A cinco años de la muerte de la médica Reales, aún no hay fecha para el juicio

La médica fFvelocidad conducido por un adolescente.

21 Mar 2017

Lunes. 9.50. Marcela Reales llega sola al edificio judicial de avenida Sarmiento al 900. Aguarda en la vereda. Lleva puesta una remera negra con una estrella amarilla, emblema de la agrupación que vincula a los familiares de víctimas de tragedias viales en todo el país. Ella comenzó a participar en el grupo después de la trágica muerte de su hermana, María Cecilia.

Minutos después, llega Clara Pucheta, hermana del canillita Raúl Marcelo Pucheta, quien falleció tras ser atropellado en Yerba Buena en Julio de 2010. Entre las dos colocan sobre la vereda una enorme estrella amarilla de tela que adhieren al piso con cinta scotch. En ese momento llegó con una pancarta bajo el brazo Florencia Marchese, familiar de María Silvia Jantzon y Domingo Marchese, quienes murieron en un accidente de tránsito en diciembre de 2006. Juntas, extienden un pasacalle con los rostros de algunas de las víctimas.

“Así nos apoyamos entre los familiares. El efecto es multiplicador. La última vez que tratamos de hacer un relevamiento por redes sociales, superábamos ampliamente los 500 casos en la provincia”, explicó Marchese.

A las 10.30 un guardia policial sale del edificio y se acerca a Marcela. Le píde algunos datos personales. Luego se retira y regresa minutos después para avisarle que la esperan en el juzgado que desde 2012 entiende en la causa en la que se investiga la trágica muerte de su hermana.

“Estamos luchando día a día y vamos a venir todas las veces que haga falta. Lo único que pedimos es que se llegue a juicio. Ahora, el acusado es mayor de edad y el juzgado no sabe a dónde está. Nunca lo controlaron. Estoy convencida que si estos casos no se aclaran, la sociedad no avanza”. Así resumió Marcela la reunión que mantuvo ayer por la mañana con el juez Marcelo Mendilaharzu, en la sede del Juzgado y Fiscalías Correccionales.

Los casos homicidios culposos tienen un plazo máximo de cinco años para que la causa sea llevada a juicio. Si desde la Justicia no se da ese paso fundamental, la causa prescribe. Eso es lo que sucederá con el homicidio de la médica si no tiene fecha firme de juicio en los próximos dos meses, explicó su hermana. “En 2012 la causa fue elevada con todas las pericias y los fundamentos comprobados: el exceso de velocidad y con la negativa del imputado a realizarse el test de alcoholemia en aquel momento. Transcurridos cinco años todavía no hay fecha de juicio, evidentemente hubo negligencia, demoras o quizá algún otro interés, no me consta. Pero todavía estamos a tiempo. Vinimos a pedirle encarecidamente que fije una fecha de juicio. El juez se comprometió a hacer lo que esté a su alcance para que la causa no prescriba. Le solicitamos que no dilate la causa porque sabemos de las maniobras dilatorias que pueden llevar a que prescriba”, agregó.

La hermana de la médica fallecida también presentó un escrito solicitando al magistrado que la mantenga al tanto de las novedades en el expediente y el estado de la causa.

El caso

María Cecilia Reales era pediatra y tenía 39 años. El 3 de febrero de 2009, a las 7, manejaba su Peugueot 206 por la calle Moreno de Yerba Buena con destino al Hospital del Niño Jesús.

Al llegar a la avenida Aconquija, su auto fue embestido por el lateral izquierdo por un Ford Fiesta en el que viajaban dos adolescentes de 17 años.

Reales murió al instante. Los menores fueron llevados al hospital Centro de Salud, donde se negaron a realizarse un dosaje de alcohol, por lo que jamás pudo confirmarse si el conductor estaba ebrio.

“El impacto fue a más de 130 kilómetros por hora y en el baúl del auto se hallaron botellas de fernet, todo eso consta en la investigación. Hay pruebas y testimonios de sobra para que la causa sea llevada a juicio y más demoras. velocidad”, concluyó Marcela.

Comentarios