Otro emblema del grunge que dijo adiós su manera

El líder de Soundgarden y Audioslave se quitó la vida luego de un concierto en Detroit

19 May 2017
1

¿Acaso nadie se la vio venir? ¿Acaso no hubo indicios, sospechas, pedidos de ayuda solapados? La muerte de Chris Cornell ha tomado por sorpresa tanto a su círculo íntimo como a sus compañeros de escenario. El miércoles a la noche, luego de un show de Soundgarden en Detroit (Estados Unidos), el vocalista de 52 años fue hallado muerto en su cuarto de hotel. Las pericias de los forenses se difundieron ayer a la tarde y confirmaron lo obvio: Cornell, una de las leyendas del grunge, se había quitado la vida ahorcándose.

“Su esposa, Vicky, y su familia están impactados tras enterarse de su repentina e inesperada muerte. Quisieran agradecer a sus admiradores por su continuo amor y lealtad y pedir que se respete su privacidad en este momento”, expresó su agente Brian Bumbery. Al momento de su muerte, el músico estaba de gira presentando su último disco, “Higher Truth”, lanzado a fines de 2015.

Soundgarden fue una de las bandas líderes del movimiento grunge en las décadas de 1980 y 1990, con álbumes como “Badmotorfinger”, considerado uno de los más importantes de la década, y “Superunknown”, ganador de dos Grammy.

Cornell se había referido abiertamente a sus problemas con las drogas cuando era adolescente y luego con el alcohol. Pero en 2007 dijo que estaba “limpio” desde que había entrado a rehabilitación (en 2002). También habló sobre períodos de depresión y agorafobia, pero nadie tuvo ni la más remota sospecha de que hubiera tenido intenciones de quitarse la vida.

La noticia fue un desayuno amargo ayer en todo el mundo. Los viejos fanáticos comenzaron a desempolvar los discos de Soundgarden, Audioslave y de Temple of The Dog. Las redes sociales y las plataformas de video en línea también fueron el reflejo de la sorpresa y la tristeza. El más enorme hit de Soundgarden, “Black hole sun”, sumaba anoche en YouTube 82 millones de visualizaciones y los comentarios -en su mayoría condolencias y despedidas de los fans- ascendían a 34.000, gran parte de ellos escritos tras el fallecimiento del músico.

Kurt Cobain, héroe del grunge, se suicidó en 1994. Las comparaciones serán inevitables, por más que la vida y las circunstancias de Cornell hayan discurrido por caminos diferentes. El final elegido los deja ligados para siempre.

Comentarios