Científicos argentinos investigan cómo aprovechar el calor de los móviles

Desarrollan “metamateriales” para mejorar la vida útil de los dispositivos

27 Mar 2017

Un grupo de investigadores argentinos parece haber dado en la tecla para mejorar el rendimiento de las baterías y aumentar la vida útil de los dispositivos móviles y también de las laptops. Si las cosas salen como ellos las planean, la revolución vendrá por los materiales con los que se construyen los dispositivos.

Es que, como se sabe, las condiciones de temperatura interna y externa de los móviles afecta de manera directa en el rendimiento de la batería y también en la durabilidad de los circuitos electrónicos. Este parece ser uno de los motivos clave en la reducción de la vida útil de los equipos, de su consecuente descarte y, yendo más allá, del enorme volumen de chatarra tecnológica que se genera año a año.

Con el objeto de limitar los efectos negativos del calor, científicos del Conicet y de la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, buscan crear materiales para que los dispositivos que puedan gestionar mejor la temperatura. Para eso, trabajan en el diseño de “metamateriales”: materiales compuestos con propiedades extraordinarias, imposibles de conseguir en la naturaleza o en el mercado, informó la Agencia CyTA, del Instituto Leloir.

“Hoy se desarrollan dispositivos para bloquear, concentrar o evacuar el calor. Pero nuestra propuesta va más allá: no sólo queremos lograr esos objetivos, sino también aprovechar integralmente el calor con objetivos complementarios a los originales”, describió el doctor en ingeniería Víctor Fachinotti, impulsor de la investigación junto al ingeniero Ignacio Peralta y el doctor en ingeniería Ángel Ciarbonetti.

“El calor, incluso, podría ser desviado a partes del cuerpo donde pueda ser útil, por ejemplo, para dar calefacción o inducir la deformación en microactuadores dispositivos que transforman la energía eléctrica o térmica en un movimiento controlable. Eso tiene aplicaciones interesantes en circuitos electrónicos o en satélites, muy expuestos al calor y con partes muy sensibles al mismo”, subrayó Fachinotti.

Comentarios