Sorprendé a tu hijo, regalale una experiencia en el Día del Niño

A falta de una semana, te acercamos algunas opciones para salir de los obsequios tradicionales.

13 Ago 2017

Si todavía no decidiste qué obsequiarles a los chicos de la casa, aquí te damos unas ideas que van más allá de lo tradicional y que de seguro se convertirán en un momento inolvidable para ellos. Escapadas, aventuras, paseos, pijamadas o un día de spa son algunas de las opciones más originales para agasajarlos el próximo domingo. 


para que sienta lo que es volar como un pájaro 
Si a tu hijo le fascina la adrenalina tu opción es obsequiarle un vuelo en parapente. “No hay restricciones de edad, desde que el niño expresa que quiere volar puede hacerlo. Vuelan con un mayor”, detalla Sergio Bujazha, de Loma Bola. Justo en el Día del Niño se desarrolla el Encuentro Nacional de Parapente, así que si llevás a los chicos van a vivir un espectáculo emocionante. También habrá recitales. Lo mejor es ir temprano para contratar el servicio, que tiene descuento para los asociados al Club LA GACETA. (Precio: desde $1.400)
dejá la casa, ponete las zapatillas y llevalos a la selva 
Caminar por las sendas de Horco Molle puede ser una experiencia increíble para los chicos:  aire puro, ejercicio, el esplendor de la naturaleza... El camino más recomendable es Puerta del Cielo: es el que más servicios ofrece, es apto para todos los estados físicos y está perfectamente demarcado. Andá por el camino que va a la Escuela de Agricultura (o tomá el  100 con el cartel “Horco Molle”). Al llegar al CAPS, doblá a la izquierda hasta la valla. Las 10 es buen horario para arrancar a caminar y llegar al mediodía a San Javier, donde se puede almorzar.

>Para que sienta lo que es volar como un pájaro 

Si a tu hijo le fascina la adrenalina tu opción es obsequiarle un vuelo en parapente. “No hay restricciones de edad, desde que el niño expresa que quiere volar puede hacerlo. Vuelan con un mayor”, detalla Sergio Bujazha, de Loma Bola. Justo en el Día del Niño se desarrolla el Encuentro Nacional de Parapente, así que si llevás a los chicos van a vivir un espectáculo emocionante. También habrá recitales. Lo mejor es ir temprano para contratar el servicio, que tiene descuento para los asociados al Club LA GACETA. (Precio: desde $1.400)

> Dejá la casa, ponete las zapatillas y llevalos a la selva 
Caminar por las sendas de Horco Molle puede ser una experiencia increíble para los chicos:  aire puro, ejercicio, el esplendor de la naturaleza... El camino más recomendable es Puerta del Cielo: es el que más servicios ofrece, es apto para todos los estados físicos y está perfectamente demarcado. Andá por el camino que va a la Escuela de Agricultura (o tomá el  100 con el cartel “Horco Molle”). Al llegar al CAPS, doblá a la izquierda hasta la valla. Las 10 es buen horario para arrancar a caminar y llegar al mediodía a San Javier, donde se puede almorzar.



1- Un fin de semana de pesca. 
Aprender a pescar es una experiencia inolvidable y ojo: a no pensar que es una actividad sólo para hombres. Podés hablar con un amigo pescador, un tío o pagar un tour de pesca en El Mollar o El Cadillal, por ejemplo.



2 - Un fogón y cuentos de terror.
 En el fondo de tu casa, en un campo o en un camping. La cosa es ambientar todo para una noche con historias de terror y fogata. Un camping puede ser el de los monjes benedictinos, en El Siambón.



3 - El agua y el cerro desde la aerosilla. 
Desde ningún lugar como desde la altura se puede apreciar la belleza natural de El Cadillal. La aerosilla es una gran opción para tener otra perspectiva. Con Club LA GACETA tenés 2x1 todos los días.



4 - Cociná una receta especial con ellos. 
Pensá en algo especial para vos y contagiáselo a los chicos. Por ejemplo, esa receta que te hacía tu mamá o tu abuela. Cocinar con los hijos es una gran oportunidad de pasar tiempo juntos.
 
5 - Una noche para descubrir el universo. Es un regalo que van a recordar toda la vida: pasar la noche descubriendo los secretos del cielo. Para obsequiarles una visita al Observatorio Astronómico de Ampimpa tenés que disponer de dos días. Se ingresa al predio a las 17 y se lo abandona al día siguiente, a las 10. Las familias se alojan en el lugar, donde realizan actividades guiadas durante la noche y a la madrugada. (Precio: desde $ 250 a $800, depende de la excursión)
 
6 - Para los amantes de los autos. Si tus hijos o hijas son fanáticos de los fierros, la mejor propuesta: pasar la tarde en el Kartódromo de El Timbó. A partir de los 11 años pueden subirse en un karting. El servicio se contrata en el lugar (ruta 312, km 19, Timbó Viejo) y es por orden de llegada. Abre a las 15 y cierra a las 20, detalla Martín Rodríguez. Hay opciones desde 7 vueltas hasta 14, en un circuito de 467 metros. (Precios: desde $150 a $250)



7 - Ideal para los aventureros. 
El regalo perfecto para los hijos aventureros puede ser una tarde remando en kayaks y canoas o paseando en barcos y lanchas. Los más osados pueden optar por escalar muros o arrojarse por una tirolesa. “Todas las actividades pueden hacerse desde los dos años; incluso los padres pueden compartir con sus niños todas ellas”, expresa Sergio Wilde, de una empresa que está justo al lado del anfiteatro de El Cadillal. Para contratar estas travesías no es necesario ir con anticipación.
 
8 - spa para tus hijas y sus amigas. Muchas niñas sueñan con ser princesas y verse bellas. Para ellas, entonces, un regalo ideal es una tarde de spa. Podés armar el programa para un grupo de hasta 15 chicas. El obsequio incluirá tres horas de maquillaje, manicure, masajes. También hay música para bailar y para hacer karaoke, y al final las pequeñas se lucen en un desfile, cuenta Ana Dantur, de Chikispa Tucumán. El servicio debe contratarse con antelación.
 


9 - Una piyamada con sus compinches. 
Para los niños que aman las noches de películas, de cuentos de terror y de compartir con amigos tal vez un buen regalo sea una piyamada. Se puede armar en forma casera o bien contratar un servicio que se encargue de armar las carpas indias con colchones, almohadas y frazadas. Fernanda Arduino, de Piyamadas Fiestas Tucumán, cuenta que incluyen un proyector con pantalla gigante para ver películas.

Opciones efímeras, pero que dejan huellas imborrables
 
Contrariamente a lo que mucha gente supone, los regalos que más perduran en el tiempo no son los que nos hacen más felices. Esto, porque a los objetos materiales nos acostumbramos, en cambio las vivencias asociadas a una emoción producen un efecto más duradero.

“Regalar algo material (por el Día del Niño, en este caso: juegos, juguetes o tecnología) es una de las costumbres socialmente vigentes que, por asumirse como algo frecuente y que siempre fue así, se deja de ver como construcción social y se la sostiene como si fuera una ley natural inmodificable”, explicó el psicólogo Javier Kirschbaum. 

El establecimiento de esta costumbre como “lo normal” hace que a la hora de elegir ni siquiera se evalúen otras opciones, y menos si tienen el carácter de efímeras, como por ejemplo regalar “experiencias” (pescar, observar las estrellas, andar a caballo, disfrutar de la naturaleza, etcétera), sostiene Kirschbaum. 

“Sin embargo, quienes se animan a organizar y a disfrutar de este tipo de experiencias en familia saben que dejan huellas imborrables y  lo importante que son para el bienestar y desarrollo del ser humano”, resalta,

“Esto no significa una demonización de los juguetes, de los juegos ni de los aparatos tecnológicos, que también son importantes en este sentido, y de los cuales hay una muy buena y variada oferta en nuestro mercado”, aclaró.

Kirschbaum opinó también que, lamentablemente, en nuestro medio las opciones de entretenimiento no tradicionales son muy acotadas, lo cual también limita las planificaciones familiares. 

Para aumentar esta oferta de “experiencias” él proyecta abrir de forma permanente el museo “La Juntada”, un lugar con acceso público, para realizar muestras interactivas de juguetes de todas las épocas.

Comentarios