular Trans Mocha Celis para iniciar sus estudios secundarios. Terminó el primer año y decidió regresar a su provincia natal para continuar sus estudios en el Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas,

Ayelén aparece en el corto “Mocha Celis, la escuela de la ternura”. Allí, con timidez, dijo: “me ayudó muchísimo en mi vida. Me hizo tener más responsabilidad, me ayudó a reemplazar el trabajo, por otras cosas que no me servían. Antes tenía libre espacio para consumir cosas que no debía, y ahora los tiempos que tenía libre antes, los tengo para poder estudiar”.

Piden colaboración

El comisario Hugo Cabezas, jefe de la División Homicidios, pidió colaboración para que se esclarezca el caso. Los testigos que tengan algún dato que ayude a esclarecer el crimen de Ayelén Gómez deben comunicarse al teléfono 4518895 o personalmente concurrriendo al Pasaje Bascary 2834. También se puede aportar datos en la Fiscalía X.

Comentarios