El proyecto sobre el ex El Provincial y su entorno

20 Jun 2017

Con mucha frecuencia, aparece en la sección Policiales de las publicaciones periodísticas. Ha sido estigmatizada como un lugar donde moran la inseguridad, la delincuencia y la droga. Yace abandonada y cada vez más vandalizada. La ex estación ferroviaria El Provincial se destaca aún en ese predio de tres manzanas, que aspira desde hace tiempo a convertirse en un pulmón verde en el costado sur de la ciudad.

La Municipalidad capitalina ha dado conocer su proyecto para la zona. Planea la puesta en valor del predio de 27.000 metros cuadrados ubicado sobre avenida Roca entre el 500 y el 700. El municipio espera que se cierre el traspaso de la propiedad para poder llamar a licitación por $56 millones. En el lugar están emplazadas una escuela para ciegos y otra para sordos. El municipio pedirá la colaboración de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT para establecer las pautas para la valorización de la ex sede ferroviaria.

Según el subsecretario municipal de Planificación Urbana, el proyecto incluye caminerías, luminarias, pista de salud, mobiliarios, plantas y árboles. Está contemplada la refacción de la sede y la apertura de una calle que separará las escuelas del parque. Se montará un enrejado perimetral que impedirá el acceso en algunos horarios por cuestiones de seguridad y para evitar el vandalismo.

Una integrante de la Comisión provincial de Patrimonio dijo que cuando presenten el proyecto se verá si lo que se quiere hacer no le restará valor patrimonial al inmueble. “Todo aquello que signifique rescatar y revalorizar parte de nuestro patrimonio siempre va a contar con el apoyo de la comisión”, dijo la arquitecta.

El 8 de septiembre de 1889, durante la gobernación de Lídoro Quinteros, se inauguró la estación. El Ferrocarril Noroeste Argentino, la compañía propietaria, le vendió sus acciones al Ferrocarril Central Córdoba en 1899. La estación dejó de funcionar el 15 de marzo de 1978. Los especialistas en patrimonio han destacado en varias oportunidades el valor arquitectónico del edificio. En 2002, el Organismo Nacional de Bienes del Estado -Onabe, actualmente ADIF- se lo transfirió a la Provincia con la condición de que fuera destinado a un museo ferroviario. En 2005, el Gobierno provincial solicitó la ampliación del destino de los predios para poder construir dos escuelas, lo cual fue concedido: se construyeron las escuelas Luis Braille, para niños ciegos, y Próspero García, para chicos sordos. También se solicitó un plan de financiación para el pago de lo que el Onabe pedía por la transferencia de dominio.

En alguna ocasión, propusimos en esta columna, que si finalmente se hacía el museo ferroviario, este podría albergar actividades culturales en forma permanente. En algún sector del enorme predio, sugerimos que podía construirse un anfiteatro, que fuera un lugar de encuentro de las artes, o pensar en una suerte de “ciudad de los chicos”.

Hace 39 años dejó de funcionar la emblemática estación ferroviaria, sería auspicioso que este anuncio municipal se convirtiera finalmente en realidad, que se restaurara el inmueble y que además no se perdiera de vista que un pulmón urbano necesita vegetación. Si el cemento gana una vez más la pulseada, cercenándole el verde -como ocurrió con algunas plazas restauradas anteriormente- no se logrará darle un respiro a la ciudad.

Comentarios