13 Ago 2017

Desilusión empresaria

En LA GACETA del 8/8 se publica una misiva de la lectora Catalina Lonac, abogada, dueña, entre otras grandes empresas, de varios ingenios azucareros y de una alta casa de estudios en San Pablo, San Pablo T. En esa carta, bajo el título de “Desilusión empresaria”, ella se manifiesta desilusionada porque, en su criterio, en nuestro país no se valora ni se pone en el lugar más alto a los empresarios. Nos comenta de su viaje realizado a los países nórdicos- Dinamarca, Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia y Suiza-. Países aquellos que, sabemos, tienen culturas diferentes de las nuestras. No dudo que son más ordenados que nosotros. Pero no creo que los tributos (impuestos) sean iguales a los nuestros. En nuestro país, muchos gobiernos, especialmente los de facto, no sólo cerraron fuentes de trabajo y dejaron a cientos de miles de personas sin trabajo; también secuestraron y mataron a gente que pensaban distinto a ellos. En la década de 1990 se cerró nuestro ingenio San Pablo, sobre cuyas ruinas se levantó la Universidad. Hoy, en mi pueblo mucha gente vive de la peor forma, en casas muy precarias, sin papeles Ha pasado un cuarto de siglo y la situación continúa igual o peor: sin gas natural; sin agua las 24 horas del día, sin cloacas... Camiones y maquinarias agrícolas de gran porte transitan sin ningún impedimento por las principales arterias del pueblo, en horas de clase del colegio primario y secundario y de la escuela provincial. Quisiera creer que esto no sucede en los países nórdicos. ¿Serán del Primer Mundo? Es posible que los empresarios sean cuidadosos y respetados; pero en la Argentina no hay un trato de reciprocidad: muchos obreros y empleados de grandes empresarios o de minúsculos grupos de poderosos industriales que manejan la casi totalidad de la economía de nuestro país trabajan en negro; es decir, sin aportes jubilatorios ni obra social. La marchita a la que hace mención es sin duda la “Marcha Peronista”. El capital que se intenta combatir es aquel que es foráneo; que viene a nuestra amada Argentina, hace pingües ganancias y las envían al exterior. El obrero, el ama de casa, el asalariado en negro, el jubilado también se acuestan a la 0 hora y se levantan a las 6; trabajan los que pueden; y los que no, rezan para poder subsistir un día más. Señora, no dude: si el sistema político de este país la maltrata, levante sus imperios económicos y ubíquelos en otro país; sepa que tenemos algo en común, amamos nuestro país. Pero desde distintos extremos: soy simplemente un jubilado, de ascendencia siria; mis abuelos por parte de madre y padre vinieron de esas latitudes. Se cree que de donde nació el mundo. Le comento que ansiaban volver, pero no pudieron; murieron pobremente y abonaron con sus huesos la fértil tierra argentina.

Carlos Alberto Drube

Avenida San Martín 51, San Pablo.


Gasnor

La factura del período 3/2017 con fecha de emisión el 13/6 fue dividida en dos pagos con vencimiento el 2/7 y el 1/8, se agradece que por lo menos nos den esa facilidad frente al increíble aumento que tenemos que pagar. Ahora, la factura del período 4/2017, con fecha de emisión el 8/8, fue dividida en dos pagos, el primero con vencimiento el 23/8 y el segundo el 22/9. De esta manera la división en dos cuotas no nos ayuda nada, pues con el mismo sueldo de julio tenemos que pagar, además de la segunda cuota del período 3/2017, la primera cuota del período 4/2017. Lo lógico hubiera sido que los vencimientos del período 4/2017 sean a principios de septiembre y a principios de octubre. ¿Se entiende no? Me pregunto: ¿lo hacen de gusto o no se dan cuenta?

Elisa Colombo

[email protected]

 

¿Estadio único?

Antes que construir un estadio único, es necesario ayudar a clubes y deportistas de toda la provincia. Hace un tiempo una asamblea ordinaria de la Liga Tucumana de Fútbol había aprobado por unanimidad realizar un pedido oficial a la Legislatura para que se dicte una ley para que el Poder Ejecutivo construya un estadio único en la provincia. El interés de aquella iniciativa “era hacer algo que les sirve a todos los tucumanos”. Aquella iniciativa, bajo otras circunstancias, “comienza a tomar forma” a partir de una “reunión de funcionarios y empresarios en Casa de Gobierno con el objetivo de avanzar en la construcción de la obra en terrenos expropiados al ingenio San Juan, en Banda del Río Salí”. La idea, por supuesto, generó un gran entusiasmo en los habitantes del municipio por sus posibilidades de generar trabajo. También, en ese sentido, se expresaron los habitantes de otras localidades como San Pablo, Los Nogales, etcétera. Otros se manifestaron por necesidades más inmediatas como escuelas, hospitales y obras para evitar las inundaciones. También, los hinchas, se pronunciaron en defensa de sus respectivos estadios. ¿Sirve a “todos los tucumanos”? ¿Es el “sueño que tienen los tucumanos”, un estadio mundialista y un polideportivo cerrado, como afirma el secretario general de la gobernación? “Tucumán lo necesita porque perdemos espectáculos y negocios por no tenerlos”, ya que “el estadio será una gran inversión de infraestructura” donde se podrán ir construyendo centro de convenciones comerciales y culturales”, señaló el presidente de la Cámara de Turismo de Tucumán ¿Negocios? Este nuevo espacio “no afectará a las canchas de San Martín y Atlético”, se argumentaba, cuando se lo proyectó como “estadio único de Famaillá”. ¿Los hinchas de ambos equipos van a compartir un nuevo escenario, dejando a sus queridas instituciones? Es verdadera la necesidad de un estadio con estacionamientos y accesos amplios que pueda albergar la cantidad de gente que mueven San Martín y Atlético. ¿Están hablando de un estadio para partidos muy puntuales? ¿No se afectan acaso los intereses de clubes que llevan a cabo remodelaciones muy importantes? Muchos interrogantes. El socio y el hincha de algún deporte, perteneciente a un determinado club, no debe ser enfocado como un “cliente” o “consumidor” de un negocio o un servicio. Un club no es una sociedad anónima. Al socio, por el contrario, lo une un sentido de pertenencia a pesar de los pocos “beneficios” que puede implicar ser un asociado. El asociado está por encima de un interés privado. El Estado, por el contrario, no debe incentivar negocios con sus recursos, sino ayudar, por igual, a todos los clubes de la provincia. Es necesario darles un “empujón” ya que están desapareciendo ¿Razones? El poder adquisitivo de los socios no es el mismo que el de otros años. Priorizan otras necesidades a la cuota societaria. Todo “se hace a pulmón”, haciendo imposible mantener empleados y gastos fijos ¿El gobierno realizó algún estudio serio sobre los costos que tienen socios y deportistas para asistir y realizar distintas disciplinas? Una política sobre el deporte debe arrancar haciendo hincapié en las necesidades del sujeto del deporte.

Pedro Pablo Verasaluse

[email protected]

 

Derechos para chicos con tgd

Joaquín es un niño de 5 años de la localidad de Yerba Buena; presenta como diagnóstico Trastorno Generalizado del Desarrollo y es portador del Certificado Único de Discapacidad. Con sus padres, Romina Noelia y Juan Pablo, habíamos solicitado a la obra social a la que se encuentra afiliado el niño la cobertura del acompañante terapéutico, obteniendo como respuesta una negativa. Consideraban que no se trataría de una prestación que haga al cuidado de su salud. Una vez que acudimos a la Justicia, obtuvimos fallo favorable, y se ordenó por medio de una medida cautelar el cumplimiento de la cobertura a través de la acompañante terapéutica del niño, y sin poder la obra social limitar los alcances de cobertura de forma unilateral. Esto constituye un gran avance en el desarrollo de los antecedentes jurisprudenciales, y abre ahora un nuevo camino en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad contra este “tire y afloje” del sistema burocrático de quienes deben velar por la salud. Los niños con TGD-TEA, si bien comparten un mismo diagnóstico o naturaleza, varían sus manifestaciones de caso en caso, siendo las áreas afectadas la interacción social, la comunicación, los intereses restringidos y conductas repetitivas. El rol del acompañante terapéutico en este caso se orienta a hacer de nexo para poder alcanzar y afianzar el más pleno desarrollo, trabajando de forma interdisciplinaria con los equipos médicos y de rehabilitación, las instituciones educativas, la familia y el entorno social, aplicando técnicas y planes de trabajos que orienta dicha disciplina. Un primer paso está dado, la justicia ha dictaminado a favor de este derecho esencial de Joaquín, resta que las obras sociales tomen conciencia y eviten cercenar la calidad de vida de todos estos niños, como tarea de todos los días .

Juan Manuel Posse

[email protected]

 

Plus médico

Sin tomar cartas en el asunto, la justicia no realiza ninguna acción sobre el plus médico. Hay provincias que lo desechó; como corresponde, se normalizó; el plus médico es ilegal, porque no se puede extorsionar a un paciente a pagar el doble si esta amparado por su obra social. Que alguien explique por qué este método, que no se justifica, se sigue aplicando en Tucumán. Centros especializados piden hasta dos órdenes y se paga lo que ellos estipulan sin reintegros; todo está tergiversado; nadie pone límites a lo que no se justifica.

Carlos Rubén Avila

[email protected]

 

Ejemplos a seguir

Hacía mucho tiempo que un programa televisivo no me producía semejante impacto emocional. Lo más llamativo fue que, por lo general luego de ver por la noche diferentes programas políticos uno queda medio crispado e insomne. El viernes, viendo televisión, me ocurrió todo lo contrario; primero me hizo llorar y luego dormí con una paz no habitual para estos días preelectorales. Por eso me impactó tanto la entrevista de Alejandro Fantino al cirujano-odontólogo-traumatólogo Alejandro Roisentul, un argentino que vive en Israel y se desempeña en el Hospital de Safet a 11 kilómetros del Líbano y 40 kilómetros de Siria, donde se encarga de la cirugía reparadora maxilo-facial de los “heridos de guerra”. Con una modestia conmovedora dentro de su pormenorizado relato sobre la desgarradora guerra que involucra al Líbano, Siria e Israel, este poco común ser humano contó cómo “cura enemigos”, sin límites de nacionalidad, sin ninguna diferencia ni “grieta” que los separe. Querido conciudadano, tucumano y argentino, escribo estas líneas para invitarlos a reflexionar sobre la fundamental importancia de priorizar la unidad entre hermanos, muy especialmente en un momento de tan abismal división que vivimos los argentinos.

Miguel Ángel Sáez

Muñecas 616, San Miguel de Tucumán.


Ciudad de "aguas servidas" 

En el editorial de LA GACETA del 3/8, titulado “Las aguas servidas que asedian partes de la ciudad”, puede leerse, entre otras cosas, lo siguiente: “La vida cotidiana puede convertirse en nauseabunda cuando los líquidos cloacales fluyen permanentemente. Ello sucede en varios sectores de San Miguel de Tucumán, desde hace mucho tiempo”. Y también: “Esta realidad viene haciendo aguas ‘non sanctas’ desde hace años en varios barrios de la ciudad. Ello refleja la incapacidad de los gobiernos para dar una solución definitiva a estos problemas que no sólo son portadores de enfermedades, sino que también contaminan el medio ambiente”. Respecto a esto, le sugiero al gobierno que tome cuenta de que si no existen recursos o no les interesa realizar las obras públicas necesarias para cambiar esta realidad, por lo menos, le exija a la SATque destranque las cañerías obstruidas, cosa para la que no se requiere tener mucho dinero (aunque, pareciera ser que tienen un solo camión para atender la demanda de toda la ciudad). Personalmente, hace poco fui testigo de uno de estos trabajos, realizado en la esquina de Juan B. Terán y Crisóstomo Álvarez, donde, luego de 40 días (que contienen 57.600 minutos) de existir un derrame cloacal,me encontré casualmente con el camión en el instante en que los empleados de la SAT llegaron a destrancar la cañería. Y controlé con el reloj el tiempo de duración de dicha acción. Aunque parezca increíble, destaparon la cloaca, pusieron la manguera de presión, la sacaron y cerraron ocho minutos. Sí, leyó bien: ocho minutos. Siendo así las cosas, es para creer o reventar que exista tanto desinterés en esto.

Daniel E. Chavez

Pasaje Benjamín Paz 308, San Miguel de Tucumán.

Comentarios