Cornelia Montero, la transgresora que sale de las sombras

26 May 2017
1

PIONERA. Trabajó con Miguel Lillo.

“Las Cornelias” es el nombre con el que el equipo de estudios de género del ISES-UNT-Conicet ha bautizado al espacio de investigación en el que vienen trabajando desde hace tiempo, y cuyo sitio web presentarán en sociedad hoy a las 20, en el aula 6 de la Facultad de Ciencias Naturales (Miguel Lillo 205). Allí hablará de “Sufragio femenino en Argentina, límites de la investigación, límites de la interpretación” la doctora en Historia Adriana Valobra (Conicet-Universidad Nacional de La Plata).

Cuenta Marcela Vignoli que el nombre del espacio -“Cornelias, grupo de investigación en historia de mujeres, género y sexualidades”-, es un homenaje a Cornelia Montero, maestra tucumana cuya vida y perfil habían permanecido invisibles hasta ahora.

¿Quién fue Cornelia Montero? Así recrea Vignoli la historia de esta mujer cuya biografía estuvo solapada: “fue una maestra tucumana de fines de siglo XIX, interesada en la filosofía, la historia y la literatura, quien además se desempeñó como ayudante del Laboratorio de química de Miguel Lillo. En su álbum personal -escrito entre 1898 y 1901- aparecen estos temas, destacándose además la crítica de arte -otra de las aficiones de Cornelia- y reflexiones sobre las mujeres tucumanas de ese tiempo. A través del análisis de esa escritura intimista pudimos conocer que junto con ámbitos formales, como las asociaciones culturales, existieron circuitos más reducidos donde también se discutía sobre cultura, literatura y arte, en los que las mujeres no estaban en ‘los márgenes’”.

“Sin lugar a dudas -continúa Vignoli-, Cornelia era una transgresora. No sólo adoptaba de vez en cuando una vestimenta masculina. También denunciaba en sus escritos la ausencia de libertades que agobiaba a las mujeres en aquella sociedad del tránsito del siglo XIX al XX”.

Al equipo de “Las Cornelias” lo integran 11 personas, entre investigadores, becarios y estudiantes de grado de distintas disciplinas que ahondan en la historia de mujeres en diálogo con los estudios de género; su irrupción en ámbitos masculinos de sociabilidad, la participación de maestras en asociaciones sindicales, el accidentado ingreso del “feminismo” en la opinión pública y política tucumanas hacia la década de 1920, las discusiones en torno a la capacidad jurídica de las mujeres o las protestas femeninas en el marco del cierre de los ingenios tucumanos durante la década de 1960. Además de Vignoli, participan Lucía Reyes de Deu, Soledad Martínez Zuccardi, Marcela Alonso, Dinorah Cardozo, Eugenia Crusco, Aimé Pelli, Cecilia Gargiulo, Gladys González, Gisela Andreani, Ivanna Giménez y dos “Cornelios”: Agustín Acuña y Bruno Bazán.

Comentarios