Comienza el Festival de Baradero, con músicos tucumanos

Grupos, solistas y bailarines se impusieron en la selección. “Una delegación excelente”.

17 Feb 2017

“El Puma” Atar, Marcelo y Gustavo Vera y Marcelo Alberto (en Canción Inédita); Los Duendes Copleros, de Alderetes (como Dúo Vocal); Sebastián Iturre (solista en Canto Vocal Masculino) y Miguel Zamorano (de Lules, en Malambo Sureño) fueron los tucumanos ganadores del Pre Baradero y por eso este fin de semana actuarán en el prestigioso festival representando a la provincia.

“La zamba me llama”, compuesta por Marcelo Vera, es un canto a Tafí Viejo, a sus paisajes, principalmente, y a la necesidad y anhelo de regresar que tienen aquellos que se han ido, le contó el compositor a LA GACETA. “Sabemos que más o menos se necesitan 10 años de trayectoria para una carrera, pero este premio nos ha hecho avanzar mucho”, coincidieron Vera y el cantante Atar. Sobre la canción, se trata de un aire de zamba romántica. “Nosotros llevamos el mensaje de defender la autenticidad del folclore y las tradiciones”, afirmaron.

Al “Puma” Atar le tocó interpretar y defender al tema y se mostró orgulloso. “Hace tiempos venimos trabajando juntos porque hay una gran amistad, aunque no formamos un grupo”, explicó.

En el festival, que se extenderá hasta el domingo, actuarán Abel Pintos, Los Palmeras, Soledad y El Chaqueño Palavecino, entre numerosos artistas.

“Se trata de una excelente delegación para el festival, porque además obtuvimos otros cuatro segundos y cuatro terceros premios, en otros rubros. En todas las ediciones Tucumán ha conseguido premios. En 21 años sacamos 170 premios”, dijo con orgullo el delegado por Tucumán al festival, José María Montini.

El “Pollo” Iturre, por su parte, conquistó al jurado cuando cantó “Zamba del tarco”, de Osvaldo “Chichí” Costello y “Chacarera del Agapo”, de Costello y Rubén Cruz.

Emociones

Los tres integrantes de Los Duendes Copleros, Pedro Gómez (guitarra y voz), Emanuel Cerrutti (voz) y Alejandro Prado (guitarra base), tienen un pasado de deportistas, pero coinciden en que la música fue lo que los unió y gracias a eso pudieron destacarse entre 15 grupos que competían en la categoría de Dúo Vocal.

La posibilidad de presentarse en el Festival de Baradero significa uno de los mayores logros de Los Duendes Copleros como grupo musical. “El verdadero premio es cantar en el festival, en horario televisivo y ser transmitidos por la Televisión Pública. Es muy importante mostrarse y dar un buen show para ser reconocidos y lograr contrataciones en un futuro”, explicó Cerrutti.

En esta etapa final de Baradero ya no hay un jurado establecido compuesto por artistas reconocidos, sino que es el público el que se encargará de evaluar a los músicos. “Lo lindo de esta fiesta es que el premio Revelación depende de la respuesta de la gente. Nosotros queremos cumplir con los deseos del público, y además, dejarles un mensaje positivo”, advirtió Gómez.

Los Duendes Copleros aseguran que son el resultado del esfuerzo de muchas personas de las que recibieron mucho apoyo, tanto económico como emocional. Más allá de los shows programados que tienen y de la presentación de este fin de semana, están trabajando en su nuevo CD con temas propios.

El conjunto ganador de la Empanada de Oro en Famaillá, en 2014, emprende su viaje a la Provincia de Buenos Aires con grandes expectativas acerca del nuevo set que brindarán para cautivar al público: “esperamos llevar alegría a las personas sobre todo. Somos de interactuar mucho con la gente para saber cómo la están pasando. Queremos que se diviertan y que se vayan con una sonrisa”.

En su repertorio, los representantes de Alderetes combinan temas de su autoría y canciones del despertar popular, sin perder su estilo. “Somos tradicionales musicalmente pero tenemos impronta propia. Podemos hacer vals, canción, chacarera o zamba.”, concuerdan los cantantes.

La edición número 43 del festival de folclore más importante de Buenos Aires estará colmada de tucumanos. Será una gran oportunidad para codearse con las principales figuras de la movida.

Comentarios