La Nación lanza una advertencia por los “piquetes”

Duros reclamos de organizaciones sindicales

21 Mar 2017
1

BUENOS AIRES.- El Gobierno nacional envió un polémico mensaje a las organizaciones sociales y sindicales que utilizan los “piquetes” para difundir sus reclamos.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, advirtió ayer que las fuerzas policiales comenzarán a interceder para desactivar esas protestas. “Paso a paso, de una manera lógica, vamos a empezar a actuar. La Ciudad de Buenos Aires (lo hará) en Buenos Aires y nosotros, en las rutas federales”, indicó la funcionaria en una entrevista por las redes sociales.

Luego, en una nota a la TV, Bullrich advirtió que “la Gendarmería y las fuerzas policiales (de cada jurisdicción) van a actuar (en casos de ‘piquetes’), como se actúa en cualquier parte del mundo, dispersando”. “Esa dispersión -amplió la ministra- puede implicar una consecuencia. ¿Los argentinos queremos un orden democrático? Bueno, eso requiere que las fuerzas actúen. Cuando actuemos, no entremos en la paranoia de la Argentina”. Remarcó que esas intervenciones “pueden tener ciertas consecuencias, pero esas consecuencias no significan que vaya a haber un muerto”.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, expresó una postura conciliadora con respecto a los intereses en pugna, pero respaldó la vez a la ministra de Salud”. “Hay que recomponer la situación, y Bullrich se ha manifestado en ese sentido. Es importante marcar la legalidad y generar los derechos para proteger a todos, a protestar y a circular”, afirmó Garavano. Destacó que “la primera reacción debería ser de las fuerzas de seguridad; luego, de la Justicia”. Agregó: “la Fiscalía local y la Justicia local tienen herramientas para someter a proceso contravencional a los responsables”.

Quejas

El referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, fue uno de los dirigentes sindicales que salió al cruce del anuncio oficial. “(El Gobierno nacional) tendría que preocuparse más en cómo resolver los problemas, antes que preocuparse de quiénes salen a movilizarse”, indicó Alderete. Y agregó: “ya sabíamos que el gobierno, en vez de dar respuesta concreta al reclamo de la gente, lo que promete es palos”.

En sintonía con esta postura, el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, afirmó: “erróneo abordar la problemática social como si fuera un problema de Seguridad”. Además, consideró que las declaraciones de Bullrich “denotan una irresponsabilidad enorme”. “Una funcionaria pública debería hacerse cargo de las decisiones que toma; no puede dejar este margen de incertidumbre ante un tema tan sensible como es el manejo del espacio público. Las amenazas y subestimar los reclamos no son conductas que ayuden a mejorar la situación”, enfatizó.

El triunviro de la CGT, Héctor Daer, consideró un “peligro” que en las calles se produzca “una guerra de pobres contra pobres”. “Ningún protocolo puede esconder las desigualdades, que cada vez son más grandes. Lo que hay que atacar no es el ‘piquete’, sino las consecuencias que llevan al éxito a ese piquete”, advirtió Daer. Y estimó que “el camino es otro”.

“Experiencia"

La canciller Susana Malcorra señaló por su parte que no existe en el mundo una experiencia equivalente al nivel de protestas callejeras que proliferan en el país. “Genera dudas que de una semana a la siguiente hayan aflorado (tantos ‘piquetes’ en la ciudad de Buenos Aires)”, advirtió la funcionaria.

Luego, sostuvo que en el país “hemos perdido aquello de que nuestra libertad termina donde empieza la libertad del otro”. Y aclaró: “esto no quita que haya reclamos válidos”. De todas formas, Malcorra consideró inédita la modalidad de reclamos. “Yo no tengo una experiencia equivalente (en otros países). No hagamos comparación con lugares que no son comparables, pero Latinoamérica me parece una región comparable y yo no veo algo pasando que sea equivalente. Estamos extremando el manejo del reclamo”, indicó.

La canciller reconoció que los ciudadanos “sintieron un impacto” por las medidas económicas de la gestión de Cambiemos. Pero opinó que la gente no es “consciente del nivel de crisis que había en Argentina, porque estuvimos al borde del abismo”. “Estamos haciendo un cambio importante que no es trabajar solo en el consumo, sino en una economía que se base en el largo plazo a través de la inversión”, sentenció la canciller. (DyN-Télam-Especial)

Comentarios