Delincuentes roban $150.000 en una fábrica de helados del barrio La Ciudadela

“Los ‘boqueteros’ tenían datos que sólo yo conocía”. Ocurrió entre la noche del sábado y la madrugada del domingo. Burlaron las alarmas, las cámaras y los sensores de movimiento

21 Mar 2017
1

GOLPE PLANEADO. La precisión con la que actuaron los delincuentes sorprendió al propietario del negocio. la gaceta / foto de franco vera

Los “boqueteros” tenían el plan estudiado a la perfección. Hicieron un agujero en el techo de chapa del local y bajaron hasta de cielorraso de durlock. Luego caminaron sigilosamente y sin dañar los delicados paneles hasta encontrar un hueco que conecta con la cámara frigorífica. Así descendieron hasta el depósito. Una vez allí, tuvieron tiempo de sobra para registrar la propiedad.

Todo ocurrió entre la noche del sábado y la mañana del domingo en una fábrica de helados ubicada en la esquina de las calles Crisóstomo Álvarez y Frías Silva, en el barrio La Ciudadela.

“El dinero estaba oculto en un lugar que solamente yo conozco”, explicó a LA GACETA Gabriel Salcedo, dueño del local. Todavía desconcertado por lo ocurrido, el comerciante agregó: “De la manera en la que entraron, estoy seguro que alguien les dio los datos”.

Según consta en la denuncia policial asentada por las víctimas en la seccional 3ª, los ladrones se apoderaron de $ 150.000, además de una computadora y electrodomésticos.

“Justo bajaron por un lugar donde no los detectaron ni los sensores de movimiento ni cámaras. ‘Boquetearon’ justo en ese sector, que es de dos por dos metros. Tenían datos precisos, creo que fue una entregada”, se lamentó Salcedo, quien explicó que el dinero era para pagar ayer a los proveedores y también los servicios.

Ayer por la mañana, expertos de Criminalística de la Policía realizaron en el lugar las pericias de rutina, en busca de indicios que permitan establecer la identidad de los asaltantes. Se cree que será difícil encontrar huellas, ya que los delincuentes utilizaron guantes, según afirmó el propietario del local. Además, los pesquisas se entrevistaron con vecinos de la zona para saber si vieron movimientos sospechosos en la zona durante el fin de semana. También buscan cámaras de seguridad externas en dos domicilios de la cuadra.

Los investigadores también analizarán las imágenes de las cámaras de seguridad instaladas en la propiedad. “Se ve a dos sujetos encapuchados y con guantes, que llevaban linternas. Encararon directamente la caja de la alarma de seguridad y la destrozaron. Sabían que los estaban filmando, pero no les importaba porque conocían cómo manejarse”, remarcó el comerciante.

Zona oscura

“Es una cuadra con poca iluminación, por eso es tan insegura y los robos en la calle son constantes, sobre todo de noche”, afirmó una vecina.

Comentarios