EN BRASIL

Los quemaron y les sacaron los corazones

Esta vez fue en Roraima y la pelea terminó con 33 muertos en una prisión. Sospechan que es una represalia por el motín ocurrido el fin de semana en Amazonas.
Compartir
LLANTO Y PESAR. Familiares de los presos en las afueras de la cárcel. Reuters

RÍO DE JANEIRO.- Al menos 33 reos murieron ayer durante una revuelta en una prisión del estado brasileño de Roraima, en una posible venganza de un cartel de drogas luego de que algunos de sus miembros fueron asesinados el lunes en la peor masacre carcelaria en décadas en el país.

El secretario de Justicia y Ciudadanía de Roraima, Uziel de Castro, dijo que los incidentes fueron responsabilidad de Primer Comando Capital (PCC), la mayor banda de narcotráfico de Brasil. Muchos miembros del PCC murieron el lunes en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj), en Amazonas.

A varias de las víctimas de la revuelta en la Penitenciaría Agrícola de Monte Cristo les arrancaron los corazones y quemaron sus cuerpos en una hoguera. Autoridades dijeron que la revuelta había sido controlada por fuerzas del Batallón de Operaciones Policiales Especiales de la Policía Militar. En octubre, un episodio de violencia entre bandas rivales de narcotraficantes en ese recinto terminó con 10 muertos.

“La información que me fue entregada inicialmente indica que se trata de un ajuste interno”, dijo el ministro de Justicia, Alexandre Moraes, insistiendo en que el Gobierno tiene control del sistema carcelario.

Expertos en seguridad habían pronosticado tras los hechos del lunes que habría más violencia en las penitenciarías de Brasil, controladas por bandas del narcotráfico. (Reuters)