A un paso de lograr el remedio para una grave enfermedad renal

Un grupo de científicos logró en Buenos aires un suero para tratar el síndrome urémico hemolítico. Pruebas clínicas a punto de arrancar.

14 Jul 2017

La ciencia argentina está a un paso de volver a entregar al mundo solución a un problema para el que no la había hasta ahora. Se trata de un medicamento contra el síndrome urémico hemolítico, una enfermedad grave que causa muchas complicaciones, e incluso producir la muerte. La causa una bacteria que genera una toxina, y esta es la “mala de la historia”: destruye los glóbulos rojos, produciendo lesión en los riñones.

Hace pocos días un grupo de investigadores comunicó que ha logrado desarrollar un suero con anticuerpos que neutralizan la toxina. “Los resultados que obtuvimos en el laboratorio son tan alentadores que este año comenzará la primera fase de ensayos clínicos en voluntarios adultos en el Hospital Italiano de Buenos Aires”, informó el director del proyecto, Fernando Goldbaum, jefe del Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular del Instituto Leloir y del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (Iibba)-Conicet.

La bacteria en cuestión es una cepa específica de la Escherichia coli que produce la toxina Shiga. Se contagia principalmente por intoxicación alimentaria con carne picada de vaca y de ave sin cocción completa (o alimentos preparados con ella, como hamburguesas, salame, arrollados de carne). Por eso la enfermedad se conoce popularmente como el “mal de las hamburguesas crudas”. La transmiten, asimismo, la leche sin pasteurizar o productos lácteos elaborados a partir de ella; el agua contaminada, y los vegetales -esencialmente los de hoja- que se consumen crudos.

“También se puede producir el contagio de persona a persona por prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño o de cambiar pañales, y antes de comer. Otra vía de contagio son las aguas de recreación (piletas públicas, lagunas, piletas de natación)”, destaca el sitio web del Ministerio de Salud de la Nación. Sus víctimas principales son los chicos de 1 a 5 años, muchos de los cuales deben ser sometidos a diálisis mientras esperan un trasplante de riñón. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Argentina presenta la mayor tasa de incidencia mundial de SUH en niños menores de 5 años. Y hasta ahora, la única forma de evitarlo eran las medidas (sencillas, por cierto) de prevención e higiene.

El futuro

Si los ensayos clínicos resultan tan alentadores como los realizados hasta ahora, se espera tener aprobado el tratamiento en nuestro país en 2020. El proyecto, impulsado por Inmunova y por la Fundación Mundo Sano, cuenta con apoyo del Ministerio de Salud de la Nación, que otorgó un subsidio. Por de pronto, el nuevo medicamento está siendo generado por la empresa Inmunova, y que trabaja en el marco del Programa “Apoyo a la innovación” de la Anmat. Es un antisuero parecido a los usados contra picaduras de víboras y alacranes. “Logramos generar un antisuero de alta potencia con anticuerpos terapéuticos capaces de reconocer y bloquear las diferentes variantes de las toxinas que produce el Síndrome Urémico Hemolítico”, explicó Goldbaum.

Cuando los chicos llegan al hospital con síntomas de intoxicación, los diagnósticos para detectar el síndrome son lentos. “Duran de tres a cuatro días. Ante la mínima sospecha, el tratamiento que pensamos crear podría aplicarse en este lapso a fin de prevenir el desarrollo de la enfermedad”, afirmó Goldbaum.

Comentarios