Sánchez y la difícil misión de ser arquero suplente

El refuerzo del arco “decano” tiene adelante a Lucchetti, uno de los emblemas del club.

13 Ago 2017
1

NUEVOS COLORES. Sánchez grita durante su primer partido con los colores de Atlético, el jueves pasado ante la Reserva de Boca. El arquero no recibió goles y tuvo una buena actuación. twitter / @soydecano939

Pocos puestos deben estar tan bien cubiertos como el arco de Atlético. Cristian Lucchetti representa muchas cosas para el “Decano” y su excelente labor bajo los tres palos es sólo una de ellas, después de varios años en el club. Arqueros como Ezequiel Cacace, Lucas Calviño y Josué Ayala, más los de inferiores, han estado a la sombra del “Laucha” en el último tiempo y cada vez que llega uno parece estar destinado a eso; pero el nuevo arquero, Alejandro Sánchez, no se resigna a tener poco protagonismo.

El ex Nueva Chicago hace poco que se incorporó a Atlético y lo hizo consciente de la situación del arco del equipo y su dueño. Aún así se mostró dispuesto a afrontar el desafío de aportar tu granito de arena para que el equipo pueda seguir siendo competitivo en el fútbol local e internacional.

“Hay que respetar los momentos, los puestos, pero si me trajeron es para sumar trabajo al club y desde ese punto hay que saber aprovechar las oportunidades que se me brindan”, apuntó el portero en diálogo con LG Deportiva.

Sánchez debutó extraoficialmente con el buzo de Atlético el último jueves en el amistoso que se jugó entre los suplentes con el equipo de la Reserva de Boca, en Buenos Aires.

El arquero, quien fue titular gran parte de la campaña del equipo de Mataderos en la Primera B Nacional, reconoce que la temporada anterior fue algo compleja, tanto en lo futbolístico como en lo institucional.

No obstante, agregó que toma este nuevo desafío en su carrera no como algo ligado a la revancha, sino estar bien psicológicamente. “Para un jugador eso es muy importante”, afirmó.

El equipo de Mataderos vivió en la temporada pasada complicaciones, no sólo en el juego, sino que hubo cambios de técnicos y terminó resignando la chance de ascenso, además de deudas económicas con el plantel.

Sánchez, de 30 años, pasó por Platense (ganó el torneo Apertura 2005 y Clausura 2006 de la B Metropolitana y ascendió a la B Nacional), luego pasó por Audax Italiano de Chile -jugó más de 100 partidos-, y entre 2014 y este año estuvo en Nueva Chicago, con el que logró ascender a Primera en 2015, pero al año siguiente volvió a la B Nacional.

Al referirse a lo que pudo ir conociendo del plantel que conduce Ricardo Zielinski, Sánchez destacó: “el compañerismo y la humildad. Encontré buena gente y me siento muy bien, con ganas de trabajar”.

Sobre si el reciente pasado de Atlético, con el ascenso y la participación en las copas internacionales, había dejado la vara alta en cuanto a la exigencia para los nuevos jugadores que se suman a la institución, Sánchez reconoció que eso es así. “Ahora nos queda a nosotros ver si podemos mejorar y hasta superar eso que han hecho los anteriores planteles de Atlético. Debemos estar siempre atentos a lo que viene, tanto a nivel local como internacional”, expresó.

El arquero tomó parte del partido que disputó el equipo “suplente” de Atlético el jueves ante la Reserva de Boca, y en el mismo, más allá de mantener su valla en cero, mostró experiencia desde el fondo y voz de mando para acomodar a la defensa en todo momento.

Comentarios