Tucumán no deja de “exportar” economistas a instituciones

En las últimas cuatro décadas, la provincia “exportó” expertos a distintos organismos globales. Según los académicos, el prestigio se construyó sobre la base de un acompañamiento de las políticas universitarias para reclutar a profesores de las mejores universidades estadounidenses. Ciclos económicos, fuentes de crecimiento y políticas monetarias son las orientaciones con más fortalezas.

13 Ago 2017

Al menos la mitad del cuerpo docente de las prestigiosas universidades de los Estados Unidos pasaron por la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) para dictar clases a egresados en Economía. Así como Chicago compite con Nueva York por tener el mejor nivel académico, también Tucumán tuvo esa sana competencia con Buenos Aires. A un licenciado, el período de preparación para la actividad puede demandarle hasta los 30 años de edad, seis de ellos con perfeccionamiento en el exterior, según afirma el titular de la maestría en Economía de la UNT. 

víctor jorge elías
 un trabajo de largo aliento que rindió sus frutos 
El prestigio no se construye en días, semanas o meses. Lleva años. Tal vez esa sea una de las razones por la que los economistas tucumanos son los más buscados. Y, como dice Víctor Elías, doctor en Economía, la base fue sólida por la continuidad, a lo largo de más de cuatro décadas, de apoyo a una disciplina considerada dura, pero que tuvo buenos referentes en su plantel docente, propio y foráneo. La maestría que dirige suele ser como un tamiz y la presión está dada por la matrícula: a la licenciatura en Economía pueden entrar 50, mientras que en la de contador puede llegar a 500. Y los tucumanos, según Elías, tienen mucha fortaleza en algunas áreas aplicadas como las fuentes de crecimiento, la medición de los ciclos económicos o un enfoque en políticas monetarias, muy demandadas en el mundo. “Una de las claves es entender cómo la sociedad toma sus decisiones y no imponer criterios. Un economista no debe apartarse de lo que sabe hacer bien. Y eso no sólo significa focalizar la preparación en la disciplina, sino que alimenta a los profesores, que también debe aprender del alumno a través del debate de ideas”, indica Elías. Tal vez por esa especificidad, la demanda en la licenciatura no sea tan alta. Elías indica que, en muchas unidades académicas, se ha tratado de incrementarla a través de lo que se denomina al economía de negocio. “Pero no se hace foco, no contribuye a que el graduado se perfeccione en determinada línea. La preparación de un economista puede llevarle hasta los 30 años; seis años en el exterior (en esto dependerá mucho de la tesis que elija) y cinco si es brillante. Pero en todo momento debe perfeccionarse”, sugiere. Lo dice un economista que ya lleva más de seis décadas aprendiendo y enseñando; codeándose con los mejores docentes de EEUU, que han respondido cada vez que fueron convocados para capacitar a los que van a la maestría. “Tuvimos la suerte que cerca de la mitad del cuerpo docente de las prestigiosas universidades estadounidenses vinieran a Tucumán. No es un dato menor por la contribución que ello implica para la disciplina”, finaliza.

>Víctor Jorge Elías
 Un trabajo de largo aliento que rindió sus frutos

El prestigio no se construye en días, semanas o meses. Lleva años. Tal vez esa sea una de las razones por la que los economistas tucumanos son los más buscados. Y, como dice Víctor Elías, doctor en Economía, la base fue sólida por la continuidad, a lo largo de más de cuatro décadas, de apoyo a una disciplina considerada dura, pero que tuvo buenos referentes en su plantel docente, propio y foráneo. La maestría que dirige suele ser como un tamiz y la presión está dada por la matrícula: a la licenciatura en Economía pueden entrar 50, mientras que en la de contador puede llegar a 500. Y los tucumanos, según Elías, tienen mucha fortaleza en algunas áreas aplicadas como las fuentes de crecimiento, la medición de los ciclos económicos o un enfoque en políticas monetarias, muy demandadas en el mundo. “Una de las claves es entender cómo la sociedad toma sus decisiones y no imponer criterios. Un economista no debe apartarse de lo que sabe hacer bien. Y eso no sólo significa focalizar la preparación en la disciplina, sino que alimenta a los profesores, que también debe aprender del alumno a través del debate de ideas”, indica Elías. Tal vez por esa especificidad, la demanda en la licenciatura no sea tan alta. Elías indica que, en muchas unidades académicas, se ha tratado de incrementarla a través de lo que se denomina al economía de negocio. “Pero no se hace foco, no contribuye a que el graduado se perfeccione en determinada línea. La preparación de un economista puede llevarle hasta los 30 años; seis años en el exterior (en esto dependerá mucho de la tesis que elija) y cinco si es brillante. Pero en todo momento debe perfeccionarse”, sugiere. Lo dice un economista que ya lleva más de seis décadas aprendiendo y enseñando; codeándose con los mejores docentes de EEUU, que han respondido cada vez que fueron convocados para capacitar a los que van a la maestría. “Tuvimos la suerte que cerca de la mitad del cuerpo docente de las prestigiosas universidades estadounidenses vinieran a Tucumán. No es un dato menor por la contribución que ello implica para la disciplina”, finaliza.

> Víctor Iajya     Un activo que perdurará en el tiempo

La Conferencia sobre Desarrollo Económico, organizada en honor al doctor Víctor Jorge Elías puede ser considera como un “outlier” (valor atípico en la traducción literal) como decimos los economistas… Pero hay diferentes tipos de outliers, sostiene Víctor Iajya, director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). “Algunos que elegimos eliminar del análisis para no ensuciar la información que podemos obtener en el resto de los datos, y aquellos que por su magnitud sobresaliente nos llaman tanto la atención que decidimos hacer el análisis con y sin ese dato de tal forma de evaluar su impacto particular sobre los resultados”, explica el Master en Economía por la Universidad de Wisconsin (Madison) de Estados Unidos.

Claramente el impacto que la conferencia en homenaje al doctor Elías, plantea el académico, “dejará al Instituto de Economía de la facultad de Ciencias Económicas de la UNT es un activo que deseamos atesorar”.

El reencuentro con egresados académicamente exitosos que desempeñan en los centros académicos más destacados del mundo, o la visita de del Profesor Arnold Harberger son sólo algunos de los valores que podemos destacar de este legado.

“Yo prefiero rescatar otro. La actividad cotidiana muchas veces nos abruma y no nos permite valorar lo que tenemos al alcance de la mano. Los encuentros en los pasillos, las conversaciones inteligentes y llenas de humor durante el café y, por supuesto, las recomendaciones y consejos, a partir del miércoles que pasó, en lo personal, vuelven a tomar el valor extraordinario que con la habitualidad supe relajar”, comenta como experiencia personal del foro que reunió a egresados y discípulos de Elías. 

> Silvana Tenreyro
“El estudio abre las puertas del mundo”

Silvana Tenreyro es una de las egresadas de la UNT que está haciendo carrera en el exterior. Hace poco tiempo, la economista fue designada como miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra. “Creo que la economía es una pasión. Para mi, significa transmitirla con aprendizaje continuo, escuchando, debatiendo ideas, cuestionando esas ideas hasta entenderlas”, dijo a DINERO. Tenreyro señala que una de las enseñanzas que le dejó el doctor Víctor Elías fue la de pensar rigurosamente, conectando el dato con la realidad. “Es decir, la valoración de los datos con base empírica para decidir acerca de políticas económicas”, explica. Ese esquema, a su entender, es el que posibilita que un profesional de la Economía tenga un permanente cable a tierra. La experta del London Schoool of Economics considera, además que “el estudio abre las puertas del mundo”. “Viajar, conocer e interesarse cómo funciona el mundo es fundamental para el desarrollo profesional. Hay que mantener la mente abierta”, sostiene. 
 ¿Pensaste alguna vez llegar a la posición donde actualmente te encuentras? “No, la verdad que no. Pero a mi se me dio. Y estoy superagradecida por este presente. Y, en ese camino, creo que el doctor Elías fue muy especial porque tuve la suerte de encontrarlo allí”, apunta. Tenreyro dice que en todo lo que le está pasando, la suerte juega un papel centrla, el 90% de las situaciones, confiesa. “Extraño los asados y las empanadas entre amigos; las salidas y, en definitiva, el tiempo para ellos”, agrega.

>José Luis JIménez
 El decano anticipa que se viene un reconocimiento a otro emblema de la economía: Manuel Cordomí

Es un orgullo que la Facultad de Ciencias Económicas, este año celebre su 70 aniversario y no podíamos dejar pasar esta fecha, además para reconocer a uno de los profesores más distinguidos en el ámbito de la economía a nivel, no solo nacional sino también internacional, afirma José Luis Antonio Jiménez, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNT. “Esto no hace más que resaltar que nuestra Facultad es  cuna de economistas de gran prestigio, como lo es el homenajeado en este caso, el doctor Víctor Elías, y el doctor Manuel Cordomí, por otro lado, uno de nuestros primeros egresados, a quien también rendiremos homenaje en septiembre. Así también destacamos el nivel de los profesionales fruto de las otras carreras que se dictan en nuestra Casa, la Licenciatura en Administración y Contador Público Nacional, egresados que se destacan, muchos de ellos, en el exterior, ya sea completando sus estudios de posgrado o ejerciendo la profesión”, señala.
Por todo esto, puntualiza el decano, “siempre insistimos en que nuestra Facultad debe seguir la tendencia a posicionarse como una facultad líder”. Ese es uno de los objetivos que siempre se mantuvo latente en la política de esa unidad académica que, según Jiménez, se potencia con el gran prestigio con el que cuenta en la actualidad y como lo dice el slogan que se eligió para celebrar los 70 años: “Comprometidos con la educación de Calidad”. 
 
> Mariana Colacelli
 “La economía parece dura, pero es bastante social”

Por razones laborales, Mariana Colacelli pasa la mayor parte de su tiempo en los Estados Unidos. De hecho, se doctoró en Harvard luego de haberse recibido de licenciada en Economía por la UNT. También está vinculada con el Fondo Monetario Internacional, pero tanta exposición global no le hizo perder sus raíces. Si bien su acento es casi norteamericano, ella dice que sigue disfrutando de las empanadas cada vez que viene a su provincia. Y que intenta hacerlo periódicamente para estar con los suyos, con sus amigos y sus afectos. “Uno, para seguir esta disciplina, debe amarla. La economía parece dura, pero es bastante social”, dice a DINERO, en su visita para participar del homenaje al doctor Víctor Elías. “La economía te ayuda a entender muchas cosas, no sólo las relaciones internacionales, sino también las relaciones entre países, entre amigos, entre familiares”, compara. En esa interrelación se mezclan cuestiones como incentivos, beneficios y costos. “Siempre el doctor Elías vio esas cosas desde ese ángulo, ni siquiera cuando deja la oficina”, señala. 
Colacelli coincide con Silvana Tenreyro no sólo en el hecho de no poder hablar de coyuntura, sino también en las enseñanzas que le dejó el director de la maestría de la UNT para aprender permanentemente y seguir cuestionando. “Hay que tener siempre la mente abierta y pensar que esta profesión, como la vida, es un camino en el que siempre se aprende”, apunta. Ella siente que su desarrollo tiene que ver con haber estado en el lugar indicado en el momento justo.


Comentarios