Los túneles tenían un plazo de ocho meses, pero lo terminaron tres años después

Las filtraciones habían puesto en jaque los trabajos; varias veces se aplazó la apertura.

20 Jun 2017
1

SIN LONA. En la entrada están las troneras, que deberán ser cubiertas. LA GACETA / FOTO DE Inés Quinteros Orio

“La obra fue terminada hace dos meses y se estuvo acondicionando por las cuestiones de seguridad. El túnel este es casi idéntico al de la Córdoba, la única diferencia es que permite entrar a la ciudad de oeste a este”, describió la secretaria de Obras Públicas provincial, Cristina Boscarino.

Recordó ayer que las demoras en la obra se debieron al problema de las napas, que generaban filtraciones en los ductos. “Cuando me hice cargo de la secretaría (a fines de 2015) estaban suspendidos los trabajos. Se hicieron estudios y se instalaron sistemas de bombeo. En el caso del de la Córdoba están funcionando casi las 24 horas. En el de la Mendoza menos porque es menos la fluidez de la napa”, comentó. En total, afirmó, la obra costó más de $ 60 millones.

Idas y vueltas

La obra para sortear el llamado “cinturón de hierro”, generado por la playa de maniobras del ferrocarril General Belgrano, fue anunciada a principios de 2013 por el entonces gobernador José Alperovich y el ex ministro de Interior y Transporte de la Nación Florencio Randazzo.

Los trabajos para concretar los dos túneles y los dos puentes peatonales comenzaron recién en noviembre de ese mismo año.

El plazo original para la finalización de todo el complejo era de ocho meses.

A principios de 2014 el anuncio del ex gobernador Alperovich fue que iban a estar listos entre agosto y septiembre de ese año.

A medida que avanzaba la obra, sin embargo, comenzaron a surgir los problemas con el agua que se filtraba, tal como mencionó Boscarino. Entre 2015 y 2016 las tareas estuvieron paralizadas, lo que motivó un llamado de atención del Tribunal de Cuentas. Según los expedientes, la empresa Ingeco, a cargo de la obra, no encontraba entonces la manera de solucionar los problemas con el agua.

Finalmente, se construyeron seis pozos de ocho metros de profundidad y se colocaron cuatro bombas que extraen entre 120.000 y 150.000 metros cúbicos por hora. Está previsto un sistema de emergencia ante lluvias copiosas.

En octubre de 2016, finalmente, quedó habilitado el túnel y el puente a la altura de la calle Córdoba.

Cada ducto subterráneo mide 90 metros lineales y 3,5 metros de alto. Si se cuentan las dos troneras (estructuras blancas de la entrada y que tendrán un techo de lona) alcanzan una longitud de 160 metros. Cada uno cuenta con dos carriles, ambos del mismo sentido del tránsito.

Las paredes de ambos túneles están decorados con vistosos murales de diseños relacionados con el Bicentenario.

Comentarios