Le dispararon en la cabeza por el celular, pero se lo devolvieron

“Se lo arrojaron sobre el cuerpo porque no era un teléfono de lujo”, confió la tía del joven que fue asaltado en el sur de la ciudad
Compartir
En Villa Alem se producen al menos dos robos por día
En Villa Alem se producen al menos dos robos por día

Los médicos realizaron varias reuniones para analizar el diagnóstico del joven. Todavía no pueden entender cómo hizo para seguir vivo. Alexis Apaz recibió un balazo en la cabeza en un asalto, pero la bala habría rebotado en el cráneo y salió por el mismo lugar donde había ingresado.

El joven vive en El Chañarito, pero trabaja en una panadería de Villa Alem. El miércoles, cerca de las 20.30, pasó a buscarla para ir a la casa de su abuela y en Congreso al 2.800 fueron interceptados por dos jóvenes. Después que lo amenazaran con armas de fuego, los asaltantes que estaban encapuchados, les pidieron que les entregara sus pertenencias. Las víctimas lo hicieron, pero uno de los atacantes disparó en la cabeza de Apaz.

“No se conformaron con eso. Al ver que el celular no era de alta gama se enojaron y se lo terminaron arrojando sobre el cuerpo”, destaco Carolina Apaz, tía de la víctima.

Este es el segundo caso en que los asaltantes hieren a sus víctimas después de haberle entregado sus pertenencias. El primero ocurrió el martes, cuando Andrés Castro recibió un balazo en el pecho cuando su novia, Soledad Castro, ya le había entregado la mochila y la cartera en el atraco que sufrieron el martes en Castro Barros e Italia.

El joven, según consta en el parte de la policía, fue trasladado al hospital Padilla donde fue atendido. Los médicos, que se mostraron asombrados por el caso, le realizaron una tomografía, pero como no encontraron el plomo del proyectil en la cabeza, decidieron repetir el estudio en otro sanatorio. Con los resultados en la mano, los neurólogos insistieron con su diagnóstico: Apaz volvió a nacer el martes por la noche.

Según los vecinos de la zona hay dos o tres robos en diferentes momentos del día: a la mañana, cuando el sol recién empieza a calentar Villa Alem, a la siesta, cuando todo está muy calmado, o a la tarde noche, cuando la gente está esperando buscar a los chicos de la escuela.

“Los puntos clave son las paradas de colectivo y en la esquina donde están ubicadas la escuela y la Iglesia”, dijo Beatriz Apud que atendía el quiosco ubicado en la misma cuadra d

La mujer contó que la semana pasada, mientras los vecinos esperaban que el Caps abriera sus puertas, también sufrieron un asalto en el que la víctima fue el médico.

Apud no sufrió un asalto o un robo en su casa, sin embargo, cada vez que intentan ayudar son apuntados con un arma y con la frase “no te metás” o “vos no viste nada”.

Más como esto